La SEGURIDAD de las infraestructuras críticas en el sector del agua - Carlos Fernández

La SEGURIDAD de las infraestructuras críticas en el sector del agua

13/07/2016

La SEGURIDAD de las infraestructuras críticas en el sector del agua


Carlos Fernández

Carlos Fernández

  • Director de Desarrollo de Negocio para la Región Mediterránea de LOCKEN



Soluciones innovadoras para lograr el máximo rendimiento de la inversión en seguridad y control de accesos
 
En el momento actual de incertidumbre económica, las empresas necesitan ajustar al máximo sus presupuestos e inversiones sin renunciar a los objetivos de seguridad, muy especialmente en las consideradas infraestructuras críticas, aquellas de las que depende el buen funcionamiento de la sociedad y sus servicios esenciales.
 
La permanente amenaza terrorista, que una parte de los países europeos ya han sufrido, junto a la necesidad de protección frente a ataques que provienen del interior de las propias empresas, obliga a extremar las medidas de seguridad.
 
Para el control de accesos, uno de los puntos clave, existen en el mercado numerosas soluciones: tarjetas electrónicas, sistemas de vigilancia CCTV, control de acceso en tiempo real o biometría, entre otros.
 
En el caso de las infraestructuras críticas, unos de los principales problemas es el elevado coste de las medidas de seguridad y la obligación de  ofrecer una seguridad sistemática. El gran número de accesos a controlar dispara la inversión e implica una necesaria segmentación de problemáticas y medios para enfrentarse a las mismas.
 
Como complemento a las soluciones clásicas en tiempo real, se viene implantado en los países europeos más avanzados una nueva tecnología: las llaves electrónicas. Independientemente del número de puntos de acceso, que en el caso de grandes estructuras como una red de abastecimiento de agua o una red de distribución de energía puede llegar a ser de varios miles, la instalación de un sistema de llaves y cilindros electrónicos resulta económicamente muy rentable, ya que no requiere cableado ni ingeniería civil  en cada acceso.
 
El sistema puede adaptarse a cualquier modelo tanto de puerta o de vallado, como de interruptores de alarma, armarios, etc..., sea cual sea la cerradura mecánica previamente instalada. Esto unido a la ausencia de mantenimiento, puesto que la llave es autónoma y el cilindro no requiere energía para su funcionamiento, ha permitido abaratar en más de un 60% el coste de inversión frente a otras soluciones. Cada llave inteligente memoriza varios miles de aperturas de cilindros que a su vez pueden instalarse en cualquier tipo de cerradura: puertas de seguridad, cortafuegos, arquetas, recintos de seguridad, armarios...
 
De esta manera, se pone fin a los grandes manojos de llaves, los cambios de cerradura en caso de pérdida o robo de llaves, abaratando el sistema al tiempo que se mejora el nivel de seguridad, hasta el extremo de poder destinar una llave a un solo acceso.
 
El nivel de seguridad necesaria en una infraestructura de estas características requiere poder identificar no solamente los accesos en cada momento, sino cada uno de los movimientos que se producen en las instalaciones.
 
El control de acceso a través de llaves digitales inteligentes ofrece la flexibilidad necesaria para lugares donde muchos usuarios utilizan un solo acceso en horarios o condiciones distintas: por ejemplo, permite programar los horarios de apertura para una llave de manera que no coincidan con los de los demás usuarios, restringiendo por lo tanto el acceso según las necesidades de cada momento.
 
Cualquier intento de apertura queda registrado en el sistema, que envía un informe a la empresa, explicando quien, cuando y donde ha utilizado la llave y el resultado, admitido o rechazado, con el motivo correspondiente.
 
La mayoría de las empresas cuyo negocio o alguno de sus emplazamientos es considerado infraestructura crítica, sin embargo, no disponen de personal permanentemente para la gestión de accesos y necesitan también de un control de acceso ágil y flexible, para facilitar los trabajos de mantenimiento y de seguridad. Las llaves digitales resultan la solución más adecuada al haber puesto fin a la siempre complicada gestión de llaves convencionales, especialmente en aquellos casos en las que los emplazamientos se encuentran dispersos y alejados.
 
Facilitar el acceso permanente a los responsables de reparaciones de urgencia o planificar las actuaciones de los distintos técnicos implicados en el mantenimiento se ha simplificado considerablemente al disponer cada uno de una llave que la empresa puede programar. Estas actuaciones quedan registradas y el propio sistema realiza una auditoría permanente que permite valorar si las previsiones de trabajo necesitan ajustarse, por ejemplo, ampliando los tiempos de actuación o acortándolos. De esta manera, se puede optimizar los recursos y ajustar los tiempos de trabajo
 
La facilidad de gestión es otro de los requisitos para este tipo de grandes infraestructuras, que están operativas 24 horas al día, 365 días al año.
 
 
Carlos Fernández
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Política de cookies