Hacia la CIRCULARIZACIÓN del agua en la producción de alimentos y bebidas

09/04/2019

Hacia la CIRCULARIZACIÓN del agua en la producción de alimentos y bebidas


Andrés Pascual

Andrés Pascual

  • Responsable departamento de Medio ambiente, Bioenergía e Higiene Industrial del AINIA
  • 20 años de experiencia en Bioenergía, Tecnologías del agua y Medioambiente

 



 
"En un futuro próximo, las industrias de alimentación y bebidas, al igual que otras industrias, cambiarán el modelo lineal de usar y depurar el agua por modelos circulares donde se optimizará el uso del agua y se abandonará el concepto de aguas residuales que se considerarán recursos valiosos a reutilizar o reciclar"
 

Problemática y necesidad de un cambio de modelo

 
Para atender el crecimiento demográfico esperado en 2050 en el que las previsiones indican seremos ya más de 9.000 millones de personas en el planeta, deberíamos incrementar un 60% la producción de alimentos.
 
Con el modelo actual de producción y consumo de alimentos conseguirlo tenemos un grave problema de sostenibilidad para poder alcanzar este objetivo. Los sistemas de producción alimentaria son grandes consumidores de agua, energía y generadores de emisiones de gases de efecto invernadero.
 
Por este motivo, la economía circular es una estrategia imprescindible para cambiar nuestro actual modelo lineal que presta poca atención a la limitación de recursos escasos.
 
Un total de 28.4 mill. de toneladas equivalentes de petróleo al año, equivalente al 10% de toda la energía consumida por el sector industrial de la UE-28, es empleada por las industrias de alimentación y bebidas.
 
El 25% de las emisiones globales de gases efecto invernadero (GEI) se derivan de los sistemas de producción y consumo de alimentos. Si hablamos de agua, los sistemas de producción de alimentos son los que realizan un mayor uso de agua dulce a nivel global y las previsiones indican que en los próximos 20 años la demanda de agua puede incrementarse en un 40% con respecto a la actual. 
 
La huella hídrica de los alimentos supone el 92% de la huella hídrica a nivel individual lo que muestra el enorme uso de recursos hídricos detrás del agua que “comemos”.
 
Por último, las pérdidas y el desperdicio de alimentos suponen un tercio de la producción de alimentos a nivel mundial,  4.000 millones de toneladas de alimentos. En la UE-28 se pierden o desperdician 88 millones de alimentos a lo largo de toda la cadena dando un ratio de de 173 kg/persona.
 


Del concepto de Economía Circular a la práctica

 
En un futuro próximo, las industrias de alimentación y bebidas, al igual que otras industrias, cambiarán el modelo lineal de usar y depurar el agua por modelos circulares donde se optimizará el uso del agua y se abandonará el concepto de aguas residuales que se considerarán recursos valiosos a reutilizar o reciclar. 
 
Las principales actuaciones que desde AINIA recomendamos a las industrias de alimentación y bebidas para avanzar en la circularización del agua y en la obtención de sus productos son las siguientes:
 
  • Promover el aprovisionamiento sostenible de materias primas con un uso responsable y eficiente de agua.
  • Reducción del uso de agua mediante el eco(re)diseño de las instalaciones y mejora de procesos productivos.
  • Reutilizar/reciclar el agua en ciclo cerrado u otros puntos de fábrica, y recuperar y aprovechar el resto de recursos de las corrientes, interna o externamente en colaboración con otras actividades.
  • Regenerar y reutilizar el agua depurada a final de línea, y recuperar recursos de los lodos de depuración.
  • Medir a través de la huella hídrica y/u otros indicadores como herramientas de mejora y comunicar los logros alcanzados participando en acuerdos voluntarios sectoriales.
  • Desarrollar proyectos de compensación hídrica.
  • Maximizar la eficiencia energética y el uso de fuentes de energía renovables.
  • Promover la economía colaborativa, simbiosis industrial y otros nuevos modelos de negocio.
  • Optimizar el uso del agua a través de soluciones 4.0.
  • Apostar por la investigación, el desarrollo y la innovación.

 


Tecnologías para la circularidad del agua

 
La mejora a través del uso de tecnologías es imprescindible para avanzar en nuevas aplicaciones circulares en la industria agroalimentaria.
 
Algunas de ellas tienen carácter disruptivo e implican un cambio de mentalidad e incluso de normativa. Son muchas y variadas las tecnologías que facilitan a las industrias la circularidad del agua.
 
A continuación, se muestran algunas de las más destacadas:
 
  • TECNOLOGÍAS DE MEMBRANA (micro-, ultra-, nano- día- filtración, ósmosis inversa, ..) para recuperación de agua y compuestos de interés.
  • ELECTRODIÁLISIS (tradicional, inversa o con membrana bipolar,.) para aprovechamiento de corrientes salinas.
  • BIORREACTORES DE MEMBRANA (MBR, anMBR) para biodegradación de la materia orgánica y obtención de efluentes de alga calidad.
  • OZONO y OXIDACIÓN AVANZADA para eliminación de compuestos recalcitrantes como pesticidas y/o desinfección de agua.
  • (CO)DIGESTIÓN ANAEROBIA de lodos y corrientes liquidas de alga carga orgánica y con múltiples variantes tecnológicas. 
  • Procesos alternativos de HIGIENIZACIÓN SOSTENIBLE de superficies, y particularmente para sistemas de limpieza tipo CIP (Clean In Place).
  • Nuevos SENSORES para monitorizar y controlar la calidad del agua reutilizada.
  • ECO-DISEÑO HIGIÉNICO basado en directrices EHEDG.
  • FERMENTACIÓN de aguas residuales y lodos para obtener biopolímeros (PHA).
  • Soluciones 4.0 para la optimización del rendimiento de las tecnologías de tratamiento.
  • Sistemas de gestión de riesgos basados en la metodología APPCC.
 


El interés del consumidor y el imperativo de adoptar políticas de responsabilidad

 
La sociedad corresponsabiliza al mismo nivel tanto a la administración como a las empresas del cuidado del entorno natural.
 
Si tenemos en cuenta que los consumidores exigen ya al sector una total transparencia y que están cada vez más informados gracias a los avances en digitalización y redes sociales, hacer las cosas bien a nivel medioambiental ya no es una opción sino una obligación para las empresas del sector si quieren mantener su competitividad.
 
La reputación es un factor clave de competitividad ya que a igualdad de condiciones el consumidor va a preferir empresas responsables que tengan un compromiso firme con el medio ambiente.
 
Esto explica el creciente interés en el sector por comunicar sus logros medioambientales al difundir sus políticas de responsabilidad e incluso en lanzar iniciativas de compensación hídrica o que consisten en devolver el agua consumida a un ecosistema acuático.
 
Con este objetivo, desde AINIA un año más, organizamos el III Seminario Técnico Internacional sobre la Economía Circular en la Gestión del Agua de las Industrias Agroalimentarias, una cita que se ha consolidado como el principal foro de debate tecnológico y de innovación en España entre los sectores de alimentación y bebidas, y el del agua.
 

 

Andrés Pascual

 


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.


AGUASRESIDUALES.INFO te recomienda...