El precio del agua en España

01/03/2019

El precio del agua en España



Autor: LOCKEN

Blog: www.locken.es

 
El valor del agua es incalculable, pero como dijo Quevedo al Duque de Osuna "Sólo el necio confunde valor y precio"
 

Casi todo tiene un precio y el agua no es ninguna excepción. Su precio es objeto de discusión, estudios académicos, enfrentamientos políticos y una herramienta más o menos eficaz para evitar su derroche y fomentar su ahorro.
 
A finales de 2018 el Instituto Nacional de Estadística publicó sus últimos datos sobre el agua en España, que corresponden al año 2016. Entre otros muchos indicadores, se recoge el precio medio del agua por Comunidades Autónomas, y es al que vamos a echarle un vistazo.
 
Según nos indica la metodología seguida, el precio medio por metro cúbico de agua se calcula como el precio total facturado (sin IVA) por las empresas y entidades suministradoras de los servicios de agua (suministro y saneamiento) para todos los tipos de consumo (doméstico, industrial y comercial) dividido entre todos los metros cúbicos registrados.
 
 
 
 
En cabeza destacada se sitúa Cataluña (1.69€) y Murcia (1.61€), y en la cola de la tabla, tenemos a La Rioja (1.17€) y a Castilla-León (1.16€). La diferencia de precios entre la comunidad con el agua más cara y la más barata es de un 232%.
 
En este momento es cuando habitualmente muchos, unos con más escrúpulos que otros, utiliza estos datos como conviene a sus intereses, sin pararse a reflexionar sobre lo complejo que puede ser analizar estos aparentemente simples datos.
 
No se puede decir que en Castilla y León estén gestionando el agua muchísimo mejor que en Cataluña, atendiendo solo a este dato, aunque a algunos les tiente a hacerlo.
 
Cada Comunidad Autónoma tiene sus características. Unas con recursos hídricos más abundantes y otras con un estrés hídrico preocupante. Algunas repercuten mejor el coste del agua en la factura y otras tienen tarifas más bajas a cambio de invertir menos en infraestructuras y en su renovación.
 
Además hay que tener en cuenta que los datos son medias de toda la Comunidad Autónoma, y dado que los precios los ponen en la mayoría de los casos cada ayuntamiento, en cada comunidad nos podemos encontrar de todo.
 
Y siempre estará la excusa de que estos datos son del 2016 y están desactualizados, que siempre es muy socorrida.
 
No obstante, es bueno abrir un espacio a la reflexión y conocer mejor la realidad hídrica de este país. Nosotros ponemos encima de la mesa los datos disponibles, de la manera más accesible y atractiva posible, y cada uno que saque sus conclusiones.
 
Las estadísticas sobre el suministro y saneamiento de agua recogen toda la serie desde 2000 hasta 2016, por lo que además de observar los últimos datos, podemos ver su evolución, algo que puede resultar muy interesante.
 
 
 
 
Con estos datos podríamos hacer otro ranking, el del aumento de precios.
 
Entre las que menos han subido los precios nos encontramos curiosamente a la comunidad con un mayor precio del agua en 2001, Canarias. También están en este grupo de cabeza el País Vasco, y Extremadura.
 
Entre las que más han subido sus precios está Cataluña de manera destacada, seguida de la Comunidad Valenciana y Madrid.
 
Pero estas variaciones no han sido lineales, no todos los años se han subido los precios en la misma cantidad. En cada comunidad autónoma han variado de distinta manera.
 
 
 
Existen perfiles más o menos lineales, como es el caso de Madrid. Otros, como el País Vasco, mantuvo los precios de 2000 al 2005, luego bajaron bruscamente en ese año, y se mantuvieron más o menos estables hasta que en 2011 comenzaron un ascenso en el que en seis años prácticamente el agua dobló su precio medio.
 
Las Islas Baleares en 2010 tenía el precio más alto de España, igual que el precio que tiene ahora Cataluña, 2.69€. Pero su precio desde entonces ha descendido hasta los 2.32€ de 2016. Por el contrario, Cataluña tenía en 2010 un precio de 1.83€, siendo la cuarta de España, subiendo en 6 años hasta el primer puesto.
 
Factores económicos, como la crisis que comenzó en el 2008, factores políticos, e incluso climáticos, pueden afectar a los precios del agua. Son tantos y tan variados, que tener en cuenta solo uno, dos o tres, sería insuficiente.
 


¿Por qué ha subido tanto el agua?

 
Que un bien de primera necesidad se multiplique por dos y por tres en 16 años tiene que tener una razón (o más bien varias).
 
Una de ellas es el aumento en la inversión en saneamiento y depuración que hemos tenido que hacer, por el bien de nuestro medio ambiente, y también obligados por la legislación europea (preferiríamos pensar que lo primero ha tenido más peso).
 
Si observamos la parte de la factura del agua que se dedica a saneamiento, vemos que su subida ha sido mucho mayor que la de suministro.
 
 
 
Hemos pasado de pagar 0.56€ por suministro y 0.17€ por saneamiento en el año 2000, a 1.17€ por el suministro y 0.78€ por saneamiento.
 
La otra razón es muy sencilla, no es que el agua ahora esté muy cara, es que antes estaba muy barata, demasiado.
 
Una de las premisas básicas de la Directiva Marco del agua europea, es la recuperación de costes. Es decir, que paguemos por el agua lo que cuesta la amortización de las infraestructuras, la gestión del día a día del agua y la renovación de dichas infraestructuras. Dicho así parece muy lógico, pues eso aún no se ha alcanzado.
 
Y no solo porque muchas veces el precio de la factura no lo permite, sino porque en ocasiones, parte de la factura que debía dedicarse a la renovación de infraestructuras, se ha dedicado a otros menesteres que nada tenían que ver con el agua.
 
Esto ha redundado en una falta grave de inversión en infraestructuras hidráulicas en España, con una tasa muy baja de renovación que no hace sino empeorar la situación año a año.
 
Y si aun así los precios te parecen caros, vamos a ver esta otra infografía que hicimos con los datos que la Federación Europea de Asociaciones Nacionales de Servicios de Agua (EurEau) publicó 2017 y que analizamos en una serie de artículos llamados “El agua en Europa”.
 
En este caso solo se tenía en cuenta el consumo doméstico, pero es igualmente ilustrativo.
 
 
 
 
Efectivamente, en relación al sueldo, en España el precio medio del agua es uno de los más baratos de la Unión Europea. Quizá esa falta de inversión de la que hablábamos, tenga parte de culpa.
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies