Entrevistamos a Marc Moliner, Jefe de la sección de biosólidos de la ACA, con motivo de la "VI Jornada de Gestión y Tratamiento de Lodos de EDAR"

Entrevistamos a Marc Moliner, Jefe de la sección de biosólidos de la ACA, con motivo de la "VI Jornada de Gestión y Tratamiento de Lodos de EDAR"

25/11/2015

Entrevistamos a Marc Moliner, Jefe de la sección de biosólidos de la ACA, con motivo de la "VI Jornada de Gestión y Tratamiento de Lodos de EDAR"



La gestión y tratamiento de lodos de estaciones de depuradora es un tema que sigue suscitando continuo interés tanto en el mundo industrial como en el científico. Reflejo de ello es el aumento de las publicaciones en revistas científico-técnicas que han ido creciendo paulatinamente en los últimos tiempos llegando a más de 600 artículos/año en el último trienio.
 
Debido a este interés, desde la Universidad de Barcelona, se viene organizando desde hace más de 10 años, la "Jornada sobre Gestión y Tratamiento de Lodos de EDAR", que alcanza este año su VI Edición y que se celebrará el 25 de Noviembre en Barcelona.
 
Por este motivo hemos entrevistado a Marc Moliner, Ingeniero Industrial y con experiencia tanto en el sector público como en el privado, lleva más de 16 años trabajando en la gestión de biosólidos y desde el 2005 como Jefe de Unidad de Biosólidos de la Agencia Catalana del Agua, haciendo tareas de planificación y coordinación de la gestión de lodos en Cataluña.
 


Marc, ¿cómo valoras la actual situación de la gestión de lodos en España en general y en Cataluña en particular?

 

En España se generan cada año más de 4 millones de toneladas de lodos de depuración de aguas residuales urbanas. Los lodos son  fruto de la actividad humana y se erigen como el segundo flujo de residuos de origen doméstico. La gestión de esta ingente cantidad de residuo se viene realizando de manera sostenible, sin incidencias destacables. Esta realidad pone de manifiesto que la gestión de lodos se desarrolla de manera satisfactoria. La mayor parte del lodo que se genera se consigue valorizar, principalmente en provecho de la agricultura. Esta práctica se enmarca en los principios de aprovechamiento de recursos que enuncia la economía circular, promovida por la Unión europea.

 
Sin embargo, la situación descrita responde a un equilibrio sensible a factores diversos que se encuentran en constante evolución. Los condicionantes más importantes  a la gestión del lodo son de tipo económico y los relativos a la sensibilidad social. La crisis económica ha reducido drásticamente las dotaciones presupuestarias destinadas al saneamiento, en general, y a la gestión de lodos, en particular. De manera inversa, la sensibilidad social respecto a la gestión de los residuos se ha incrementado. Así pues, es necesario que el conjunto de la sociedad, responsable de la producción de este residuo, realice una reflexión sobre los procedimientos de su gestión y asuma la necesidad de dotar de las partidas presupuestarias necesarias para que ésta se realice en las condiciones que se consideren más adecuadas.
 
En el caso particular de Cataluña, la totalidad del lodo recibe algún tipo de tratamiento antes de su destinación final, que consiste, de manera mayoritaria, en su valorización material y/o energética.
 


¿Crees que ha aumentado o disminuido la producción de lodos en los últimos años en nuestro país?


A nivel español la producción ha crecido por la implantación de nuevas depuradoras. En cambio, en Cataluña durante los últimos años se ha experimentado un ligero descenso sostenido de la generación. Las razones de esta reducción pueden ser diversas, pero la que parece más probable es la asociada al descenso de la carga de origen industrial, por la mejora de los procesos de las actividades, por el resultado de la acción del control sobre los vertidos y por los efectos de la crisis económica.  
 


Marc, desde tu punto de vista, ¿qué futuro contemplas para los tratamientos térmicos en general?

 
En el actual escenario normativo y de precios del mercado de gestión los tratamientos térmicos únicamente resultan viables económicamente para dar respuesta a situaciones puntuales de gran intensidad de generación o para el tratamiento adecuado del lodo que no puede ser valorizado agronómicamente. Existe también la posibilidad de utilizar este tipo de tratamiento utilizando fuentes de calor renovables  o residuales  –como la radiación solar o excedentes térmicos de procesos industriales o de incineración de residuos–. 
 


¿Piensas que la aplicación en agricultura se volverá más exigente?

 
Cabe esperar que paulatinamente se aplique una mayor exigencia en los criterios de valorización agronómica del lodo para dar respuesta a la necesidad de conciliar el mantenimiento de los beneficios de esta vía de gestión con la garantía de seguridad ambiental y sanitaria de la misma. El propio sector del saneamiento está comprometido en este objetivo.
 
A nuestro parecer, la aplicación de condiciones más restrictivas en la gestión del lodo debería fundamentarse en argumentos con una base científica y atender a los resultados de estudios de análisis de riesgo. Idealmente los criterios de gestión deberían resultar de un compromiso entre los requerimientos de calidad del lodo, su uso final y los procedimientos de gestión. 
 


Y la digestión anaerobia, ¿se ve comprometida por el nuevo decreto sobre autogeneración?

 
En absoluto. La digestión anaerobia es un proceso destinado a la estabilización del lodo. La digestión permite mejorar la calidad y reducir la cantidad del lodo producido. Este es su objetivo principal. Complementariamente, el proceso de digestión anaerobia conlleva asociada la generación del biogás fruto de la descomposición de la materia orgánica del material. Este biogás es un recurso que, por razones ambientales y de eficiencia energética, es necesario aprovechar. La cogeneración de energía eléctrica es la vía óptima para la valorización del biogás.
 
Lamentablemente las restricciones a la autogeneración recientemente aprobadas se añaden a las derivadas de la tributación del biogás como combustible y pueden afectar a la valorización del biogás, comprometiendo la implantación de nuevas plantas de aprovechamiento del mismo. Este hecho puede provocar el malbaratamiento del biogás como recurso, pero no compromete el funcionamiento ni las destacables ventajas que aporta la digestión en la línea de fangos de las depuradoras que disponen de este tipo de tratamiento.
 


Para finalizar Marc, ¿cómo valora las "Jornadas sobre Gestión y Tratamiento de Lodos de EDAR"que organiza la Universidad de Barcelona y su participación?

 
Las Jornadas de gestión de lodos que organiza la Universidad de Barcelona se han convertido en el punto de encuentro de referencia del sector. Estas jornadas permiten actualizar el estado de la gestión de lodos tanto a nivel estatal como a nivel europeo y posibilitan el intercambio de información entre los distintos entes implicados en esta actividad tan importante para el conjunto de la sociedad.
 
La gestión de lodos constituye una componente indisoluble del saneamiento. Dicho en otras palabras, la depuración del agua residual termina con la correcta gestión del lodo, sin la cual la primera no se podría llevar a cabo. El aumento de conocimiento sobre el material así como de sus posibilidades de tratamiento y destinación permite  mantener la mejora continua de la gestión. 
 


Muchas gracias

 

Más información sobre las VI Jornadas de Tratamiento y Gestión de Lodos en http://www.ub.edu

 


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.