Detalles del proyecto de I+D+I llamado DEMAGUA

DEMAGUA

DEMAGUA


La toma de medicamentos acaba por llegar al agua cuando se tira de la cadena. Son "microcontaminantes emergentes" que llegan a las aguas residuales y que un proyecto pionero, que emprenden cinco empresas gallegas, pretende detectar y eliminar en depuradoras. 

 

Proyecto

El proyecto, denominado Demagua, está financiado por el Fondo Tecnológico, la división de los Fondos Feder para las iniciativas de I+D, con una dotación de 1,5 millones de euros. 

La compañía Labaqua (Santiago) lidera este plan y, además de SMA, participan Viaqua (antigua Aquagest), Espina Obras Hidráulicas (también de Santiago) y Robingal (O Carballiño). Cada una de las firmas aportará su know-how en el tratamiento de aguas. Todas ellas han contado además con el Centro Tecnológico del Agua (Cetaqua), la Universidade de Vigo y la de Santiago. 

El proyecto está en fase experimental, y en 2014 empezarán a instalar plantas de depuración en hospitales y geriátricos gallegos (aún no han decidido su ubicación), lugares donde aumenta de forma exponencial el consumo de fármacos.


Objetivos

El objetivo del proyecto es colocar depuradoras compactas donde la concentración de microcontaminantes en el agua residual es más elevada para tratarlos antes de que lleguen a las grandes depuradoras y evitar así el tratamiento específico de estas micropartículas que conllevaría un elevado gasto económico.

 

Más información sobre el Proyecto

 


Publicidad

Política de cookies