Colombia trata únicamente el 10 % de sus aguas residuales

Colombia trata únicamente el 10 % de sus aguas residuales


05/11/2014

Internacional
Colombia trata únicamente el 10 % de sus aguas residuales
  • Estamos contaminando nuestras fuentes hídricas con la descarga de aguas residuales domésticas y los vertimientos agropecuarios sin tratar, causando un grave daño al medio ambiente y a la salud humana
 
El tratamiento de aguas residuales en Colombia es uno de los problemas ambientales más críticos y crecientes del país.  Solo 10% de las aguas residuales se trata a pesar de contar con una capacidad instalada que alcanzaría el 20%. Esto también sucede en la capital, donde la única planta de tratamiento que existe no funciona como debería.
 
Bogotá lleva más de dos décadas tratando de limpiar sus aguas residuales. Durante este tiempo los capitalinos hemos pagado billones de pesos para lograrlo, pero los resultados son vergonzosos y cada vez hay menos ríos y más alcantarillas a cielo abierto.
 
Hace veinticinco años, la firma BY WATTER de Gran Bretaña, presentó al Distrito un estudio sobre la posibilidad de salvar al río Bogotá mediante la construcción de tres Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) al final de cada río urbano principal (Salitre-Fucha y Tunjuelo).
 
Con base en este estudio, en 1994, el Distrito Capital cedió la licencia a la firma Suez Lyonnaise Des Eaux- Ondeo Degrémont, S.A para la construcción, el diseñó y la manutención de la PTARS (Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Salitre) por treinta años.
 
Bajo el régimen de derecho colombiano esta firma cedió el contrato a una empresa de servicios público llamada “Bogotana de Aguas y Saneamiento (BAS) Suez Lyonnaise Des Eaux- Ondeo Degrémont” creada para llevar adelante el proyecto. Finalmente comenzó la construcción de la planta en el 97.
 

 

PTAR Salitre de Bogotá

 
La PTAR Salitre, al norte de la ciudad, comenzó a funcionar en septiembre del 2000 haciendo un tratamiento primario “químicamente asistido” a cuatro metros cúbicos por segundo bajo el consorcio francés.
 
Un año después, por motivos financieros y técnicos, en noviembre del 2001, la EAAB contrata a WATER RESEARCH CENTRE de Inglaterra y la Universidad de los Andes para re evaluar el esquema de saneamiento que aconsejaba construir tres PTARS.
 
Fue así como en el 2003, en la alcaldía de Peñalosa un nuevo Plan Maestro de Alcantarillado de Bogotá enmarcado dentro del POT decreto 190 de 2004 sustituyó la construcción de las otras dos PTAR por la construcción de una sola planta ubicada al sur de la ciudad, en una zona conocida como Canoas.
 
Según los estudios, la solución es ampliar y optimizar la PTAR Salitre y construir una PTAR al sur de Bogotá, en Canoas para que limpie las aguas negras que transportan los ríos Fucha y Tunjuelo, aguas que serán interceptadas por medio de 70 kilómetros de tubos de cemento bajo tierra que ya están terminados.
 
Hoy en día la PTAR Salitre sigue tratando cuatro metros cúbicos por segundo de las aguas negras de 2’200.000 ciudadanos al noroccidente de Bogotá que son transportadas por el caudal del río Salitre en un tratamiento primario “químicamente asistido”.
 
Por ahora los planes de optimización y ampliación no se empiezan, como tampoco la construcción de la PTAR Canoas, que según el fallo debe estar lista en el 2017 y tendrá un costo de 2.4 billones de pesos.
 
El fallo del consejo de estado procurado por el Magistrado Antonio Velilla se da una década después, el 28 de marzo de este año, luego de que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca ordenara destinar la misma suma de dinero, 5.9 billones de pesos.
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Fuente blogs.elespectador.com


Política de cookies