La importancia de la O&M en las actuales plantas de tratamiento de aguas residuales - Pedro Polo Cañas

La importancia de la O&M en las actuales plantas de tratamiento de aguas residuales

23/03/2018

La importancia de la O&M en las actuales plantas de tratamiento de aguas residuales


Pedro Polo Cañas

Pedro Polo Cañas

  • Experto en Diagnósis y Control de Procesos de Plantas de Tratamiento de Aguas
  • Profesional Independiente


 
"Por ello, a la pregunta del millón sobre O&M ¿pública o privada?, solo puedo responder aquello de -ni sí, ni no, sino todo lo contrario-, pues todo depende de cómo se engranen los mecanismos de la gestión y de la gobernanza, como para que la actividad sea beneficiosa solo para uno de los dos lados, o como sería deseable, para los dos"
 
Cuando José Miguel del Arco, director de AGUASRESIDUALES.INFO, me invitó a participar en el "1er Encuentro de Expertos del Agua", en la ciudad de Sevilla, me entró el miedo escénico, al que sigo sin acostumbrarme, por aquello de... ¿y que digo sobre ese título? 
 
Fernando Estévez, responsable del departamento de depuración de aguas residuales de EMASESA, tampoco me dejó escapatoria, así que volví a revivir uno de los momentos más temidos: ponerte delante de un folio en blanco, vacío y amenazante, después de una semana de pensar en qué y en como.
 
La idea entonces, es comenzar a poner negro sobre blanco algo, aunque sean tonterías poco pensadas, que luego se irán moldeando hasta llegar al texto final. Irás hablando con colegas,- y sin embargo amigos-, repasarás literatura y el producto de este trabajo empezará a tomar forma.
 
No solamente eso, sino que también tomará vida, y el relato comenzará a mandar sobre el escribidor, y así estamos.
 
Quizá en mi caso personal, el problema más gordo es decidir desde que punto de vista hago de opinador o tertuliano, sobre temas de O&M, pues en este oficio me he ejercitado como trabajador público y privado y también como administración, - poco-, y como contratista, todo ello desde 1982. Casi con la Movida Madrileña.
 
Así que no renuncio a ninguno de esos puntos de vista, y procuraré integrarlos todos.
 
Por tanto he retomado mi ponencia sobre el mismo tema, de las Jornadas ANQUE de 1994 y me he dedicado a repasar en qué ha cambiado la cosa, que he aprendido, y sobre todo, que he tenido que desaprender.
 
Y todo ello en la múltiple faceta de administrador, trabajador, contratista y siempre ciudadano pagador, - en primera instancia-, y sufridor, -en posteriores instancias-, de la cosa.
 
La diatriba entre O&M, como servicio público y negocio privado, se ha envenenado por la presencia de algunas notables desinformaciones en el primer caso, y por algunas actitudes gansteriles, en el segundo caso.
 
Por ello, a la pregunta del millón sobre O&M ¿pública o privada?, solo puedo responder aquello de “ni sí, ni no, sino todo lo contrario”, pues todo depende de cómo se engranen los mecanismos de la gestión y de la gobernanza, como para que la actividad sea beneficiosa solo para uno de los dos lados, o como sería deseable, para los dos.
 
Ahora que dicen que salimos de la crisis, - hay millones de ciudadanos que no lo perciben-, habría que aprovechar para poner sobre la mesa falsos paradigmas, y al igual que al becerro de oro, intentar derribarlos de una vez por todas.
 
  • Personal,- hay quien lo sigue llamando mano de obra-, no es un coste,- aunque lo tenga-, por lo que sus reducciones deben ser muy meditadas. No se trata de tener empleos subvencionados, - alguno lo piensa-, sino de no disminuir recursos. Especialmente, si está bien formado, se informa como el principal capital.
  • La contención de costes manu militari, sin más consideración, muchas veces es antieconómica.
  • Parte de las operaciones de O&M, contempladas desde la óptica del ciclo presupuestario anual, son un verdadero disparate, y habría que considerar planes, al menos planes quinquenales.
 
Desde ya, asumo humildemente las responsabilidades que a los encargados de la gobernanza nos endilga el maestro Chamorro en su artículo sobre el tema.
 
Y desde luego, celebro formar parte de un colegio donde se encuentran J. Chamorro, J. Salas y F. Estévez.

 
 
 
Pedro Polo Cañas

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Política de cookies