Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales
banner-medium

¿Cómo reducir las fugas en las redes de distribución? Estudio del consumo nocturno como herramienta de detección


09/06/2022

I+D+i
¿Cómo reducir las fugas en las redes de distribución? Estudio del consumo nocturno como herramienta de detección

 

  • Artículo de Arianne Isabella Estrada Estrada, estudiante becada por la Cátedra Aguas de Valencia
 
Las altas cifras de pérdidas de agua en abastecimientos comprometen la disponibilidad del recurso frente a las necesidades presentes y futuras de la población. Es de sobra conocida la importancia del agua en el desarrollo de la sociedad, debiéndose garantizar un perfecto equilibrio entre el crecimiento económico y la preservación del medioambiente y los recursos.
 
Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), durante el año 2018 se suministraron a las redes públicas de abastecimiento urbano 4.236 hectómetros cúbicos (hm3) de agua, de los que aproximadamente tres cuartas partes (3.188 hm3) fueron volúmenes de agua registrada. Estos datos reflejan que un cuarto del agua suministrada corresponde a volúmenes no registrados por los que los usuarios no pagan. Estos volúmenes, en una elevada proporción, corresponden a volúmenes fugados en las redes de distribución y las instalaciones interiores de los usuarios.
 
En este contexto, la nueva “Directiva (UE) 2020/2184” del Parlamento Europeo y del Consejo de 16 de diciembre de 2020, en relación a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano, establece que los estados miembros se asegurarán de que se realice una evaluación de los niveles de fugas de agua en su territorio y del potencial de mejora para su reducción. Estas acciones están en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030.
 

¿Cómo mejorar las fugas en las redes de suministro de agua?

 
Para cuantificar los niveles de fugas se propone utilizar un indicador comúnmente aceptado internacionalmente: el Índice de Fugas Estructurales (IFE). Este indicador permite evaluar de una manera relativamente sencilla el comportamiento de la red de distribución y la eficacia de las estrategias de gestión y reducción de fugas, con el fin de que la empresa pueda operar en condiciones cada vez más sustentables y sostenibles en el tiempo.
 
“Este estudio propone una metodología que permita establecer de un modo más fiable la magnitud de las fugas en la red de distribución mediante el análisis de los consumos nocturnos de los usuarios”
 
La Universitat Politécnica de Valencia de la mano del grupo empresarial Global Omnium, a través de la “Cátedra Aguas de Valencia”, generaron una propuesta para diseñar un modelo de estimación de caudal de fuga en horas nocturnas aplicada a redes que no disponen de tele-lectura horaria, ofreciendo así registros reales de medición de más de 20 000 usuarios monitorizados durante un año.
 
En este estudio, se ha definido una metodología que permite establecer de un modo más fiable la magnitud de las fugas en la red de distribución mediante el análisis de los consumos nocturnos de los usuarios. Para ello se clasifica el consumo del agua en dos elementos esenciales: el caudal base (fugas y consumos continuos) y caudal debido a un uso intencionado de agua.
 
Con esta herramienta, mediante funciones de probabilidad, es posible conocer de forma más precisa la tasa de fugas en las instalaciones de los usuarios de tipo residencial y no residencial, su frecuencia en el tiempo y su relación con la presión de red en las acometidas.
 

Ventajas del modelo propuesto

 
El uso de este modelo de estimación de caudal, proporciona una visión más completa, real y por lo tanto más precisa del volumen de fuga en la red de distribución de los distritos hidrométricos.
 
Además, contribuye a la caracterización de las fugas y del uso intencionado del agua en orden de magnitud y ocurrencia, variable que aporta información importante en los patrones de consumo de agua y el estudio de la evolución temporal de los mismos.
 
“Las nuevas normativas y regulaciones establecidas para proteger el medioambiente de la sobreexplotación de sus recursos, nos obligan a ser más consciente de nuestras acciones”
 
Todo esto, con el fin de maximizar el potencial de mejora en la eficiencia del servicio y ofrecer conocimientos que se reflejen en gestiones y toma de decisiones operativas en el sistema. De esta forma, las acciones y soluciones que aumenten la sostenibilidad del recurso son direccionadas a un horizonte más claro y seguro.
 
En definitiva, las nuevas normativas y regulaciones establecidas para proteger el medioambiente de la sobreexplotación de sus recursos, nos obligan a ser más consciente de nuestras acciones.
 
“Es necesario potenciar la innovación en tecnología para enfrentarse a los nuevos retos, alineados con la eficiencia y optimización”
 
Una buena gestión de fugas no solo evita el despilfarro del agua, también aprovecharía el recurso para otros usuarios o sostener los hábitats y ecosistemas. Asimismo, su reducción, vinculada al nexo agua-energía, repercutiría directamente con la energía consumida, los costes que conlleva y las emisiones de gases de efecto invernadero.  
 
Sin duda, es necesario potenciar la innovación en tecnología para enfrentarse a los nuevos retos, alineados con la eficiencia y optimización, que nos demanda la sociedad y sobretodo, nuestro planeta.
 

Fuente www.upv.es/contenidos/CATAGUAS


Publicidad

Contenidos relacionados...

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies