Tecnologías blandas: Pozos filtrantes

Tecnologías blandas: Pozos filtrantes

16/05/2014

Tecnologías blandas: Pozos filtrantes



Autor: TECDEPUR Ingeniería

Blog: www.tecdepur.com

Pozos Filtrantes

Los pozos filtrantes pueden construirse en aquellos casos en los que el nivel freático es  mayor a 4 metros, ya que en esta situación los pozos alcanzan su rendimiento óptimo. Las características de los pozos filtrantes (número de pozos, diámetro y altura) dependen de los litros de vertido por habitantes-equivalente y día. Los pozos se pueden situar en pequeños espacios abiertos o cubiertos, además este sistema se puede combinar con otras técnicas como zanjas filtrantes o lechos filtrantes, obteniendo un mayor rendimiento de depuración.

Los pozos filtrantes solo se usan en instalaciones en zonas del Sureste español (Almería) ya que necesitan grandes profundidades y estar alejados de las aguas subterráneas. En estos pozos la superficie vertical filtrante es mucho mayor que la superficie horizontal filtrante.

El problema que existe con el uso de esta técnica, es el desconocimiento que existe acerca de su funcionamiento hidráulico y la falta de criterios de diseño.


Aplicaciones de esta técnica

Esta técnica puede ser aplicada en zonas en las cuales el estrato superior de suelo es poco permeable, como es el caso de zonas altamente urbanizadas, o de superficies del terreno impermeabilizadas, pero que tienen capacidades importantes de infiltración en las capas profundas del suelo. Además es una [negrita]técnica recomendable para depurar las aguas residuales de los pequeños municipios o comunidades.


Tratamiento

El agua a tratar se somete primero a un pretratamiento (desbaste) y a un tratamiento primario (fosa séptica o tanque Imhoff), para posteriormente aplicarla al terreno por debajo de la superficie. La depuración de las aguas residuales se consigue mediante el conjunto de procesos físicos, químicos y biológicos, que tienen lugar en su discurrir a través del terreno. La capacidad de infiltración del terreno es el parámetro clave para el dimensionamiento de este tipo de sistemas de depuración, descartándose aquellos suelos de naturaleza excesivamente permeable o impermeable. La aplicación del agua residual al suelo debe realizarse de forma intermitente, para permitir la necesaria aireación del terreno, imprescindible para la degradación bacteriana vía aerobia.


Estos sistemas presentan una serie de ventajas e inconvenientes:


Ventajas

- Se obtiene una mayor calidad del efluente con respecto a las zanjas y lechos filtrantes.

- Requiere menor superficie de terreno para su implantación que los lechos y zanjas filtrantes.

- Disminuyen la escorrentia superficial originada por otras aguas.

- Permiten las recargas de los acuiferos subterraneos.

- Puede ser aplicada en zonas donde el estrato superior es poco permeable, pero que tienen importantes capacidades de inflintación en los estratos más profundos del suelo.

- Es posible combinas pozos filtrantes con otras técnicas como zanjas, lechos filtrantes o filtros de arena.

- Se pueden integrar en condiciones urbanas restringidas ya que son poco visibles, no presentan limitaciones topográficas y ocupan poca superficie.
 

Inconvenientes

- Mayor coste de construcción que los lechos y zanjas filtrantes.

- Tienen que estar alejados de los lugares con aguas subterraneas, ya que pueden contaminarlas.

- Requieren grandes profundidades. 

- Presentan un gran riesgo de colmatación.

- Son de difícil mantenimiento y monitoreo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Política de cookies