Tratamiento de aguas residuales industriales de alta carga con Pablo García, director gerente de WEHRLE Medioambiente

Tratamiento de aguas residuales industriales de alta carga con Pablo García, director gerente de WEHRLE Medioambiente

26/06/2017

Tratamiento de aguas residuales industriales de alta carga con Pablo García, director gerente de WEHRLE Medioambiente



La innovación desde la tradición, es la filosofía que ha movido la historia de WEHRLE desde que en 1860 se fundó la empresa matriz en un pequeño pueblo de la Selva Negra alemana. Desde ese momento la compañía ha centrado toda su actividad en aportar soluciones a medida en el campo de la energía y el medioambiente.
 
En WEHRLE son expertos en aportar soluciones tecnológicas para el tratamiento de lixiviados y para la depuración y reutilización de efluentes industriales de alta carga tanto orgánica como amoniacal, aplicando tecnologías como MBR de biorreactores de membranas, procesos anaerobios, Anammox, UF, NF u Osmosis Inversa.
 
Con más de 25 años de experiencia en el sector del tratamiento de aguas y unas 300 instalaciones como referencias de éxito por todo el mundo, WEHRLE ofrece un servicio de calidad contrastada.
 
Pablo García González, director gerente de WEHRLE Medioambiente SL, filial de WEHRLE en España, nos comenta en esta entrevista las soluciones que su empresa ofrece al sector del tratamiento del agua.
 
 
Pablo, ¿cuáles son las principales líneas de negocio de WEHRLE en España en estos momentos?
 
Principalmente la línea de negocio de WEHRLE Medioambiente es atender tanto el mercado español como el mercado hispanoamericano aportando soluciones tecnológicas a medida para la depuración y reutilización de efluentes líquidos industriales de alta carga contaminante como son por ejemplo los lixiviados de RSU o las aguas residuales generadas en sectores como la industria alimentaria, química, cosmética y/o farmacéutica.
 
Nuestra área de actuación abarca desde el análisis previo para valorar la solución tecnológica más ventajosa desde el punto de vista técnico y económico para cada cliente, hasta apoyar a nuestra matriz, en el diseño, ingeniería, montaje y puesta en marcha de la solución escogida.
 
Cerramos el círculo de actuación ofreciendo un servicio integral de operación, asistencia técnica, mantenimiento y optimización del proceso así como el suministro de repuestos y consumibles. En España todos estos servicios postventa los materializamos a través de nuestra empresa filial TELWESA que tiene su sede en Llagostera (Girona).
 
 
 
 
 
En cuanto a soluciones y equipos para el tratamiento del agua, ¿qué tecnologías ponéis a disposición de los distintos sectores industriales?
 
A lo largo de todos estos años WEHRLE ha ido desarrollando distintas tecnologías que han marcado importantes hitos en el campo de tratamiento de aguas residuales de alta carga. A día de hoy disponemos de un amplio abanico de tecnologías probadas con éxito en los cinco continentes que abarcan desde los procesos  anaerobios y aerobios con membranas (MBR) hasta los procesos de separación con membranas (UF, NF, OI).
 
No disponemos de soluciones “estándar” para cada sector sino que en cada uno de nuestros proyectos y para cada uno de nuestros clientes valoramos de una manera individualizada la solución tecnológica que sea capaz de dar la mejor respuesta a sus necesidades concretas y posibilite una gestión sostenible.
 
 
 
 
 
Algunas de vuestras soluciones como el MBR BIOMEMBRAT®, están consideradas como uno de los mejores tratamientos disponibles en el mercado, ¿puedes darnos más detalles de esta tecnología?
 
La tecnología MBR BIOMEMBRAT® fue desarrollada por WEHRLE a finales de los años 80 en colaboración con la Universidad de Stuttgart y la marca se encuentra registrada desde 1987. A escala industrial el proceso se aplicó  por primera vez en Alemania a principio de los 90 para depurar aguas de una industria química y para tratar los lixiviados de un vertedero de residuos peligrosos y nos sentimos muy orgullosos de poder decir que más de 25 años después ambas instalaciones siguen aún a día de hoy en perfecto funcionamiento.
 
Los procesos MBR son procesos biológicos de tratamiento que se caracterizan principalmente porque la separación del fango activado y el agua depurada se lleva a cabo mediante filtración con membranas de ultrafiltración y no mediante la sedimentación o clarificado por gravedad como se realiza habitualmente en los tratamientos convencionales de depuración de aguas.
 
En el caso concreto del MBR BIOMEMBRAT® se caracteriza por ser un proceso MBR adecuado y diseñado específicamente para la depuración de efluentes de alta carga en el que la aireación se realiza mediante un sistema especial de eyectores aire-lodo y la separación de biomasa mediante membranas de ultrafiltración externas de flujo cruzado capaz de airear y ultrafiltrar lodo biológico con un alto contenido de materia seca (hasta 25 gMLSS/L).
 
Este hecho confiere al proceso biológico aerobio una serie de ventajas frente a otro tipo de tecnologías que derivan en beneficios sustanciales y aportan un valor al cliente a la hora de decidirse por este tipo de solución tecnológica. Algunas de estas ventajas son:
 
  • Es capaz de depurar aguas de alta carga orgánica y/o amoniacal que no son capaces de ser tratadas con otros sistemas convencionales.
  • Se alcanzan altos grados de depuración y se consigue un efluente de alta calidad ideal para propósitos de reutilización.
  • Son instalaciones muy compactas, óptimas para clientes que tienen problemas de espacio en sus instalaciones.
  • Son instalaciones muy flexibles, modulares y  fáciles de operar
  • Generan una menor cantidad de lodos exceso con el consiguiente ahorro de costes de gestión de residuos.
 
Desde sus comienzos, la tecnología MBR BIOMEMBRAT® ha estado en continua evolución y desarrollo y en la actualidad disponemos de más de 250 referencias construidas a lo largo de todo el mundo de las cuáles más de 25 de ellas se encuentran entre España y Sudamérica, y en la cuáles se están depurando con éxito todo tipo de aguas de alta carga y difícil tratamiento desde lixiviados de vertedero hasta aguas de lavandería pasando por efluentes de la industria de alimentación y bebidas y/o la industria farmacéutica.
 
 
Pablo, en cuanto a la tecnología BIOMOX® aplicable a nuestras depuradoras urbanas y de la cual disponéis de la primera referencia en España, en concreto en Badajoz, ¿cuáles son las principales ventajas de este tipo de procesos?
 
Esta tecnología se basa en la oxidación anaerobia de amonio a través de unas bacterias específicas conocidas como “Anammox” que permiten conseguir de una forma eficiente y económica la eliminación de nitrógeno en efluentes líquidos con unas características determinadas que por ejemplo poseen los retornos de deshidratación de lodos exceso de EDAR digeridos anaeróbicamente, como es el caso de nuestra planta de Badajoz
 
Estas corrientes de retornos se caracterizan por tener una elevada concentración de amonio y un reducido contenido en materia carbonosa biodegradable y por regla general suelen ser devueltas sin tratar a cabecera de planta, pudiendo llegar a aportar hasta un 20% de la carga total de nitrógeno en la línea principal de una EDAR.
 
WEHRLE es una las pocas empresas del mundo que dispone de experiencia y referencias construidas con esta novedosa tecnología a escala industrial.
 
Con nuestro proceso BIOMOX®-CFR, a diferencia del resto de tecnologías Anammox existentes en el mercado, se elimina en continuo y con biomasa en suspensión en dos reactores independientes, de forma significativa y con mínimos costes de operación el contenido en nitrógeno de estos escurridos, con el consiguiente impacto en la línea principal en cuanto a la reducción de necesidades de volumen de reacción y a los consumos de aireación para la oxidación del amonio. Se estima que la implantación de un proceso BIOMOX® en una planta ya en funcionamiento puede reducir hasta en un 25% los valores de amonio en el vertido final.
 
Las numerosas ventajas que aporta este proceso hacen que este tratamiento específico de la corriente de retornos esté en auge y esté siendo cada vez más requerido, tanto en los pliegos técnicos de nuevas EDAR, como directamente por los propios explotadores de depuradoras en operación debido al rápido retorno de la inversión que supone para el explotador implantar esta tecnología en su EDAR.
 
 
 
 
 
Sobre vuestros procesos de tratamientos anaerobios BIODIGAT® para aguas residuales y gestión de residuos industriales, ¿qué más puedes adelantarnos?
 
La creciente demanda en la industria de contar con procesos de depuración y una gestión sostenible de sus residuos con los menores costes de explotación posibles ha contribuido a la implantación de procesos de tratamiento anaerobios, en los cuáles los compuestos orgánicos contaminantes no son eliminados mediante oxidación con aireación como se realiza en los procesos aerobios sino que son transformados en biogás cuya posibilidad de ser aprovechado como combustible en los procesos productivos o para la generación de energía eléctrica le confiere un valor añadido y permite la posibilidad de obtener un balance energético positivo al proceso de depuración que por regla general siempre representa un coste para el cliente.
 
WEHRLE dispone en el mercado de distintos procesos anaerobios (BIODIGAT®-AF, BIODIGAT®-SB o BIODIGAT®-AS)  apropiados todos ellos para el tratamiento de aguas y aprovechamiento energético de residuos que se caractericen por tener una elevada carga orgánica biodegradable y una baja carga nitrogenada como pueden ser las aguas residuales de la industria alimentaria o la gestión de residuos sólidos de la industria farmacéutica.
 
 
Para finalizar Pablo, ¿cuáles son vuestras expectativas en el mercado del tratamiento del agua en nuestro país tanto en la vertiente urbana como industrial para los próximos años?
 
En los últimos meses, hemos notado que se está produciendo en el mercado español un notable aumento en las demandas de soluciones tecnológicas para la gestión y depuración de efluentes industriales, muchas de ellas incluso con el objetivo de la regeneración y su reutilización en los procesos productivos.
 
Cada vez más empresas que han sobrevivido a la dura crisis de estos últimos años están volviendo a hacer inversiones para aumentar su producción lo que habitualmente está ligado a la necesidad de aumentar la capacidad de sus procesos de depuración.
 
Por otra parte muchas empresas no sólo en España sino también en países como Argentina, Chile o Colombia están viendo que las acciones e inversiones relacionadas con la mejora de su política medioambiental, la búsqueda de la sostenibilidad energética, la economía circular, el ahorro de agua, la reutilización o la reducción de la huella hídrica de su producto se convierten finalmente en ventajas competitivas y tienen una repercusión positiva tanto en su imagen en el mercado como en su volumen de ventas.
 
Esta situación de vuelta al crecimiento industrial que estamos experimentando en España en la actualidad y que tiene todos los visos de seguir incrementando en los próximos años y las emergentes normativas y regulaciones medioambientales que están implantándose en países de Hispanoamérica como Colombia, Chile, Argentina, Perú o México, es por supuesto también una buena noticia para WEHRLE y nos ofrece la oportunidad de poner a disposición de nuestros clientes todo nuestro conocimiento y experiencia tecnológica para dar respuesta personalizada y sostenible a sus actuales necesidades medioambientales tanto de calidad en el vertido de sus aguas como en las acciones para mejorar sus políticas medioambientales.
 
Por tanto somos bastante optimistas con el desarrollo del mercado y nuestras expectativas de negocio para los próximos años son bastante  prometedoras.
 
 
Muchas gracias
 
 
Más información sobre WEHRLE en http://www.wehrle.es
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.


AGUASRESIDUALES.INFO te recomienda...

Política de cookies