Salmueras: por qué se producen y cuáles son sus tratamientos

Salmueras: por qué se producen y cuáles son sus tratamientos

29/04/2016

Salmueras: por qué se producen y cuáles son sus tratamientos



Autor: Soluciones Medioambientales y Aguas, S.A

Blog: www.smasa.net/blog


Antecedentes

 
Numerosas industrias generan, durante sus procesos productivos, una alta cantidad de salmueras residuales, es decir, caudales de agua residual no desalinizada, que contiene, por tanto, una concentración en sales muy elevada, además de productos químicos residuales empleados en los diversos procesos. 
 
Es por ello que este tipo de caudales residuales necesitan de una correcta gestión y tratamiento, con el objetivo de evitar cualquier impacto ambiental, ya que su potencial contaminante es alto.
 


¿Cómo se producen las salmueras?

 
Existe una amplia diversidad de procesos que llevan consigo una producción de esta agua salina de carácter residual. Ejemplo de ello son las plantas desaladoras, encargadas de obtener agua dulce, que posteriormente será consumida por el ser humano, a partir de agua de mar. Se trata de un práctica muy desarrollada en zonas con déficit de agua para su abastecimiento. Y en este proceso, además de la obtención de agua potable para consumo o reutilización, se obtiene un caudal de aguas residuales, en el que la concentración de sales es muy alta (más cuanto mayor sea la efectividad del proceso de desalación).
 
Además, hay diversas industrias, como la textil o alimentaria, con procedimientos en los que uso de agua en grandes cantidades es clave. En el primer caso, el de la industria textil, el agua es imprescindible para la creación de tejidos. En concreto, la alta concentración de sal se produce cuando se busca ablandar el agua, algo que también se produce en la industria alimentaria.
 
Para conseguir “ablandar” este agua se lleva a cabo un intercambio iónico que lleva implícito un efluente salino. Además, para teñir las prendas se necesitan sales que ayuden a la correcta pigmentación, y las aguas resultantes del tinte continuarán manteniendo ese nivel de salinidad e impurezas residuales.
 
En el caso de la industria de la alimentación en conserva, la sal ha sido siempre considerado un buen conservante de alimentos para evitar su contacto con microorganismos que puedan echar a perder los productos. Es lo que se conoce como salmuera, que cuenta con alrededor del 20% de concentración de sales, un conservante necesario para multitud de alimentos. En el proceso de salazón estas empresas producen un caudal con importante salinidad, que debe ser igualmente tratado.
 
En el caso de los vertederos de residuos sólidos urbanos (conocidos como RSU), se producen también caudales de agua salina después del tratamiento de osmósis inversa para conseguir un agua pura que poder reutilizar.
 


Tratamientos de las salmueras

 
Es cierto que estos procesos de producción son cada vez más avanzados, y el desarrollo tecnológico ha permitido que se lleven a cabo procedimientos más limpios, donde la contaminación es menor y la reutilización del agua más eficiente.
 
Sin embargo, las salmueras resultantes de todos estos procesos requieren de un posterior tratamiento. Para ello, deben tenerse en cuenta determinados factores: la localización, el nivel del caudal salino, los diversos contaminantes que están presentes en dicha agua, etc.
 

Vertido cero
 
En este sentido, las salmueras pueden tratarse en plantas de vertido cero, cuyo objetivo es reutilizar el agua tras su tratamiento generando así ningún residuo. Se trata de un procedimiento que conecta directamente con el modelo de economía circular que buscar cerrar el ciclo del producto. En este sentido, el vertido cero se lleva a cabo a través de un doble procedimiento en las que el caudal es separado en dos: por un lado, agua de gran calidad, y por otro, las sales que formaban parte de dicho efluente.
 
De este modo, el residuo es inexistente, ya que el agua puede ser reutilizada, del mismo modo que las sales pueden revalorizarse. Gracias a este sistema de vertido cero se consiguen reducir los costes de gestión, al tiempo que permite reducir el volumen de los contaminantes almacenar menos volumen de líquidos contaminantes peligrosos en el propio recinto industrial, reducir el número de transportes de estos residuos minimizando el riesgo de accidentes y consumo de gasóleo.
 

Ósmosis inversa
 
Este paso, gracias a una membrana semi-impermeable que actúa como filtro sólo del agua, permite concentrar la sólidos salinos y obtener así un caudal de agua con una muy baja concentración salina, al dejar pasar el agua limpia aplicando una presión superior a la osmótica (la resultante de esta filtración, que implica un mayor nivel del agua en uno de los dos lados de membrana). Es decir, el agua se traslada desde la columna con contenido sólido disueltos hacia la columna de agua filtrada.
 

Evaporación al vacío
 
A través de este proceso el conjunto salino se concentra, generándose una caudal de agua que puede ser mezclada con la obtenida en la ósmosis inversa. Para ello se utilizan evaporadores o concentradores, para concentrar el residuo, incluso consiguiendo el residuo completamente seco, lo que implica que la evaporación al vacío minimiza el volumen de residuo.
 
El agua se hierve, permitiendo su evaporación y es condensada posteriormente, lo que produce una alta calidad del agua que podrá ser reutilizada en diferentes aplicaciones. En paralelo, la cristalización permitirá obtener el conjunto de sales en formato sólido y seco.
 

Otros procedimientos

Otra posibilidad que incluye el método de evaporación, en este caso en su vertiente secuencial, permitirá obtener materia revalorizable, es decir, podría obtenerse de las salmueras el cloruro de sodio, hidróxido de magnesio, sulfato cálcico, y cloruro cálcico. Finalmente, hay ocasiones en las que las salmueras son tratadas a través del procedimiento de inyección en sondeos profundos (ISP).
 
En estos casos, el caudal residual se inyecta al subsuelo (con capacidad para asumir este caudal hasta que se inocuo) a través de un pozo. Se puede utilizar para gestionar las salmueras, así como otros residuos líquidos, siempre que se determine que no existe impacto ambiental en el subsuelo.
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Política de cookies