Salomé Ballester, responsable de los Laboratorios IPROMA, destaca los detalles de un novedoso proyecto de I+D+i para la determinación de sustancias orgánicas prioritarias y emergentes y para la identificación de bacterias

Salomé Ballester, responsable de los Laboratorios IPROMA, destaca los detalles de un novedoso proyecto de I+D+i para la determinación de sustancias orgánicas prioritarias y emergentes y para la identificación de bacterias

02/10/2014

Salomé Ballester, responsable de los Laboratorios IPROMA, destaca los detalles de un novedoso proyecto de I+D+i para la determinación de sustancias orgánicas prioritarias y emergentes y para la identificación de bacterias



IPROMA es una empresa especializada en la realización de análisis medioambientales y en el asesoramiento técnico. Fundada en Castellón hace más de 20 años, es en la actualidad una de las principales empresas de referencia en el sector del control medioambiental. Está acreditada por ENAC (Entidad Nacional de Acreditación) bajo la norma ISO 17025 y tiene un alcance de más de 400 parámetros diferentes. También dispone de otras acreditaciones como son Entidad de Inspección, bajo la norma ISO 17020, OSHAS 18001 e I+D+i UNE 166002. Así mismo dispone las certificaciones ISO 9001, ISO 14001.
 
Recientemente IPROMA ha finalizado con éxito los trabajos de un novedoso proyecto cuyo objetivo era el estudio de sustancias contaminantes de especial interés sanitario y medioambiental, y el desarrollo de la metodología analítica necesaria para su determinación y/o mejora de los limites de cuantificación existentes.
 
Salomé Ballester, responsable del Laboratorio de IPROMA, nos comenta los detalles más interesantes del proyecto.
 
 

Salomé, ¿en qué ha consistido este novedoso proyecto de investigación y cómo nació esta iniciativa?

 
Este proyecto tiene dos objetivos claramente diferenciados, por una parte está el estudio de sustancias contaminantes de especial interés sanitario y medioambiental, y por otra la identificación de bacterias filamentosas, lo que ha implicado el desarrollo de las metodologías analíticas necesarias para su determinación, alcanzando en muchos casos una mejora de los límites  de cuantificación existentes.
 
La iniciativa para el desarrollo de este proyecto, nace como consecuencia del compromiso de IPROMA en la I+D+i, especialmente centrado en el desarrollo de nuevas metodologías, que permiten la detección de nuevos parámetros y la mejora de las técnicas analíticas actuales. Todo esto repercute directamente sobre nuestros clientes al poder ofrecerles un servicio con una elevada especialización con las mejores técnicas disponibles.
 
 

¿Cuáles han sido las principales líneas de investigación en las que os habéis centrado en el estudio?

 
Dentro de este proyecto, se han contemplado 3 líneas de investigación, diferenciadas según la tipología de sustancias y metodología analítica desarrollada.
 
 
Línea 1: Estudio de sustancias prioritarias en aguas, fangos, sedimentos y biota y determinación de la metodología de análisis más adecuada. En esta línea se han diseñado nuevas metodologías que permiten determinar y cuantificar los compuestos orgánicos prioritarios en aguas, con límites de cuantificación que en algunos casos son extraordinariamente bajos, con el objeto de cumplir con lo especificado en la DIRECTIVA 2013/39/UE, por la que se modifican las Directivas 2000/60/CE y 2008/105/CE en cuanto a las sustancias prioritarias en el ámbito de la política de aguas. 
 
 
Línea 2: Aplicación de técnicas de hibridación “in situ” (FISH) para la determinación y cuantificación de microorganismos de interés sanitario y medioambiental. Hemos puesto a punto una metodología que permite detectar, mediante la técnica FISH, las bacterias filamentosas causantes de dos problemas importantísimos en las estaciones de depuración de aguas residuales: bulking y foaming. Se han optimizado los protocolos de permeabilización de las células y las concentraciones de formamida a utilizar en las hibridaciones. 
 
Adicionalmente y en línea con lo anterior se ha optimizado la metodología de estudio mediante la técnica de FISH de microorganismos patógenos de interés sanitario: Legionella spp., Legionella pneumophila, Giardia lamblia, Cryptosporidium parvum y Cryptosporidium hominis.
 
 
Línea 3: Estudio y determinación de la metodología de análisis más adecuada para residuos farmacológicos, hormonas y drogas de abuso. Se han identificado y diseñado los métodos para la determinación de distintas drogas y fármacos en aguas, consiguiendo reducir a sólo dos métodos distintos para cuantificar una gran cantidad de fármacos y drogas. Entre estas sustancias cabe destacar los fármacos (analgésicos, antiinflamatorios, anticonceptivos, antibióticos, etc.) y drogas de abuso. La mayoría de estos productos son ingeridos, y gran parte del compuesto activo es excretado a través de la orina y de las heces acabando en las aguas residuales.
 
Los tratamientos de estas aguas en estaciones depuradoras no suelen ser eficientes en la eliminación de los residuos farmacológicos en su totalidad por lo que muchos de estos compuestos pueden acabar llegando hasta los medios receptores (ríos, lagos, acuíferos, mares, etc). Dentro de esta línea, también se ha trabajado en la obtención de una metodología que permite la determinación de dos hormonas candidatas a ser incluidas en el grupo de sustancias prioritarias: el 17-α-etinilestradiol (EE2) y el β-estradiol (E2), consiguiendo llegar  a unos límites de cuantificación óptimos para estas sustancias.
 
 

¿Qué resultados habéis obtenido en cada una de estas líneas?

 
Gracias a este proyecto de I+D+i, se han conseguido varios objetivos, como son implantación de nuevas metodologías analíticas, que permiten el análisis de compuestos y sustancias que hasta la fecha no se analizaban, o la mejora de las metodologías existentes, consiguiendo llegar a límites de cuantificación mucho más bajos o mejorar los tiempos analíticos y reducir el número de métodos necesarios.
 
En la Linea 1, cabe destacar que hemos conseguido aumentar el nivel de automatización de los procesos por medio de técnicas como son la microextracción en fase sólida (SPME) y la extracción con barras agitadoras, y con el uso de un equipo de cromatografía de gases-Espectrometría de Masas de triple cuadrupolo se han mejorado notablemente los límites de cuantificación, pudiendo llegar a medir concentraciones por debajo de los ng/L. También se han puesto a punto diversas metodologías que permiten identificar y cuantificar sustancias prioritarias o candidatas de ser prioritarias, que hasta la fecha no se analizaban.
 
En la Línea 2 la técnica de FISH para la identificación y cuantificación de las bacterias filamentosas, permite disponer de una técnica rápida y específica de determinación de géneros tan importantes como Nostocoida, Mycolata, Thiothrix y Microthrix. De esta forma podemos colaborar de forma muy eficiente con las plantas de tratamiento de aguas residuales y ayudarles en la resolución de sus problemas, especialmente relacionados con la separación sólido-líquido, como la formación de espumas (foaming) o problemas de esponjamiento (bulking).
 
Por último, en la Línea 3, se ha puesto a punto la determinación de fármacos, hormonas y drogas de abuso (analgésicos, antiinflamatorios, anticonceptivos, antibióticos, etc.), especialmente presentes en redes de saneamiento y en aguas superficiales. Se han desarrollado las metodologías analíticas necesarias para su determinación. Estas sustancias no se analizaban hasta el inicio de proyecto, ya que son sustancias cuya determinación y límites actualmente no se recogen en ninguna legislación. Sin embargo, IPROMA ha decidido adelantarse a posible futura legislación nacional o europea y estar preparado para ser pionero en ofrecer este servicio a sus clientes.
 
 
 
 
Todas las líneas de investigación han finalizado con éxito, ya que se han visto cumplidos todos sus objetivos. Estos estudios nos han permitido desarrollar servicios de mayor nivel tecnológico mejorando nuestra capacidad competitiva y adecuando la oferta a las crecientes exigencias de los mercados.
 
 

En la iniciativa han participado varios socios de distintas universidades españolas, ¿cuál ha sido la aportación de cada uno de ellos en el proyecto, a nivel de recursos y experiencia? 

 
Inicialmente, quiero agradecer al centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) y al Fondo Tecnológico, la decisiva contribución económica de 679718,65€ al proyecto (IDI-20110823). Gracias a este organismo, hemos podido abarcar este ambicioso proyecto.
 
En la cuestión técnica, han contribuido diferentes instituciones según cada una de las líneas de trabajo:
 
 
En la línea 1, sobre la investigación de sustancias prioritarias, ha sido fundamental la aportación técnica del prestigioso grupo de investigación de la Universidad de Oviedo, dirigido por el Dr. Ignacio García Alonso.
 
En la línea 2, sobre la identificación y cuantificación de microorganismos, hemos podido desarrollar el proyecto gracias a la colaboración y aportación de know-how de la Universidad Politécnica de Valencia, y de forma específica el Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente (IIAMA) dirigido por el Dr. José Luis Alonso.
 
En el caso de la línea 3, para la puesta a punto de metodología para el análisis de drogas y fármacos, se ha contado con la estimable participación en el proyecto del grupo IUPA (Instituto Universitario de Plaguicidas en Aguas) de la Universidad Jaume I, dirigido por el Dr. Felix Hernández, lo que nos ha permitido alcanzar los objetivos deseados y la posibilidad de publicar trabajos conjuntos.
 
 

¿Desde qué laboratorios se ha llevado a cabo la coordinación del proyecto y quién ha dirigido las acciones?

 
Para llevar a cabo la I+D+i, todo el personal y organización de IPROMA está involucrado, y participa de manera directa o indirecta en la propuesta, desarrollo, ejecución y difusión de los proyectos. IPROMA en la actualidad cuenta con 6 laboratorios acreditados ubicados en Castellón, Madrid, Barcelona, Sevilla, Zaragoza y Pontevedra y con más de 160 técnicos altamente especializados, cuya colaboración es imprescindible para poder desarrollar con éxito los proyectos de I+D+i.
 
Laboratorios de IPROMA en Castellón
 
En el caso concreto de este proyecto, las líneas 1 (sustancias preferentes) y 3 (drogas y fármacos), han sido dirigidas por D. José Luis Aranda, jefe de la sección de cromatografía en colaboración con Dña. Nuria Font, Dña. Mónica Sanmiguel, D. Javier Rambla y de D. Antonio Rosado, jefe de laboratorio de delegación de Madrid, mientras que la línea 2 (identificación y cuantificación de bacterias por FISH) ha sido dirigida por Dña. Inmaculada Solís, jefa de la sección de microbiología.
 
 

Para finalizar Salomé, ¿a qué tipo de clientes potenciales puede serles de utilidad y qué ventajas suponen estas novedades frente a lo existente actualmente?

 
Como ya he indicado anteriormente, gracias a este proyecto IPROMA puede ofrecer a sus clientes el análisis de sustancias prioritarias y otros contaminantes emergentes, como el caso de drogas y fármacos, para los cuales apenas existen laboratorios con capacidad para realizar estos análisis con unos límites de cuantificación que permiten cumplir con los cada vez más exigentes límites exigidos por la legislación vigente.
 
Este tipo de análisis suele ser demandado principalmente por organismos públicos encargados del control medioambiental (confederaciones hidrográficas, organismos hidráulicos, etc.) y por numerosas empresas privadas que necesitan conocer la posible presencia de estas sustancias, con el fin de poder adecuar sus vertidos a los requisitos legales y medioambientales, cada vez más exigentes.
 
Además al ser análisis altamente especializados, numerosas consultorías o incluso otros laboratorios suelen demandar estas determinaciones, para poder ofrecerlas a sus clientes.
 
 
 
 
En el caso de la determinación de bacterias filamentosas por FISH, el principal cliente son los gestores de estaciones depuradoras de aguas residuales, ya que la determinación y cuantificación de las especies presentes de bacterias filamentosas, como complemento al examen microscópico, puede ser fundamental en la toma de decisiones para poder abordar un problema de bulking o foaming y solucionarlo de manera rápida, lo que finalmente siempre supone un ahorro en costes de gestión.
 
 

Muchas gracias Salomé

 
Más información sobre Laboratorios IPROMA en www.iproma.com
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.


AGUASRESIDUALES.INFO te recomienda...

Política de cookies