Jesús Jiménez, director técnico de SOIL Aguas, nos comenta los proyectos relacionados con el tratamiento del agua en los que se encuentran trabajando

Jesús Jiménez, director técnico de SOIL Aguas, nos comenta los proyectos relacionados con el tratamiento del agua en los que se encuentran trabajando

15/10/2015

Jesús Jiménez, director técnico de SOIL Aguas, nos comenta los proyectos relacionados con el tratamiento del agua en los que se encuentran trabajando



El Grupo SOIL es un grupo de empresas especializado en el tratamiento de aguas, residuos y servicios de consultoría e ingeniería, relacionados con el medioambiente. Adicionalmente ofrece los servicios que complementan estas actividades.
 
Trabaja para el sector privado en proyectos de energía, mina, oil & gas e industriales (agroalimentario, industria pesada, papel, vídrio...). En el ámbito público aborda, principalmente la gestión de residuos, actividades de consultoría y plantas de tratamiento de aguas.
 
Grupo SOIL cuenta con más de 20 años de experiencia trabajando en el sector del medio ambiente, lo que ha dotado a la compañía de un marcado carácter tecnológico que traslada a las soluciones que plantea a sus clientes.
 
Jesús Jiménez, director técnico del área de Aguas, nos comenta en esta entrevista los proyectos relacionados con el tratamiento del agua en los que la empresa se encuentra trabajando actualmente.
 

 

Jesús, en relación al tratamiento del agua, en el que vuestra empresa es todo un referente desde hace más de 20 años, ¿a qué tipo de actividades prestáis servicio?

 
En Grupo Soil atendemos a la práctica totalidad de sectores industriales; sector energético, minero, agroalimentario, residuos etc… además contamos con una línea de agua urbana y un departamento de Servicios de Operación y Mantenimiento de plantas.
 
Nuestra actividad en cada uno de estos sectores no solo se ha limitado al tratamiento de aguas residuales, sino que en aquellos casos en los que la industria lo ha requerido, también hemos abordado la problemática del tratamiento de las aguas de aporte para conseguir una calidad adecuada a la necesidad del proceso productivo, la reutilización de las aguas residuales ya tratadas, o incluso la optimización de los ciclos de agua dentro de los procesos productivos.
 
Estamos capacitados para ofrecer toda la cadena de servicios, desde el diseño conceptual inicial hasta la operación integral de las plantas, pasando por el habitual contrato de llave en mano. Somos muy flexibles a la hora de adaptarnos a las necesidades de servicios que cada cliente y proyecto particular demandan, Grupo Soil somos pioneros en el sector y contamos con más de 500 referencias.
 
 

¿De qué tipo de soluciones técnicas disponéis en el Grupo SOIL para llevar a cabo los proyectos de tratamiento de aguas residuales industriales?

 
 
El perfil de Grupo Soil no es el de una empresa monoproducto que intenta adaptar la necesidad del proyecto a las características de su producto, sino que disponemos de una gran variedad de soluciones tecnológicas, de las que conocemos sus campos de aplicación, ventajas, desventajas, costes de inversión, costes de explotación, procedimientos de operación y mantenimiento, y lo que es casi más importante, su comportamiento e interrelación con otras soluciones tecnológicas para conformar una línea de tratamiento que nos permita a nosotros adaptarnos a las verdaderas necesidades del proyecto, y no al revés. Es decir, al igual que perseguimos la flexibilidad de los servicios que ofrecemos, también buscamos la flexibilidad de nuestros productos, de forma que el objetivo sea la satisfacción total de los requerimientos del proyecto.
 
 

Otro de los puntos fuertes del Grupo SOIL es el tratamiento de aguas de alta carga contaminante ¿cómo resumirías vuestra experiencia en este tipo de proyectos?

 
Desde prácticamente nuestro origen, dado que Andalucía es un área de influencia natural de nuestra empresa, nos vimos muy involucrados en el tratamiento de vertidos de almazaras y aderezo de aceituna. Estos sectores presentan un tipo de agua residual de difícil tratamiento por su elevada carga en contaminación orgánica y salina. Grupo Soil, trabajando conjuntamente con Egmasa (empresa de gestión medioambiental de Andalucía) abordó esta problemática con la instalación de una planta piloto de evaporación y tratamiento biológico a escala industrial en el año 2001, que a la postre nos sirvió para ampliar y contrastar la viabilidad de estos tratamientos en otros numerosos sectores con la misma problemática de alta carga (pelado químico, vertederos, tratamiento de baterías, taladrinas, marpol,…). La exitosa experiencia adquirida en la planta piloto fue exportada, en el año 2002, a una planta industrial de propiedad compartida con Egmasa y operada íntegramente por nosotros para el tratamiento centralizado de vertidos de alta carga.
 
La operación continua de vertidos de alta carga en esta planta centralizada, nos ha aportado un know-how, que hemos podido extrapolar a su vez a proyectos individuales que precisaban este tipo de soluciones, aportándonos nuevas experiencias y matices de aplicación. Estos matices nos han obligado a ir complementando la tecnología base de evaporación con otras tecnologías necesarias en este tipo de aplicación tan compleja, como ósmosis inversa con membrana plana (MPCR®), stripping/scrubber, Hirec, MBR, estabilización/solidificación, evaporación multietapa,…etc, y la integración técnica y económica de todas ellas. Estos avances tecnológicos se han sustentado en su origen, en gran medida en la utilización de plantas pilotos de cada tecnología.
 
 

Actualmente el vertido cero en algunas industrias es el gran reto de la depuración, ¿cómo afronta vuestra empresa este tipo de proyectos y de que referencias disponéis?

 
Los proyectos de vertido cero y los de alta carga se sustentan en la misma base tecnológica, por lo que los conocimientos adquiridos a través de toda la experiencia descrita anteriormente para el tratamiento de vertidos de alta carga es prácticamente válida a la aplicación de vertido cero. Esta situación nos aporta un bagaje real de 15 años en este tipo de proyectos, por lo que nos sentimos tecnológicamente preparados para afrontar este reto. Además, la cada vez mayor viabilidad económica de este tipo de proyectos, tanto a nivel nacional como internacional, nos hace estar muy motivados y muy seguros al abordar este nicho de mercado.
 
Quisiera destacar en este sentido que a nuestra experiencia acumulada en el tratamiento de vertidos de alta carga, válida para el tratamiento de proyectos de vertido cero, hay que añadir nuestra mayor referencia en el tratamiento de aguas residuales industriales. Grupo Soil diseñó y construyó en 2010, y opera y mantiene desde entonces, una planta de tratamiento de aguas de minería con capacidad de 720 m3/h bajo el concepto de vertido cero en el proyecto minero de Cobre Las Cruces. Este cliente tuvo una apuesta firme por una solución altamente tecnológica, que le aportase, a la vez, agua tratada de elevada calidad con mínimos rechazos. Esta planta es una referencia emblemática a nivel mundial, dada la alta complejidad de integración tecnológica existente, junto a los elevados ratios de recuperación y rendimientos exigidos. La construcción, operación y mantenimiento de esta planta nos está aportando un conocimiento insustituible para afrontar los retos de este incipiente mercado.
 
 

Para finalizar Jesús, Grupo SOIL tiene cada vez mayor presencia en el exterior. Desde tu experiencia en este ámbito, ¿nos podrías hablar de la imagen que proyectan las empresas españolas del sector a nivel internacional y cuáles son vuestros proyectos más destacados?

 
 
Desde mi punto de vista, las empresas españolas de nuestro sector están al más alto nivel internacional y esto es algo fácilmente comprobable cuando se sale al exterior, donde el conocimiento, la experiencia y la profesionalidad de las ingenierías españolas son especialmente valorados.
 
En nuestro caso particular, si miramos hacia atrás, en 2010 el 90% de la ejecución de Grupo Soil era nacional. Sin embargo hoy día, nuestra empresa le ha dado la vuelta a esos números, ejecutando un 80% en el mercado internacional. Para ello tenemos constituidas sucursales propias en Perú, México, Colombia, Sudáfrica y República Dominicana, lo que nos hace contar con más de 50 profesionales involucrados en el negocio internacional de SOIL y una presencia física que nos permite responder mejor a las necesidades del mercado.
 
Con estas premisas, Grupo Soil ha concentrado en los últimos tres años un aumento exponencial de referencias internacionales en países tan dispares como Colombia, República Dominicana, Sudáfrica, Perú, Arabia Saudi, México y Emiratos Árabes. Este giro nos ha permitido subir un escalón más en el nivel de capacitación de nuestra empresa, pudiendo afrontar retos empresariales más complejos, estimulantes y de mayor envergadura.
 

 

Muchas gracias Jesús.

 
 
Más información sobre el Grupo SOIL en www.gruposoil.com
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Política de cookies