Balance de sulfuros para la eliminación de olores y corrosión en las redes de saneamiento

Balance de sulfuros para la eliminación de olores y corrosión en las redes de saneamiento

06/05/2016

Balance de sulfuros para la eliminación de olores y corrosión en las redes de saneamiento



Autor: Sewervac SL

Blog: sewervac.es


En qué consiste el balance de sulfuros


El balance de sulfuros es una técnica que se emplea para la modelización matemática del sulfuro dentro de las redes de alcantarillado, para de esta manera conocer con detalle cómo y porque se están dando los problemas de olores y corrosión en nuestra red de colectores.

A diferencia de las mediciones puntuales que cualquier operador de red puede realizar, nuestro software es capaz de simular 29 parámetros diferentes y definir la causas y posibles soluciones para el problema en cuestión, por lo que una vez obtenemos los datos del resultado de la modelación podemos conocer por ejemplo: Como de grande ha de ser el filtro para que funcione y que no esté ni sobredimensionado ni infradimensionado o que tamaño ha de tener nuestra estación de dosificación para que trabaje de forma óptima.

 

 

De la misma manera, la potencia del software para la modelación matemática nos permite incluso hacer simulaciones en la red y ver como se comportaría el sulfhídrico una vez implantadas las soluciones correctoras, que pueden ser físicas, químicas, estructurales, de operación, etc., conociendo así la eficacia de la solución implantada, y lo más importante cuál de todas las soluciones nos ofrece una mayor relación eficiencia-coste para ser implementada en la red en cuestión.

Destacar que la modelación matemática no es solo válida para redes existentes, ya que en redes proyectadas o futuras puede indicarnos donde tendremos problemas de olores y corrosión, porque tendremos estos problemas y lo más importante, que cambios debemos adoptar en el diseño de la red para evitar la problemática descrita con la menor inversión posible.



Problemas habituales 


Cuando visitamos las zonas con problemas, es habitual encontrarse con pozos en un estado de conservación bastante precario debido en gran medida a la corrosión biogénica, si bien el olor característicos del sulfhídrico es el síntoma que perciben los usuarios de la red, no podemos olvidar que esto no es más que la punta de un gran iceberg, que el problema realmente es la corrosión que acortan la vida útil de las infraestructuras de saneamiento de manera notable. Observamos que las limpiezas del sistema para erradicar los olores son comunes y en muchos casos con grandes partidas económicas, es una labor de mantenimiento necesaria para la eliminación de sedimentos dentro de la red pero cuando se emplea para la eliminación de olores, existen alternativas más económicas y con un resultado que perdura a lo largo del tiempo.

Debemos de canalizar las quejas recibidas de los usuarios por el olor como una señal de alarma y de que debemos actuar con la mayor brevedad posible. Hemos conocido casos en los que tanto los pozos como las tuberías de hormigón han sufrido tal corrosión por parte de los ácidos, que parte del colector ha desaparecido o incluso colectores que han llegado a colapsar dejando sin servicio a una parte de la población.

También hemos observado que es bastante común, entre los operadores de las redes de colectores, que para evitar quejas de los vecinos por los olores se opta por sellar las tapas de los pozos evitando así que el sulfhídrico salga del sistema. Si bien es cierto  que conseguimos paliar en cierta manera las quejas vecinales, estamos favoreciendo la corrosión del sistema ya que el ácido sulfúrico no encuentra una salida a la atmosfera por lo que reside más tiempo en el sistema. De la misma manera potenciamos la creación de más sulfhídrico por las condiciones anaeróbicas del sistema.

Si todo ello lo juntamos con el aumento de temperaturas que sufre nuestro país en la época estival, podemos ver que el problema es más serio que unas simples quejas por olores desagradables.

Lamentablemente también observamos que el área de alcantarillado no siempre recibe la atención y el apoyo económico de la administración, es por ello que las quejas de los ciudadanos se convierten en aliados de los técnicos para poder emprender un plan de soluciones.



Etapas del balance de sulfuro


a) Determinación del balance de sulfuro


En la primera parte del estudio debemos distinguir las zonas donde aparecen los problemas de olores y corrosión, y la vertiente a la zona con problemas para conocer todos los posibles factores que pudiesen influir. Las soluciones no siempre pasan por atacar el lugar donde aparece el olor o la corrosión.

 

b) Creación del modelo


Una vez conocemos las zonas conflictivas y hemos identificado los puntos clave para el análisis de las concentraciones de sulfuro, pasamos a la instalación de los medidores de la red. Se trata de un procedimiento que dura alrededor de 14 días y en los cuales obtenemos todos los parámetros necesarios para la posterior modelización. Qué duda cabe que cuando se trata hacer un balance de sulfuro para zonas futuras por desarrollar este paso no es necesario.

 

c) Cálculo del balance


En la tercera fase de nuestro estudio, debemos de ingresar todos los valores obtenidos durante las dos etapas anteriores para modelar todos los parámetros que conforman nuestro modelo matemático, simulando diferentes escenarios sin importar que los datos se hayan tomado en invierno o verano, o en épocas secas o con lluvia ya que dicho software es capaz de modelar y calcular los diferentes tipos de escenarios, así como 29 parámetros diferentes para ver cuando se producirían las mayores o menores concentraciones de sulfhídrico y cuál es el rango de concentración que más se repite a lo largo del año.


d) Determinación de las estrategias


Cuando obtenemos los resultados del estudio, creamos un grupo de trabajo interno, para determinar las soluciones acordes a los valores obtenidos. Se calculan los costes de inversión y de operación ya que nuestro objetivo como empresa es eliminar los olores y la corrosión con el menor impacto económico, es por ello que muchas de las soluciones que ofrecemos a nuestros clientes no pasan por nuestros servicios, pudiendo ellos mismos contratar directamente con proveedores para llevar a cabo las soluciones.
Una vez analizados los resultados y trazadas las estrategias a seguir, se redacta un informe detallado de todo lo acontecido en los pasos anteriores para ser entregado al cliente


e) Calcular las soluciones más económicas
 

Es en esta etapa donde formamos grupos de trabajo con el cliente para discutir sobre las posibles estrategias de actuación, la amortización de las soluciones así como el impacto de dichas soluciones en la red. Todo esto con el objetivo de que nuestro cliente sea quien decida qué solución óptima implantar tanto a nivel técnico como económico.



Resultados obtenidos tras el balance y aplicación


Tras la labor de análisis físico-químico de red, la modelación matemática y el estudio técnico y económico para debatir las posibles soluciones de la red de colectores, nos encontramos con un amplio abanico de alternativas, ya que cada sistema es completamente diferente a otro. Pero con la gran diferencia que ahora tenemos la información necesaria para saber qué solución o soluciones es mejor y los argumentos que la avalan.

Se da el caso que muchos problemas no tienen una única solución, ya que pueden haber soluciones estructurales, químicas, mitigadoras, estructurales, de operación del sistema… incluso que la solución pasa por una combinación de todas ellas.

Es por ello que Sewervac Ibérica acompaña al cliente durante todo el proceso, hasta que los olores y la corrosión han sido eliminados de la zona de actuación.



Más información sobre el balance de sulfuros de SEWERVAC en http://sewervac.es
 


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.


AGUASRESIDUALES.INFO te recomienda...

Política de cookies