Artículos técnicos

Para seguir aprendiendo en el día a día

Artículos técnicos
Estudio del tratamiento anaerobio con reactor UASB de membrana (AnMBR) de agua residual urbana en la Comunidad de Murcia

21/08/2019

Estudio del tratamiento anaerobio con reactor UASB de membrana (AnMBR) de agua residual urbana en la Comunidad de Murcia



AUTORES
 
Alicia Gómez1, Francisco Javier Arrieta 1, Francisco del Molino 1, Julián Escudero 2, Carlos Lardín 3, Pedro Simón 3, Joao Gouveia 4, Thiago do Nascimento 4, Mar Peña 4
 
1. Departamento de I+D+i, CADAGUA S.A.
2. EDAR de Jumilla, CADAGUA S.A.
3. ESAMUR
4. Departamento de Ingeniería Química y Tecnología del Medio Ambiente, Escuela de Ingeniería Industrial, Universidad de Valladolid
 
 
RESUMEN
 
Las ventajas que presentan los tratamientos anaerobios, frente a los convencionales de fangos activos, pasan por la reducción en la producción de lodo por una muy baja tasa de crecimiento celular, no hay consumo en energía de aeración y, además, prácticamente el 90% de la materia orgánica biodegradable se transforma en biogás rico en metano (CH4).
 
El lento crecimiento de la biomasa implicaría grandes volúmenes de reactor cuando se tratan aguas de baja carga y a baja temperatura. Una posible solución a este problema se presenta con el empleo de una membrana que permita la retención de la biomasa en el reactor, consiguiendo con ello independizar el tiempo hidráulico de residencia del tiempo de retención celular.
 
En este sentido, la tecnología AnMBR (combinación de reactor anaerobio con membrana) se presenta como una opción de tratamiento que puede ser técnica y económicamente viable en aguas urbanas de baja carga y en el rango psicrófilo de temperatura.
 
Por otro lado, el tratamiento anaerobio del agua residual mineraliza los compuestos de nitrógeno y fósforo lo que permite una mejor asimilación por las plantas, lo que la hace adecuada para su empleo en riego agrícola.
 
La búsqueda de fuentes de agua no convencionales para su empleo en regadío, pueden ayudar a disminuir las necesidades de agua dulce y, en consecuencia, la presión sobre los recursos naturales. La creciente demanda de agua dulce en el mundo para satisfacer las necesidades de crecimiento de las poblaciones, tasa de crecimiento anual aproximada del 1,2% [1], y la ausencia de gestión sostenible de los recursos, pueden afectar el suministro de agua en términos de calidad y cantidad aumentando las presiones existentes sobre los recursos naturales (acuíferos, ríos y lagos).
 
Según la “Propuesta de REGLAMENTO DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO relativo a los requisitos mínimos para la reutilización del agua. Bruselas (2018/0169 (COD)), se podría evitar un 5 % de la captación directa de agua mediante la reutilización de más del 50 % del volumen de agua total, disponible para el riego, procedente de instalaciones de aguas residuales en la Unión Europea (UE) [2].
 
En este sentido, las aguas residuales, debido a su contenido en nutrientes y materia orgánica se presentan como una fuente alternativa y fiable de agua para fines diversos [3, 2] contribuyendo a una economía circular a través del reciclado de nutrientes por sustitución de fertilizantes sólidos [4].
 
Otras motivaciones para su empleo pasan por ser una fuente de suministro relativamente constante y presenta beneficios económicos y medioambientales como son el menor impacto que genera cuando se compara con trasvases de agua o desalinización [5, 3, 1, 2].
 
Atendiendo a la protección de la salud y el medio ambiente, estas aguas regeneradas deben cumplir unos requisitos mínimos de calidad que garanticen unas condiciones adecuadas de uso. Los valores máximos admitidos para los parámetros indicados anteriormente y que determinan que la calidad final del agua sea óptima para su aplicación en riego, vienen marcados por el Real Decreto (R.D.) 1620/2007 [6], por el que se establece el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depuradas con una serie de criterios de calidad en función del uso final que se le vaya a dar.
 
Los requerimientos en términos de calidad del agua regenerada, cuando se emplea en regadío, son más exigentes que los convencionales por lo que es necesario el empleo de tratamientos más exhaustivos y la tecnología AnMBR, debido al empleo de las membranas de ultrafiltración que permiten obtener un efluente completamente libre de sólidos en suspensión y de patógenos, puede proporcionar efluentes con la calidad demandada.
 
 
 
 

 


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies