Blog

Los post más interesantes del sector

Blog
Tensión en África: La Presa del Gran Renacimiento Etíope

07/02/2020

Tensión en África: La Presa del Gran Renacimiento Etíope



Autor: LOCKEN

Blog: www.locken.es

 
A 15 km de la frontera entre Etiopía y Sudán se está levantando la que será la presa más larga de África y la de mayor potencia hidroeléctrica instalada (7ª del mundo). Una infraestructura que traerá gran prosperidad a la región, pero que también es ya una gran fuente de conflicto.
 


Las guerras del agua

 
Según el informe de 2018 de Naciones Unidas sobre acceso al agua, en el período 2010–2018 (hasta mayo de 2018) hubo 263 conflictos registrados (123 con el agua como detonante, 29 como arma y 133 como víctima).
Existen muchos puntos de potenciales conflictos, ya que hay 286 ríos internacionales y 592 acuíferos transfronterizos compartidos por 153 países (ONU, 2018a). Al fin y al cabo, la naturaleza no entiende de líneas dibujadas en un mapa.
 
El río Nilo, hasta hace no muchos años el considerado rio más largo del mundo (hoy superado por el Amazonas) es un claro ejemplo de ello.
 
Con una longitud de 6.853 km, recorre 11 países con un total de 500 millones de habitantes. Y todo ello en una zona de países en vías de desarrollo que en un futuro pretenderán hacer uso de sus recursos naturales (como las aguas del Nilo) para producir alimentos y energía.
 
En medio de esta situación se está construyendo una infraestructura que amenaza con desestabilizar la zona, especialmente entre Etiopía y Egipto.
 
 
 
 
Y es que es este último, Egipto, el que teme que una reducción del caudal de agua que le llega por el Nilo (el 86% procede del Nilo Azul) le haga perder recursos hídricos, capacidad de generación de energía hidroeléctrica y millones de puestos de trabajo.
 
Sudán, aunque está directamente aguas abajo, es más favorable a la presa como veremos más adelante.
 


Una infraestructura colosal

 
Antes de entrar a fondo en el conflicto, vamos a ver un poco más cómo es esta impresionante infraestructura que se empezó a construir en 2011 y que se estima que a día de hoy se encuentra al 60% de construcción.
 
 
Vista aérea de las obras en 2017. Fuente Studio Pietrangeli
 
 
Una presa que tiene como única función generar energía hidroeléctrica. Según el gobierno etíope, no se usará esa agua para nuevos regadíos, por lo que el volumen de agua que circule por el río, y que llegará a Egipto, no se verá disminuida.
 
Pero hay voces que dicen que la capacidad de almacenamiento es demasiado grande para la potencia instalada y los caudales circulantes en el río en ese punto, lo que hace sospechar de que en un futuro se pueda usar para otros fines.
 


El Nilo azul y el Nilo blanco

 
A la altura de la capital de Sudán, Jartum, confluyen los dos Nilos; el Nilo Blanco, más largo y que sube hasta su nacimiento en el rio Kagera; y el Nilo Azul, más corto, que nace en el Lago Tana en Etiopía.
 
 
Confluencia del Nilo Blanco (dcha) y Nilo Azul (izq) en Jartum, capital de Sudán
 
 
Este Nilo Azul, aunque más corto, aporta el 86% del caudal que llega a Egipto, un dato clave para este conflicto.
 
Y apenas a 15 kilómetros de la frontera entre Etiopía y Sudán, se erige esta mastodóntica infraestructura.
 
 
Vista aérea de las obras en 2017. Fuente Studio Pietrangeli
 

Algunos números

 
La infraestructura se compone de dos estructuras distintas. El cuerpo principal de la presa, donde se instalarán las turbinas hidroeléctricas, situada sobre el cauce del río; y un gran dique que evitará que el agua del futuro embalse se escape por el sur.
 
 
 
 
Mientras que la presa principal está construida con hormigón compactado con rodillo, el dique está formado por roca y recubierto por una losa de hormigón.
 


La presa principal

 
Los números son impresionantes. Con una longitud de 1.8 km será la más larga de África y sus 6.000 megavatios de potencia hidroeléctrica instalada la convertirán en la mayor de África y 7ª del mundo. Ella sola tendrá más de 1/3 de la potencia total instalada en España (17.025MW, Red Eléctrica Española, 2016).
 
El aliviadero principal tendrá la capacidad suficiente para aliviar un caudal equivalente al caudal máximo que se espera cada 500 años (periodo de retorno) en la desembocadura del río Ebro, el río más caudaloso de España (14.359 m3/s en Tortosa, CH Ebro).
 
 
 
 
Aunque ligeramente más pequeña que la famosa Presa de la Tres Gargantas china, prácticamente doblará tanto su superficie inundada como su capacidad de almacenamiento.
 


El dique

 
El dique en el extremo sur, con sus 5 km de longitud, es una estructura mucho más simple, pero igualmente espectacular. Y en volumen es un 50% más grande que la presa principal.
 
 
  Imágenes aéreas del dique. Fuente: Studio Pietranelli
 
 
Se puede observar a los operarios trabajando en la solera de hormigón que recubre el dique para tener una mejor perspectiva de la escala.
 
Es difícil hacerse una idea de la magnitud de la obra, pero con este espectacular vídeo a vista de dron es mucho más fácil.
 
Esta infraestructura, junto con otras presas hidroeléctricas del país (como la Gilgel Gibe III), pretenden transformar al país, exportando electricidad a otros países africanos e incluso a Europa.
 


¿Cómo afecta la presa a los demás países del Nilo?

 
Se podría pensar que los dos únicos que tiene algo que decir sobre la presa que está llevando a cabo Etiopía, son los situados aguas abajo: Sudán y Egipto. Pero existe la llamada Iniciativa de la Cuenca del Nilo, conformada por todos los 11 países ribereños, y por la que tiene que pasar cualquier acuerdo en cuanto a la explotación del río.
 
Aunque Egipto salió en el año 2000 de esta iniciativa, cuando se planteó renegociar el tratado de distribución hídrica, vigente desde 1959, su acuerdo sigue siendo imprescindible.
 


Sudán: El mayor beneficiado

 
Aunque en un principio se mostró preocupado y un tanto reacio a la presa, la perspectiva de un Nilo con unos caudales más regulados, que eviten las dañinas crecidas, y una electricidad barata proveniente de la presa, hacen que a día de hoy se muestren muy a favor.
 
Un hecho que hace pensar en el posible desarrollo que puede llegar a la zona, es la compra en estos últimos años de enormes extensiones de tierras para cultivo por parte de compañías privadas y de estados como Turquía o Emiratos Árabes.
 


Egipto: El principal enemigo

 
Para Egipto, el Nilo es literalmente la vida. Un inmenso desierto que solo está habitado en el 5% de su extensión, lo que baña el Nilo.
 
Bebe de él, se alimenta de él y extrae su electricidad de él. Por eso la presa de Asuán es tan importante para Egipto, y por eso cualquier cosa que pueda afectar a sus aguas, es un asunto de seguridad nacional.
 
 
Niños bañándose en el río Nilo en Egipto. Fuente: Hidrología Sostenible
 
 
Entre el 90-95% del agua que consume proviene del río, y de esa, el 86% procede del Nilo Azul. Según cálculos del gobierno egipcio, un descenso del caudal del Nilo en un 2% repercutiría en una pérdida de 1 millón de empleos.
 
Otro aspecto crucial es la electricidad. Con la presa de Asuán como principal fuente de electricidad barata, se estima que con una reducción de la producción de un 10% y el aumento que se prevé del consumo en otro 10%, entraría en déficit energético y tendría que importar energía, lo que supondría un gran golpe a su economía.
 
Ya en 1979, Anwar el Sadat, primer ministro Egipcio declaró: “Lo único que podría lleva a Egipto otra vez a la guerra es el agua”
 
No es de extrañar que este sea un gran motivo de preocupación.
 
Según papeles revelados por wikileaks, se estaban planeando posibles ataques contra una hipotética presa antes de su construcción.
 
Como en este correo electrónico proveniente de las fuerzas de seguridad egipcias:
 
6 de enero de 2010
 
< La cooperación militar que estamos discutiendo es para una situación de emergencia, pero no creo que eso suceda todavía. No habrá una guerra. Si estalla una crisis, enviaremos un avión para bombardear la presa y volver en un día, así de simple. O podemos enviar nuestras fuerzas especiales para bloquear / sabotear la presa. Pero no optamos por la opción militar.
 
Esto es solo planificación de contingencia. Podemos recordar una operación que hizo Egipto a mediados de la década de 1970, creo que en 1976, cuando Etiopía intentaba construir una gran presa. Volamos el equipo mientras viajaba por mar a Etiopía. Un útil caso de estudio >
 


Una aliada inesperada: La primavera árabe

 
La presa comenzó su construcción en abril de 2011, justo cuando estalló en muchos países, y entre ellos Egipto, la llamada primavera Árabe.
 
 
Plaza Tahir, El Cairo. Febrero de 2011. Fuente
 

La revolución que prometía prosperidad dio paso a años de gran inestabilidad, cambios de gobierno, un golpe de estado…
 
Y parece ser que de esta inestabilidad se aprovechó Etiopía (se sospecha que intencionadamente) para comenzar las obras. Egipto tenía bastantes problemas como para preocuparse demasiado de lo que pasaba a 1.200 km de su frontera.
 


Negociaciones

 
En 2015, en una conferencia entre Egipto, Sudán y Etiopía, se realizo una prometedora declaración de principios. En ella, se proclamaba la igualdad de derechos sobre las aguas del Nilo que pasan por Sudán, a partes iguales (anteriormente Sudán sólo tenía derecho al 25% y Egipto el 75%).
 
Egipto reconoció los derechos de Etiopía para explotar el Nilo, mientras que Etiopía se comprometió a que la presa no causaría ningún daño a Egipto.
 
Todo parecía que iba por buen camino, al menos, no muy malo. Y en especial con la llegada al poder del primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed Ali, que ha revolucionado el país y ha terminado con 20 años de estado de guerra con la vecina Eritrea, por lo que ha sido galardonado con el premio Nobel de la paz 2019.
 
 
Abiy Ahmed Ali recibiendo el Premio Nobel de la Paz, Estocolmo 2019. Fuente
 
 
Pero, aunque todas las partes siguen insistiendo en que no habrá ningún tipo de conflicto, al menos armado, los acuerdos siguen sin llegar.
 
En octubre de 2019 Egipto pidió una intermediación internacional, algo que Etiopía defiende que no es necesario.
 


Futuro incierto

 
Existen aún muchas incógnitas sobre el futuro, como qué pasará durante el llenado de la presa, que Etiopía la establece en 3 años y Egipto de 7-15 años. En este proceso, los caudales que lleguen a Egipto se verán irremediablemente reducidos.
 
O como afectará a todo esto el cambio climático y los cambios en los patrones de lluvia.
 
Y todo ello en una zona altamente inestable. Más que nunca, la diplomacia y el derecho internacional deben hacer su trabajo.
 
Esperemos que más que un foco de tensión, este gran proyecto se convierta en un foco de prosperidad para todos los países de la cuenca del Nilo.
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies