Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales

9 países coordinados desde Galicia investigan soluciones circulares para el agua urbana


09/06/2021

I+D+i
9 países coordinados desde Galicia investigan soluciones circulares para el agua urbana

 

  • H2020 NICE apuesta por las soluciones basadas en la naturaleza (NBS) para reducir al máximo los consumos y potenciar la reutilización
  • A través de un ambicioso plan, NICE llevará estas soluciones del laboratorio a una red de laboratorios urbanos reales de 18 ciudades de todo el mundo, 5 de ellas en España (Vigo, Algeciras, Talavera, Madrid, Benalmádena)
  • Será implementado por un consorcio internacional compuesto por 14 socios de varios países europeos, Egipto y Colombia
  • La escasez de agua es un problema que afecta hoy en día al 40% de los habitantes del mundo y que se está incrementando debido al crecimiento de la población urbana y al cambio climático
 
En menos de 30 años, en 2050, se calcula que el 68% de la población vivirá en ciudades superpobladas a costa del vaciamiento del interior. Unos núcleos urbanos que se enfrentarán a eventos climáticos extremos y sequías más pronunciadas. En ese contexto será clave mejorar la gestión del agua urbana, reduciendo al máximo los consumos y potenciando su reutilización.
 
Esta es la base de trabajo del proyecto H2020 NICE (Soluciones innovadoras y mejoradas basadas en la naturaleza para un ciclo de agua urbana sostenible), coordinado por CETIM Centro Tecnológico –con sede en Culleredo, A Coruña- y que cuenta con el respaldo de un consorcio internacional compuesto por 14 socios de España, Francia, Alemania, Italia, Dinamarca, Polonia, Suecia, Egipto y Colombia, entre los que destaca AQUALIA, líder en la gestión del ciclo del agua en España y Europa y responsable de la dirección técnica. Con un plazo de ejecución de 48 meses, NICE ha logrado 4.996.342 euros de financiación de la Comisión Europea, el 100% del coste de la propuesta.
 
Para CETIM este es su tercer H2020 junto con H2020 REWAISE (socio), que tiene como objetivo crear un ecosistema inteligente del agua, y H2020 BIORECOVER (líder y socio), una investigación tecnológica basada en biorrecuperación para la extracción selectiva de una amplia gama de materias primas críticas procedentes de diversas fuentes. Horizonte 2020 era el programa marco de la Unión Europa para el periodo 2014-2020, y que acaba de finalizar, para financiar proyectos de investigación e innovación de diversas áreas temáticas para abordar los principales retos sociales, promover el liderazgo industrial en Europa y reforzar la excelencia de su base científica. Ha sido sustituido por Horizonte Europa.
 
 
 

NICE: tres pilares de trabajo

 
En línea con la Estrategia Europea de Biodiversidad, el objetivo general de NICE es ampliar la disponibilidad de un recurso básico, pero cada vez más escaso, y promover el uso de distintas Soluciones Basadas en la Naturaleza (NBS, por su acrónimo en inglés) para dar resolver distintas problemáticas del agua urbana y cerrar el ciclo in situ.
 
Así, la propuesta de NICE se basa en tres pilares: (1) el reciclaje del agua urbana, (2) la gestión de los pluviales y la reducción del efecto de isla urbana de calor.
 
En el primer caso, el reúso del agua se hará, por ejemplo, a través de sistemas de reutilización de las aguas grises de las viviendas que servirían para recargar las cisternas del WC, el riego o el baldeo tras un proceso de tratamiento in situ.
 
La segunda solución está dirigida a la mitigación de la contaminación a través de la gestión del agua de lluvia con desagües combinados, contribuyendo además al control de las inundaciones por escorrentías.
 
Por último, la tercera propuesta está pensada para mejorar el ecosistema urbano al incorporar elementos verdes en el paisaje. NBS (soluciones basadas en la naturaleza) como son las paredes verdes (Green Walls) o los tejados vegetales (Vegetated rooftops), los jardines de lluvia (Rain Gardens) o los humedales híbridos de flujo subsuperficial (Hybrid Subsurface Wetlands), tienen otros beneficios asociados al incremento de especies vegetales como son reducir el estrés térmico de las ciudades (hasta 13º de diferencia), la mejora de la calidad del aire, o la captura de CO2.
 
Además, permiten la eliminación de contaminantes emergentes (fármacos, pesticidas y otras sustancias químicas) que se hallan en concentraciones muy bajas (ng/L – μg/L) y cuya eliminación con los métodos convencionales de tratamiento de aguas no es muy efectiva.
 

Aplicación en una veintena de ciudades

 
A través de un ambicioso plan, NICE llevará estas soluciones del laboratorio a una red de laboratorios urbanos reales (URL) en 11 ciudades distribuidas a lo largo de 5 países europeos: Vigo, Algeciras, Talavera, Madrid, Benalmádena (España), Lyon (Francia), Turín (Italia), Aarhus (Dinamarca) y Gdansk (Polonia) y 2 internacionales Pereira (Colombia) y El Cairo (Egipto). A estos se añaden siete ciudades colaboradoras del proyecto en todo el mundo que trabajaran juntas en el Comité de Ciudades (CoC). Son Ostrava, Viena, Copenhague, Tirana, Belgrado, Quito y Kunmíng.
 
La instalación de estos laboratorios urbanos permitirá demostrar la viabilidad de las distintas tecnologías en problemáticas asociadas a los climas y los ecosistemas de regiones distintas.
 

Divulgación y modelo de buenas prácticas


La experiencia del proyecto permitirá editar, desde un enfoque centrado en el usuario final, una “Guía de diseño, implementación, integración y gestión de estas soluciones”, así como una herramienta informática de modelizado de acceso abierto.
 
Como valor añadido, y para conseguir un resultado óptimo, se trabajará con agentes estratégicos relacionados con el ciclo del agua tales como responsables políticos, autoridades urbanas, empresas de agua y servicios públicos, organismos financiadores y sociedad civil, incluidos los ciudadanos, a través de la labor del Comité de asesores (SSAP).
 
Así mismo, NICE contribuirá con su investigación al trabajo de las Task Forces de la Comisión Europea en materia de soluciones naturales, lideradas por la iniciativa Network Nature, que agrupan a todos los proyectos de soluciones naturales (NBS) que han recibido financiación europea.
 

Si quieres saber más

 
El ciclo del agua en las ciudades ofrece importantes oportunidades de optimización para, mediante la recuperación, aumentar la disponibilidad de agua:

 

  • En lo que respecta al agua doméstica, esta se compone de agua gris (agua de la ducha, lavado de ropa, platos, etc.) y agua negra procedente de los inodoros. El agua gris, debidamente tratada, puede recuperarse para usos como la recarga de las cisternas o el riego de jardines.
     
  • Las aguas de lluvia suponen un problema en las áreas pavimentadas. Estas superficies evitan la infiltración hacia los acuíferos subterráneos, lo que puede producir inundaciones en los episodios de lluvia. Además, el agua de escorrentía produce un arrastre de distintos contaminantes como los hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAHs) o metales pesados, entre otros. Cuando no hay una red separativa, las precipitaciones también aumentan el caudal de agua que llega a las plantas de tratamiento de aguas residuales, lo que en ocasiones excede su capacidad y hace que parte de este efluente combinado se tenga que aliviar sin ser tratado adecuadamente.
     
  • En las proximidades de las ciudades se produce el llamado “síndrome del arroyo urbano” que afecta a las cuencas de los ríos y otros cuerpos de agua. Este fenómeno consiste en una degradación ecológica causada por el filtrado de grandes cantidades de nutrientes y contaminantes de las áreas urbanas.

 


Fuente www.cetim.es


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies