¿Por qué no SEDUCE a casi nadie el agua del grifo? - Lorenzo Correa Lloreda

¿Por qué no SEDUCE a casi nadie el agua del grifo?

16/08/2016

¿Por qué no SEDUCE a casi nadie el agua del grifo?


Lorenzo Correa Lloreda

Lorenzo Correa Lloreda

  • Autor del proyecto FUTURODELAGUA.COM
  • Executive & Life Coach por la Escuela Europea de Coaching (2011)
  • Master en Coaching con PNL por la AEPNL (2010)
  • Practitioner en Programación Neuro Lingüística (PNL), por la Asociación Española de PNL (2008)
  • Post grado en dirección y gestión ambiental, por la Fundación Abat Oliba (1998)
  • Ingeniero Civil, por la Universidad Politécnica de Madrid (1980)


 
"Pagar más por un producto que tenemos que acarrear a nuestro domicilio, que produce envases de difícil eliminación y que tenemos en casa más barato, solo se entiende porque los envasadores de agua han sabido seducir a sus clientes vendiendo salud en lugar de un líquido"
 
¿Es seductora el agua del grifo? En este artículo de opinión, hemos tratado bastante a fondo  los orígenes y la situación actual del drama que supone la ausencia de accesibilidad de las personas a fuentes de agua seguras y confiables, es decir a que tengan un grifo en su casa  y usen el agua que por él fluye para beber, limpiar y asearse con la máxima confianza y sin tener miedo de contraer una enfermedad por hacerlo.
 
Beber es un acto de confianza supremo y para beber el agua del grifo, debemos estar seducidos por quien nos la suministra. Los últimos datos de la OMS indican que 3 de cada 10 personas en el mundo carecen de acceso a agua potable y disponible en el hogar. Estamos hablando de 2.100 millones de seres humanos que ni siquiera pueden decidir si confían en la calidad del agua que sale por el grifo, porque no tienen ni agua ni grifo. De ellos, 263 millones  están obligados a dedicar más de media hora diaria para ir a buscar agua en fuentes lejanas, y 159 millones, los parias, beben agua no tratada directamente de ríos, arroyos o lagos.
 
Dejemos por hoy este dramático escenario y centrémonos en esas 7 de cada diez personas que sí tienen acceso a agua potable en casa, pero sin olvidar los datos terroríficos de los que no tienen grifo ni agua y a veces ni casa.
 
Resulta que la mayoría de esos privilegiados consume cada vez más de agua embotellada, porque no se fían de lo que les sale por el grifo. Por ejemplo, en España se consumen 120 litros por persona y año de agua envasada y la industria del ramo experimenta un sostenido crecimiento en sus ventas, solo apaciguado a medias por los efectos de crisis económicas pasajeras, como demuestra el dato de que en la crisis española 2007-2013, el consumo descendió un 20%.
 
Felizmente recuperados, los envasadores de agua presumen en España de vender la increíble cifra de 5,5 hm³ al año de los que solo exportan el 1%.  Los datos nos siguen indicando que el 70% se consume en los hogares y el 30 % restante en los bares y restaurantes por lo que podemos suponer que hay 3.500 millones de litros de agua envasada que beben no les importa pagar a precio de mercado (560 millones de € al año), a muchísimos españoles, a pesar de tener en su casa un grifo por el que fluye agua potable con las máximas garantías sanitarias los 365 días del año y las 24 horas del día.
 
Pagar más por un producto que tenemos que acarrear a nuestro domicilio, que produce envases de difícil eliminación y que tenemos en casa más barato, solo se entiende porque los envasadores de agua han sabido seducir a sus clientes vendiendo salud en lugar de un líquido que limpia y quita la sed y que teóricamente llega a nuestra boca con las máximas garantías cualitativas y cuantitativas del operador de la red y del regulador del servicio, del que se realizan constantes análisis para comprobar que cumple con todas las especificaciones de las  exigentes normativas legales.
 
Por eso, como apóstoles que somos de la importancia de la seducción en la gestión del futuro del agua, nos preguntamos el porqué de que esta costumbre esté cada vez más extendida (el consumo envasado ha subido un 5,4% entre 2016 y 2017, alcanzando en el hogar los 60,7 litros por persona y año) y también por qué la oferta del agua en el grifo de casa no es tan seductora como la del agua en botella.
 
 
Hay quien no seduce en cualquier caso, por eso es menester deconstruir el discurso de la gestión del agua cuanto antes y cambiar la cultura nueva y vieja por seducción, pero hay quien apuesta por la seducción, también en estos ámbitos del agua “de calidad” para beber tranquilamente los abuelos, los papás, los niños y los invitados cómodamente en casa y sin tener que acarrear kilos de peso, lidiar con plásticos y vidrios y depositar envases “non stop” en los contenedores verdes y amarillos, si los tenemos cerca. Para luego llenar los vertederos y ver como una masa de plástico tan grande como el estado de Texas, flota en el mar para solaz de los peces y los turistas de los cruceros.
 
Hoy nos ocupamos de la solución aportada por una empresa alemana, llamada Mitte Water, https://mitte.co que ya tiene en el mercado un producto interesante que representa una  alternativa al agua embotellada y con un lema muy sugerente por seductor: “Mejorar vidas mejorando el agua”.
 
Mitte Water ofrece, utilizando el agua del grifo, disponer en casa de agua pura en dos sentidos, es decir sin sustancias contaminantes (bacterias, mercurio, plomo, etc) y a la vez mineralizada con los minerales adecuados. Purificando lo que fluye por el grifo y enriqueciéndola con minerales después.
 
Una de las incertidumbres que generan desconfianza en el agua del grifo es el no saber qué sucede entre la conducción general de agua potable que transporta la que procede de la planta potabilizadora y el depósito regulador y el grifo. Esa red de distribución del edificio en que vivimos, ¿es de plomo?, ¿en qué estado de conservación se conserva?, ¿quien la controla?
 
Hay varias soluciones de mercado para filtrar el agua en casa, ósmosis inversa, filtración con carbobo activo, destilación… pero en el caso de esta empresa, fundada en 2015 por el emprendedor Moritz Waldstein y el Dr. Faebian Bastiman, la diferencia está en que ofrecen una solución de destilación que, según ellos, mejora  60 veces la calidad del agua fltrada y cinco veces la de la osmotizada.  Además cada consumidor puede “fabricar” su agua mediante la elección de uno de los tres paquetes de minerales naturales que la empresa suministra, en función de las necesidades nutricionales y personales de cada uno.
 
Mediante un proceso de destilación de alto rendimiento, el agua tratada  filtro cumple los requisitos establecidos por la OMS en cuanto a calidad y a sólidos totales disueltos presentes en el agua, una vez tratada, pudiéndo filtrarse hasta 12 litros al día con un bajo consumo de energía, que según el fabricante gasta la misma que una plancha durante media hora de funcionamiento. Así, en un hogar de 4 personas que beban 2 litros de agua cada una al día, el paquete mineralizador duraría casi un mes y medio.
 
Su estrategia de seducción se basa, por un lado, en colaborar con Water.org, https://water.org, la ONG estadounidense de ayuda al desarrollo que surgió de la fusión en el año 2009 de las organizaciones H2O Africa, del actor Matt Damon, y Water Partners, del ingeniero civil y ambiental Gary White. Como el objetivo de water.org es ayudar a países en desarrollo sin acceso al agua potable y saneamiento y su presencia ya se nota en Etiopía, Ghana, Kenia, Tanzania, Uganda, Bangladesh, Camboya, India, Indonesia, Filipinas, Brasil, Honduras y  Perú, qué mejor noticia que la colaboración seductora de Mitte Water con Water.org en una forma tan simple como que por cada litro de agua Mitte que el cliente consuma, Mitte donará una cantidad a Water.org para colaborar en su tarea de llevar agua segura al mundo a través del acceso a préstamos pequeños y asequibles, el conocido “WaterCredit”, que  ofrece préstamos pequeños y fáciles de reembolsar a quienes necesitan acceso a financiamiento asequible y la colaboración de expertos para conseguir tener en casa un agua buena y disfrutar de los sistema de saneamiento adecuados. Por lo tanto, ayuda a garantizar el funcionamiento de un sistema de pago por adelantado que permite ayudar a más personas de forma duradera con el que ya se ha cambiado la vida de siete millones de personas, a través de WaterCredit, mediante la ayuda de personas e instituciones que han conseguido distribuir a un millón seiscientas mil personas préstamos por valor de 463 millones de dólares.
 
La otra parte de la estategia de seducción es el marketing, la forma de vender el producto: de la misma forma que las envasadoras de agua venden salud y que las administraciones públicas no lo hacen o no saben hacerlo, Mitte también se apunta a la estrategia seductora de vender mucho más que millones de moléculas con dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno y vende agua nutritiva a través de los paquetes mineralizadores antes citados, enfatizando que “su” agua es mejor que el agua del grifo convencional, a la que saca los colores con datos tales como:
 
  • Las penosamente mantenidas y conservadas redes de los Estados Unidos y la tímida aplicación de la legislación ambiental provocan que millones de personas estén allí bebiendo agua contaminada. Si leen la página web de “Threats on Tap”: https://www.nrdc.org/resources/threats-tap-widespread-violations-water-infrastructure, textualmente comprobarán que en el año 2015 se informó de 843 violaciones de la Ley de Agua Potable Segura en 18.094 redes de abastecimeinto de EEUU ; algunas fueron amenazas a la salud y otras, faltas administrativas de control y notificación. En los 50 estados hubo infracciones. Dichas redes prestan servicios a casi 77 millones de personas o sea, la cuarta parte de la población total. En futurodelagua.com ya explicamos en su día la crisis de Flint, auténtico aldabonazo en la conciencia de los consumidores de agua de la red de EEUU.
     
  • Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, más de 19 millones de estadounidenses enferman cada año por beber agua contaminada. Cuanto más pequeña es la red de abastecimiento, más violaciones de la Ley se producen.
     
  • En enero de 2017, antes de la toma de posesión del presidente Trump, la Cámara de Representantes aprobó una ley que dificultaría a la EPA y otras agencias la creación de regulaciones para salvaguardar la salud pública. Algunos agoreros auguran que si la Ley de Responsabilidad Regulatoria pasa el filtro del Senado y se aprueba, favorecerá los intereses de la industria y exacerbará la espiral descendente del sistema de gestión de las redes de agua de EEUU.
     
  • En muchas ciudades, las canalizaciones que distribuyen agua a las casas tienen entre 80 y 100 años de antigüedad, y el agua “toca” plomo fluye en una cantidad no concretada que se estima entre 6 y 10 millones de canalizaciones en alta. La mayoría de las potabilizadoras, usan tecnología de hace un siglo para el tratamiento del agua. La EPA estima que el gobierno necesitaría gastar casi $ 400 mil millones para actualizar la infraestructura de agua.
     
En fin, estos son los poderes “seductores” de la estrategia de las empresas que pretenden garantizar una agua de calidad para beber del grifo, sin salir de casa a buscar agua envasada que genera plásticos difícilmente reciclables.
 
Por ahí va el futuro del agua. El más seductor, se llevará, como siempre, el gato al agua. Ahí tienen un reto los defensores del agua pública y ese reto no es otro que conseguir seducir a sus clientes generando confianza en que lo que les suministran es salud, además de agua.
 
Como vemos, la empresa privada ya hace mucho tiempo que sabe lo que tiene que hacer.
 
 
 
Lorenzo Correa Lloreda
 
 
 
 
¡Envíanos ya! tus artículos de opinión a aguasresiduales@aguasresiduales.info
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Política de cookies