¿Por qué la técnica de relining es el método NO-DIG de sustitución de tuberías más extendido?

¿Por qué la técnica de relining es el método NO-DIG de sustitución de tuberías más extendido?

17/06/2016

¿Por qué la técnica de relining es el método NO-DIG de sustitución de tuberías más extendido?



Autor: Arístegui Maquinaria

Blog: aristegui.info/blog


Antecedentes

 
Las técnicas de renovación de tuberías sin zanja (conocidas también como NO-DIG o ‘trenchless’ en inglés) han revolucionado el modo en el que se afronta una avería o la sustitución de una red en las ciudades modernas.
 
Con numerosos servicios en marcha al mismo tiempo, un calle de cualquiera de nuestras actuales urbes no puede permitirse la enorme cantidad de contratiempos que suponían las antiguas reparaciones con zanjas, entre ellas los cortes de tráfico, los perjuicios en las calles contiguas, el cierre de calles a los peatones o incluso la interrupción der servicios públicos básicos.
 


¿En qué consiste?

 
De entre todas las técnicas sin zanja, como el ‘pipe-bursting’ y el ‘close-fit’, hay un método de sustitución de tuberías que destaca por ser el más extendido. Se trata del relining, que no es otra cosa que la introducción de una nueva canalización en el interior de la tubería que se desea reemplazar.
 
 


¿Cuáles son sus ventajas?
 

  • Llamada también técnica de entubado simple, el relining una especial utilidad en el caso de que el objetivo sea sustituir las tuberías deterioradas o antiguas por otras, nuevas, sin por ello ampliar el diámetro.
  • Otra de sus grandes ventajas, y motivo de su creciente difusión, es que es más barata que las técnicas de ‘pipe-bursting’ y ‘close-fit’.
  • Este método de sustitución se puede utilizar en tuberías con rangos de diámetros de 100 a 2000 mm, ya cuenten con secciones de forma circular, ovoide o con marcos.
  • El relining permite insertar conducciones nuevas en una extensión longitudinal de hasta 1000 metros.
 


¿Cuenta con variantes?

 
Sí, el relining se puede llevar a cabo con tubería en tramos largos o con tubería de módulos. En el caso de tramos largos, las nuevas conducciones se unen con el método de soldadura a tope.
 
Por lo tanto, se calientan los extremos de los tubos que se van a unir con una placa calefactora que se coloca a una temperatura de entre 210 y 225 °C. Después de ello se imprime la presión necesaria para asegurar la unión. Por último, se produce la inserción con tiro o con empuje.
 
 
 
 
En el caso de tratarse de tuberías con módulos, cada sección del tubo se va instalando e insertando a medida que se va empujando la tubería existente.
 


¿Esta técnica tiene alguna limitación?

 
Esta técnica se usa cada vez más, sobre todo cuando la utilización de agua destinada al consumo y la generación de aguas residuales consiguiente facilita la reducción en la cantidad de agua que hay que transportar.
 
La técnica del relining se limita a tuberías en las que pueda reducirse el diámetro de la tubería anterior en funcionamiento.
 


Limpiar la antigua tubería

 
Con el objeto de disminuir la fricción en la medida de lo posible, es fundamental limpiar la tubería antigua cuando se aplica esta técnica.
 
La forma de hacerlo es eliminar las incrustaciones de la pared, cerrando las brechas de las tomas y utilizando un lubricante que se aplica en la superficie interna. Se puede incluso llegar a decir que la antigua tubería ayuda a la nueva en cuanto a la estructura.
 
 
 
 
Después de deslizada la nueva tubería a su nuevo lugar, el espacio que queda entre ambos tubos se rellena con material alcalino que cuente con características aislantes.
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.


AGUASRESIDUALES.INFO te recomienda...