Aguas de Huelva alerta de los efectos de arrojar toallitas al inodoro y trabaja en cartografiar la red de alcantarillado de la ciudad

Aguas de Huelva alerta de los efectos de arrojar toallitas al inodoro y trabaja en cartografiar la red de alcantarillado de la ciudad


21/10/2014

Saneamiento
Aguas de Huelva alerta de los efectos de arrojar toallitas al inodoro y trabaja en cartografiar la red de alcantarillado de la ciudad
  • Aguas de Huelva alerta a sus usuarios sobre los graves efectos de arrojar desperdicios al inodoro, la empresa trabaja actualmente en acabar la primera cartografía del alcantarillado
 
Detrás del gesto tan habitual de arrojar por el inodoro una toallita húmeda después de utilizarla hay una cadena de consecuencias que trae de cabeza a los gestores del suministro y depuración de las aguas de la ciudad. Porque esas toallitas son las responsables de colapsos continuos en la red de abastecimiento; sobre todo, en las estaciones de bombeo del alcantarillado, donde son muy frecuentes los enredos de marañas descomunales en las bombas. Sin entrar en detalles escatológicos, estos seres creados en las tuberías han llegado a medir más de 6 metros de longitud y 50 centímetros de diámetro. Sobrados, pues, para arruinar la eficacia del sistema. 
 
En Aguas de Huelva trabajan intensamente cada día para combatir los efectos de un problema que, aseguran, se acentúa con la llegada de la época de lluvias, cuando las obstrucciones en los conductos pueden provocar inundaciones en algunos puntos de la ciudad. Como ejemplo, los recientes episodios en otras zonas de la provincia. 
 

Limpieza de imbornales

 
El director de Operaciones de la empresa, Simón Merino, explicó el viernes a este diario que se han adelantando a la aparición de las primeras precipitaciones para realizar la limpieza de los imbornales, habitualmente con un promedio de mil al mes, que aumenta antes del otoño. 
 
Los camiones limpian los sedimentos que se acumulan en las canalizaciones, según técnicas de gestión avanzadas, con cámaras de circuitos cerrados transportadas por robots de inspección. De esta forma, los técnicos examinan el interior de las tuberías, el estado de las juntas y las acometidas o si existe cualquier otra incidencia. 
 
El objetivo principal es mantener la red libre de obstáculos, por lo que inciden en el daño que producen las toallitas desechables. 
 

El problema de las toallitas desechables

 
"Es un problema de educación y concienciación de la ciudadanía. No podemos hacer una papelera del inodoro", apunta el gerente de Aguas de Huelva, Manuel Pérez. "Aunque en los envases diga que es biodegradable y que se puede arrojar al inodoro, no es así. Es indestructible, se acumula, se enreda y no sólo afecta a las estaciones de bombeo, sino que repercute directamente en los usuarios con atascos en los bajantes", añade Pérez, sin olvidar el riesgo de inundaciones por el perjuicio en el bombeo del alcantarillado ni "las marismas que tenemos aquí al lado, que entre todos debemos contribuir a conservarlas". 
 
Ni el sistema de trituración que incorporan algunos motores de las bombas en las estaciones permiten acabar con el problema; sólo lo atenúan o lo posponen: "Si las toallitas logran pasar una o dos, en la tercera aparecerá el problema. Igual que en la red, el atasco se va acrecentando cuando se acumulan las aportaciones de distintos puntos y se acerca a las estaciones depuradoras", explica Simón Pulido. 
 
Para luchar contra esta situación y para prevenir un trabajo de reparación "muy costoso, minucioso y constante", además de insistir, una y otra vez, en la necesaria concienciación de los usuarios -"como ya está ocurriendo con el arrojo de aceites", afirma Manuel Pérez, "en lo que Madre Coraje está haciendo una gran labor"-, desde Aguas de Huelva se piensa, entre otras medidas, en la instalación de los llamados tanques de tormenta en las estaciones de bombeo del alcantarillado. Aunque en este caso, los beneficios, sobre todo, se hacen más visibles en las épocas de lluvia, cuando se hace frente a grandes cantidades de agua en momentos puntuales. 
 
"Estos tanques son similares a grandes depósitos subterráneos en los que se pueden recoger todo el agua que llega de golpe cuando hay fuertes lluvias para después irla bombeando a la depuradora poco a poco", explica Simón Pulido. Con ello se evitan colapsos repentinos y el incremento de las probabilidades de inundaciones. Pero la inversión necesaria, en torno a 4 millones de euros cada tanque de tormenta, hace necesario un estudio previo que respalde su construcción y su posterior inclusión en el plan de inversiones de la empresa. 
 
En la actualidad, anota el gerente, Aguas de Huelva está finalizando la construcción de nuevos depósitos en la ETAP del Conquero, a inaugurar en los próximos meses, donde ha invertido 40 millones de euros. 
 

Cartogarfía del alcantarillado de Huelva

 
Pero también se está desarrollando la cartografía del alcantarillado de la ciudad, que hasta ahora no existía. La idea es que con la recogida exhaustiva de datos en cada punto se disponga del mapa completo a utilizar en un sistema matemático que realizará simulaciones ante situaciones de riesgo. De esta forma, apuntan, las posibles inundaciones serán más predecibles y se podrá actuar antes.
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Fuente www.huelvainformacion.es


Política de cookies