Entrevistamos a Ignacio Pastor de la empresa FACSA, responsable técnico del proyecto MAGNOX “Proceso de oxidación avanzada vehiculado por micropartículas magnéticas”

Entrevistamos a Ignacio Pastor de la empresa FACSA, responsable técnico del proyecto MAGNOX “Proceso de oxidación avanzada vehiculado por micropartículas magnéticas”

24/09/2015

Entrevistamos a Ignacio Pastor de la empresa FACSA, responsable técnico del proyecto MAGNOX “Proceso de oxidación avanzada vehiculado por micropartículas magnéticas”



El objetivo general del proyecto MAGNOX, liderado por el área de residuales de la empresa FACSA de Grupo Gimeno, es el desarrollo de un nuevo proceso foto-oxidativo aplicado a la desinfección y eliminación de sustancias prioritarias en aguas residuales.
 
Este nuevo proceso está compuesto por un reactor UV que actúa conjuntamente con novedosas micropartículas magnéticas inertes que soportan TiO2, con el objetivo de mejorar el rendimiento de otros procesos existentes respecto a su eficiencia en el tratamiento terciario y desinfección del agua residual tratada, así como en la eliminación de sustancias prioritarias y contaminantes emergentes.
 
Ignacio Pastor, coordinador de las EDAR gestionadas por FACSA en la región de Murcia y Alicante, y responsable del proyecto MAGNOX, nos comenta los detalles de este proyecto de I+D+i.
 
 

Ignacio, ¿en qué ha consistido principalmente el proyecto MAGNOX liderado por Facsa en la región de Murcia?

 
Murcia, es una región que presenta un importante déficit de agua, y por lo tanto, en la zona, existe una importante sensibilidad sobre el uso que se hace de la misma.
 
Con el objetivo de evolucionar los actuales sistemas de tratamiento UV, surgió el proyecto MAGNOX, el cual consiste  en desarrollar un nuevo proceso de desinfección y eliminación de microcontaminantes de las aguas residuales, implementable como tratamiento terciario en una EDAR y de este modo poder reutilizar el agua para riego, limpieza viaria, etc. La aplicación de la tecnología se centra también en el sector industrial, donde la tecnología tiene un enorme potencial para la eliminación de DQO difícilmente biodegradable, que no puede ser degradada en procesos biológicos.
 
Para ello, primero fue necesaria la síntesis de las micropartículas magnéticas recubiertas de dióxido de titanio de bajo coste, que se utilizaron en suspensión dentro de un reactor ultravioleta, llevando a cabo estudios de la actividad fotocatalítica de estas partículas tanto a escala laboratorio como pre-industrial, estudiando la degradación de contaminantes persistentes y la eliminación del parámetro microbiológico Escherichia Coli.
 
 

Piloto del proyecto MAGNOX

 

 

¿Cuáles han sido los principales resultados obtenidos con el desarrollo de este proyecto?, ¿se han cumplido finalmente las expectativas iniciales Ignacio?

 
Los resultados obtenidos durante la ejecución del proyecto, demuestran que las micropartículas magnéticas sintetizadas en combinación con la radiación UV, presentan actividad fotocatalítica frente a los contaminantes modelo y reales seleccionados para determinar la efectividad del proceso a escala laboratorio y pre-industrial. De entre los contaminantes modelo seleccionados, destacan el acetamiprid (insecticida) y la amoxicilina (antibiótico). De la misma forma, se observa una importante mejora en la eliminación del patógeno Escherichia Coli, en relación a los estudios realizados utilizando solamente tecnología UV.
 
De igual modo es importante resaltar que gracias al núcleo magnético de las partículas sintetizadas es posible su posterior recuperación, haciendo uso de una trampa magnética, permitiendo reintroducirlas en el sistema sin disminuir su efectividad, tal y como se ha demostrado en el proyecto.
 

 

¿Cuál ha sido el periodo de vigencia y cómo se ha financiado?

 
El proyecto “Nuevo proceso de oxidación avanzada vehiculado por micropartículas magnéticas”, con nº de expediente IDI-20131105 y un período de ejecución de 2 años (2013-2015), fue financiado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).
 

 

¿Qué empresas y organismos habéis formado parte del consorcio para llevar adelante este proyecto de investigación?

 
MAGNOX, es un proyecto que ha llevado a cabo la empresa FACSA con la subcontratación de diferentes entidades como por ejemplo: el laboratorio IPROMA acreditado por ENAC (análisis de contaminantes modelo), el Instituto de Tecnología Cerámica de la Universitat Jaume I de Castellón (desarrollo de las micropartículas magnéticas) y el departamento de Ingeniería Textil y Papelera de la Universitat Politécnica Superior de Alcoy (estudios a escala laboratorio).
 
Para la ejecución de las actividades previstas en el proyecto, ha sido muy importante la disposición de ESAMUR en cuanto al uso de sus instalaciones para el desarrollo de las actividades, así como el seguimiento y valoración técnica de los resultados que se iban obteniendo.
 
También se ha contado con el apoyo de empresas interesadas en el proyecto como Aquabona, expertos en tratamiento y desinfección del agua, quienes nos ayudaron en el diseño y selección del equipo de radiación UV.
 
 

Equipo de trabajo del proyecto MAGNOX

 

 

¿Cuándo crees que será posible ver en plantas reales la tecnología desarrollada en el proyecto MAGNOX?

 
Hasta el momento, se ha comprobado la eficacia de MAGNOX para la eliminación de contaminantes modelo y de Escherichia Coli, con una planta piloto desarrollada a escala pre-industrial. Para la implantación del proceso MAGNOX en depuradoras, es necesario dar un salto más de escala e introducir las modificaciones que hemos visto necesario desarrollar conforme avanzábamos en el procedimiento experimental.
 

 

Para finalizar Ignacio, ¿en qué otros proyectos de I+D+i para el sector del tratamiento del agua se encuentra trabajando en este momento vuestra empresa?

 
 
En la actualidad, estamos abordando diferentes proyectos de investigación y desarrollo en colaboración con empresas, Universidades y Centros de Investigación. Estos proyectos abordan temáticas como por ejemplo, digestión anaerobia, simulación hidráulica de procesos, procesos de oxidación avanzada, tecnología de membrana, etc.
 
En línea con el objetivo de MAGNOX, desde FACSA se está trabajando en el proyecto CLEANCER “Desarrollo de soportes cerámicos fotocatalíticos para la descontaminación de aire y agua fabricados por procesos escalables a la industria” en colaboración con el Instituto de Tecnología Cerámica de la UJI y la empresa KEROS Cerámica, S.A y cuya diferencia principal respecto a MAGNOX radica en la síntesis del fotocatalizador y en su aplicación como recubrimiento sobre un sustrato cerámico.
 
Recientemente, la Comisión Europea, en el marco de H2020 nos ha financiado el proyecto REMEB. El proyecto lo conformamos 11 socios de siete países diferentes, siendo FACSA el coordinador del proyecto. En esta línea, el aspecto más innovador del mismo es el desarrollo y validación a escala real de un MBR con membranas inorgánicas fabricadas a partir de residuos de cerámicas y de procesos agroindustriales, que en la actualidad no se aprovechan en procedimientos similares. En este sentido, la validación de dicho MBR se realizará en la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Aledo, Murcia. De entre las entidades que colaboran en el proyecto, destacan a nivel estatal ESAMUR, el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC), IPROMA y el Consejo de Cámaras de Comercio.
 
 

Muchas gracias Ignacio

 
 
Más información sobre el proyecto MAGNOX en www.facsa.com
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Política de cookies