Monitorización en tiempo real y predicción de episodios de OLORES en EDAR - Alex Mateo

Monitorización en tiempo real y predicción de episodios de OLORES en EDAR

20/07/2018

Monitorización en tiempo real y predicción de episodios de OLORES en EDAR


Alex Mateo

Alex Mateo

  • Licenciado en Ciencias Ambientales
  • Desarrollo de negocio en Envirosuite


 
 
"Hoy en día existen soluciones tecnológicas que nos permiten recoger datos en tiempo real de sensores de calidad del aire, así como de las condiciones meteorológicas. Estos datos precisos y de calidad permiten alertar al operador de planta de valores de contaminación que pueden afectar a los residentes de las comunidades cercanas, así como detectar ineficiencias en la planta"
 
Las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) presentan una serie de impactos inherentes a su actividad como es la emisión de malos olores.
 
A su vez, estos episodios de malos olores ocasionan otros perjuicios como son las quejas de los habitantes que viven cerca de la EDAR, posibles multas por parte de la Administración, posible mala reputación generada hacia la empresa explotadora de la EDAR, reducción del valor de los inmuebles en la zona de afección de los malos olores, etcétera.
 
Este problema se acentúa en EDAR situadas en zonas turísticas que multiplican su población, debiendo tratar un mayor volumen de efluentes, y afectando a turistas cuya satisfacción es muy importante para el municipio dado el impacto económico que este sector genera.
 
No sólo existen perjuicios de puertas afuera de la instalación, sino también de puertas adentro. Cuando se producen estas quejas de malos olores, debemos destinar recursos humanos y económicos a gestionar los mismos, en lugar de dedicarlos a otras tareas más productivas para la planta.
 
Desde hace años han aparecido diferentes métodos para la minimización de olores, tanto físicos (cubrición de determinadas partes de la planta), como biológicos (biofiltración) y químicos (adición de compuestos como el nitrato cálcico).
 
No obstante, el factor meteorológico tiene un peso mucho más importante a la hora de propagación y dispersión de los compuestos responsables del mal olor, como el ácido sulfhídrico (H2S), amoniaco (NH3) o compuestos orgánicos volátiles (COVs).
 
La existencia de vientos dominantes caracterizados por su intensidad y dirección predominante, así como de situaciones de inversión térmica, son factores determinantes en dicha propagación. 
 
Si bien hace años la medición, recogida y almacenamiento de datos era una tarea tediosa y que requería mucho tiempo para los responsables de medio ambiente o para los gestores de planta, la situación a día de hoy ha cambiado de manera radical.
 
Tres factores tecnológicos principales explican esta transformación:
 
  • Mejora y aumento de opciones en cuanto a los protocolos de comunicación para el envío de datos.
  • Capacidad de procesamiento informático.
  • Mejora en la tecnología de sensores, así como su abaratamiento.
 

Soluciones actuales

 
Hoy en día existen soluciones tecnológicas que nos permiten recoger datos en tiempo real de sensores de calidad del aire, así como de las condiciones meteorológicas. Estos datos precisos y de calidad permiten alertar al operador de planta de valores de contaminación que pueden afectar a los residentes de las comunidades cercanas, así como detectar ineficiencias en la planta.
 
Además permiten alimentar modelos matemáticos de dispersión de contaminantes que predicen y modelan los penachos de contaminación previsibles en las próximas horas, pudiendo cuantificar la intensidad del impacto, su duración y la cantidad de personas a las que afectará.
 
Esto da una información muy valiosa a la hora de operar la planta, ya sea de cara a la adición de compuestos químicos, de la puesta en marcha de los diferentes filtros, o bien de cara a planificar determinadas tareas que producen más o menos olor.
 
Si la predicción indica que el penacho no va a afectar a zonas residenciales, el gestor podrá optimizar el uso de sus recursos materiales de una manera muy importante.
 
Y de la misma manera, cuando la población o la Administración notifica un episodio de mal olor, al tener disponibles los valores de dirección e intensidad del viento en las últimas horas, se puede realizar ingeniería inversa para determinar la posible trayectoria de ese penacho de mal olor.
 
Será posible entonces demostrar si la planta ha sido causante o no de dicho evento, y en caso negativo, defenderse de acusaciones infundadas y evitar multas injustas.
 


Conclusiones

 
Este conjunto de soluciones permite mejorar la imagen de la empresa, así como su política de Responsabilidad Social Corporativa, mejorando la comunicación entre Administración, población y sector privado.
 
Poco a poco estas soluciones van ganando cuota de mercado, ya bien sean propuestas por parte de las propias empresas que construyen y gestionan las plantas, o bien porque vienen recogidas en los pliegos de contratación de las Administraciones Públicas.

 

Webinar

 
Si al lector le interesa saber más sobre este tipo de soluciones, puede consultar el webinar “Monitorización en tiempo real y predicción de episodios de olores en depuradoras” a través del siguiente enlace: Webinar “Monitorización en tiempo real y predicción de episodios de olores en depuradoras”.
 
 
Alex Mateo
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.