Fibrocemento. Precauciones a tener en cuenta en la reparación de tuberías

Fibrocemento. Precauciones a tener en cuenta en la reparación de tuberías

11/12/2014

Fibrocemento. Precauciones a tener en cuenta en la reparación de tuberías



Autor: Rodolfo Vegas Calderón

Blog: blogplastics.com

Introducción

 
En el año 2003 fue prohibida la extracción de amianto y la fabricación y transformación de productos de amianto por ser un material muy nocivo para la salud que puede entrar en el cuerpo por ingestión, a través de la piel y, la más peligrosa de todas, a través de las vías respiratorias, por inhalación del polvo que se produce en su manipulación y corte, siendo por tanto necesario extremar las medidas de seguridad, recogerlo selectivamente y llevarlo a un centro de tratamiento de residuos homologado.
 
De hecho, el amianto –también denominado asbesto-, sigue siendo en la mayoría de los países el principal agente carcinógeno presente en el lugar de trabajo. Las cifras de mortalidad producidas por este contaminante son alarmantes: hablamos de más de 20.000 muertes por cáncer de pulmón directamente relacionadas con la inhalación de fibras de amianto.
 
En septiembre de 2012 se dio por concluido un estudio de Aquagest para determinar qué método de los utilizados en las operaciones de reparación de tuberías de fibrocemento, en las que es necesario recurrir al corte del material, puede considerarse una buena práctica de trabajo (BPT) y, de éstas, cuál se identifica como la mejor técnica disponible (MTD).
 
Muchas de estas tuberías, especialmente las instaladas antes de los últimos 20 años, son de fibrocemento, un material formado por amianto y cemento que desde su invención en 1900 por el ingeniero austriaco Ludwig Hatschek, se ha venido utilizando profusamente en la fabricación de diversos elementos estructurales, entre otros las ya citadas tuberías de acometida de agua y de saneamiento, hasta la prohibición definitiva del uso del amianto para tales aplicaciones a comienzos del tercer milenio.
 
Cuando se produce algún desperfecto en tales elementos que hace necesaria su reparación, se sigue un procedimiento de trabajo que, ante todo, trata de evitar el corte del material, impidiendo la generación de fibras de amianto y su propagación al ambiente de trabajo. Cuando se impone la necesidad de cortar el material deteriorado, el corte puede practicarse con tres herramientas diferentes:
 
  • Radial
  • Sierra de sable
  • Cortatubos de cadena que puede ser manual o neumática

 

 

 

Material y método

 
Para la realización del estudio se contó con la colaboración de LABAQUA, que desarrolló el diseño experimental. Se utilizó como indicador, la concentración ambiental de fibras generadas por las distintas herramientas al practicar el corte. El procedimiento utilizado en la toma de muestras de amianto y recuento de fibras fue el MTA/MA-051/A04 “Determinación de fibras de amianto y otras fibras en aire. Método del filtro de membrana / microscopia óptica de contraste de fases”, propuesto por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), basado en el de la OMS de 1997.
 
El método en cuestión es acorde con lo dispuesto en el artículo 5 del Real Decreto 396/2006, de 31 de marzo y con lo prescrito en el anexo I del citado texto legal.
 
Los resultados obtenidos en los distintos muestreos realizados se compararon estadísticamente, de acuerdo con el diseño experimental planteado, con el fin de actuar con rigor científico en todo momento.
 

 

Resultados y conclusiones

 
Los resultados del estudio fueron reveladores y concluyentes:
 
  • En primer lugar se desaconsejó el uso de la radial porque se comprobó que la concentración de fibras proyectadas por dicha herramienta, cuando se utiliza en operaciones de mantenimiento de tuberías de fibrocemento, es significativamente mayor que el producido por las otras herramientas en las mismas condiciones.
 
  • El corte con sierra de sable en vía húmeda puede considerarse como una buena práctica de trabajo (BPT) porque, en todos los casos, la concentración generada de fibras durante la operación de mantenimiento es inferior al valor límite.
 
  • Por último, el corte con cortatubos de cadena (portada) en sus dos versiones, se reveló como la mejor técnica disponible (MTD), todo ello desde la perspectiva de salud laboral.
 
 
 
 
Considerando que tanto el corte con sierra de sable como con cortatubos de cadena son BPT, se aconsejó llevar a cabo un estudio de optimización para conocer exactamente qué herramienta es la más adecuada para cada tipo de operación y de este modo, establecer los procedimientos de trabajo idóneos.
 
Para reparar tuberías de fibrocemento que no precisen corte de las mismas se suelen utilizar abrazaderas de reparación.
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.