Arranca liderado por FACSA​​​​​​​ el proyecto EMBER, para el diagnóstico de las bombas totalmente sumergidas


02/01/2019

I+D+i
Arranca liderado por FACSA​​​​​​​ el proyecto EMBER, para el diagnóstico de las bombas totalmente sumergidas

 

  • El programa busca desarrollar un sistema de monitorización automática del estado de los cojinetes de empuje en bombas sumergidas
 
Encontrar o definir magnitudes eléctricas derivadas de las tensiones y corrientes medidas en superficie que puedan presentar una correlación con el estado de desgaste de los cojinetes de empuje en bombas completamente sumergidas.
 
Este es el principal objetivo del proyecto EMBER liderado por FACSA, que el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y los fondos FEDER han concedido en la convocatoria Retos Colaboración.
 

Objetivos del proyecto

 
La ventaja de este método, que desarrollarán de forma conjunta FACSA, la Universidad Politècnica de València y la Universidad de Valladolid, se centra en que se basa en una medida no invasiva que se puede realizar en la superficie, no siendo necesario instalar sensores en el sistema sumergido.
 
Los cojinetes de empuje o axiales son un elemento crucial en los sistemas de bombeo, especialmente en bombas con eje vertical, cuando situados en la parte inferior, sostienen el peso de todos los elementos móviles, incluido el fluido de trabajo. Dichos cojinetes, dotados de un elemento fijo formado por un conjunto de pastillas, y un elemento móvil de cuerpo sólido, sufren un desgaste que hay que monitorizar. En caso contrario, esto puede provocar el fallo del cojinete que deriva en un fallo masivo y catastrófico del motor.
 
Concretamente, el desgaste puede aumentar hasta provocar un aumento de la fricción tal que se produzca una sobrecarga no prevista por las protecciones del motor, o causar el desprendimiento de fragmentos del cojinete que, tras circular por el fluido refrigerante, impacten en el aislante del estator del motor. En ambos casos hay que rebobinar el motor, siendo el coste del mantenimiento muy distinto al mero cambio del cojinete desgastado.
 
En bombas de superficie, el desgaste se suele monitorizar mediante un sensor de proximidad entre los elementos fijo y móvil del cojinete. No obstante, en las bombas que trabajan completamente sumergidas en su fluido de trabajo, como en pozos de agua potable, en plantas depuradoras o extracciones petrolíferas, donde los sensores de proximidad no pueden ser utilizados y tampoco es viable la medida de vibraciones.
 
La solución que a día de hoy aplica la industria es la monitorización de la temperatura de trabajo del motor, pero esta depende de otros factores, además de no tener una sensibilidad suficiente respecto al estado del cojinete.
 

Fuente www.facsa.com


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies