Usos y beneficios de las aguas pluviales

26/07/2019

Usos y beneficios de las aguas pluviales



Autor: AQUA ESPAÑA

Blog: www.aquaespana.org

  • Julio Payo - Responsable Techneau España, empresa asociada a AQUA ESPAÑA y miembro de la Comisión Secotiral de Aguas Grises y Pluviales de AQUA ESPAÑA
 

Antecedentes

 
Aunque nuestra memoria olvide rápidamente un periodo de sequía en cuanto reaparece la lluvia, e, igualmente, olvidemos las inundaciones sufridas cuando vuelve a salir el sol, los daños sufridos por una u otra debería llevarnos a recapacitar que debemos y podemos aplicar los medios técnicos ya existentes para reducirlos o eliminarlos, aprovechando y/o regulando el agua de lluvia.
 
El avance de nuestra sociedad nos ha llevado a una creciente impermeabilización de superficies, grandes viales como autopistas, carreteras, calles, la construcción de edificios de viviendas o industrias, impiden la filtración natural del terreno, llegando a generar inundaciones en periodos de alta intensidad pluviométrica.
 
Contamos con tecnología que nos permite almacenar, filtrar, aprovechar y/o verter de forma laminada (regulada) el agua de lluvia. Podemos aprovecharla, sí, para ello debemos diferenciar su procedencia, tratamiento y destino final.
 
El agua de lluvia puede ser más o menos limpia, dependiendo de la superficie por la que haya discurrido, así como de su ubicación geográfica, debido, entre otros, a la contaminación atmosférica que pueda arrastrar.
 
Por lo que debemos diferenciar las aguas pluviales procedentes de las cubiertas de edificios, de las aguas recibidas en los viales, entendiendo por tales las calles, carreteras, autopistas, etc.
 


Aguas pluviales procedentes de los viales

 
Hablemos en primer lugar de estas últimas, las aguas pluviales procedentes de los viales.
 
No deben aprovecharse ni en el interior de los edificios ni en el riego, debido al tipo de contaminantes que arrastran, metales pesados e hidrocarburos, entre otros.
 
En este caso sí es importante el pretratamiento de las mismas antes de que continúen su ciclo natural e, incluso, la regulación o laminación para evitar y/o reducir posibles inundaciones aguas abajo.
 


Aguas pluviales procedentes de cubiertas o terrazas

 
Y sí, podemos aprovechar las aguas procedentes de las cubiertas o terrazas, siempre que los materiales constructivos utilizados para la recepción y canalización del efluente no aporten contaminantes que impidan su utilización (ver “Guía Técnica de Aprovechamiento de Aguas Pluviales en Edificios”).
 
El uso del agua de lluvia procedente de dichas cubiertas, reduce los posibles efectos negativos generados por la impermeabilización de grandes superficies, como por ejemplo, en las ciudades.
 
Para su aprovechamiento debemos tener en cuenta la normativa existente en la población en la que nos encontremos, las distintas administraciones pueden, p.ej., no incluir la lavadora como posible uso final para el agua pluvial aprovechada.
 
Citaré distintos usos posibles del agua pluvial, sin olvidar nunca que debemos informarnos previamente de cuál es la normativa existente, y aplicar el pretratamiento adecuado según el uso final al que se destine dicha agua.
 


¿Dónde podemos aprovechar el agua pluvial?

 
En cisternas de inodoros, lavadoras (previa confirmación con la administración competente y, posiblemente, con la necesidad de un tratamiento complementario), lavado de suelos, riego de jardines, lavado de vehículos o depósitos contra incendios.
 
Los primeros minutos del agua de lluvia arrastran la mayor parte de los contaminantes presentes en las superficies, de ahí la importancia de contar con los medios necesarios para evitar que dichos contaminantes queden almacenados en los depósitos de acumulación.
 
Para ello contamos con distintos sistemas de filtración que permiten evitar la entrada partículas de mayor o menor tamaño en éstos, como restos de hojas, plásticos, etc.
 


Ahorro semanal

 
¿Cuántos litros de agua potable podemos ahorrar en una semana, con la repercusión económica y medio ambiental que ello significa? Busquemos el equilibrio entre nuestras necesidades de agua pluvial aprovechada y el volumen almacenado, para no encarecer innecesariamente los costes de pretratamiento, si estos fuesen necesarios.
 
Conozcamos a continuación cual es el consumo de agua potable utilizada en algunas de las aplicaciones anteriormente citadas.
 
 
 
 
Como han podido comprobar con los datos antes citados, la menor utilización de agua potable no solamente conlleva la reducción económica de la factura del agua, sino también el volumen de m3/año consumidos, lo que podría significar un cambio, desde el punto de vista de la autorización medio ambiental, en el tipo de industria, pasando a pertenecer, posiblemente, a una categoría inferior a la que se encuentre en la actualidad.
 
Sin olvidarnos, por supuesto, del respeto medio ambiental demostrado al aplicar los medios técnicos disponibles en la reutilización de las agua pluviales y la reducción del consumo de agua potabilizada.
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario
29/07/2019
LSH escribió:
Estoy totalmente de acuerdo y parece mentira que las Administraciones no tomen conciencia del grave problema que supone una sequía, sobre todo si eso conlleva gasto municipal. Parece ser que priman las zonas verdes en los municipios más que las necesidades de las personas, máximo si tenemos en cuenta que están las carreteras más llenas de agua (por mala regulación de aspersores) que las zonas verdes de cualquier municipio. Ojalá hubiera más vigilancia y optimización de los recursos naturales de lo que observamos a día de hoy, en demasiados municipios, y primara el bienestar de las personas, que es mucho más importante.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies