El CSIC español comparte con el IMTA-UNAM de México su conocimiento en contaminantes emergentes


27/11/2018

Contaminantes emergentes
El CSIC español comparte con el IMTA-UNAM de México su conocimiento en contaminantes emergentes

 

  • Entre los contaminantes emergentes presentes en el agua cabe destacar fármacos, compuestos perfluorados, hormonas, drogas de abuso, y productos de cuidado y de higiene personal
 
El Dr. Josep M. Bayona, miembro investigador del Departamento de Química Ambiental del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, visitó en días pasados el Campus de Posgrado IMTA-UNAM.
 
Durante su visita ofreció una charla en la que compartió los resultados finales de una investigación en la que participan él y un grupo de especialistas en contaminantes y química ambiental.


Detalles del estudio del CSIC


En la charla habló acerca de sus distintos trabajos en materia de contaminación ambiental y sus procesos de eliminación como: el “Modelado inverso de la biodegradación de contaminantes orgánicos emergentes en el sistema suelo-planta” y una “Estimación de la absorción y translocación de los contaminantes orgánicos emergentes de concentración de agua de riego en lechuga cultivada bajo condiciones controladas”.
 
La pregunta inmediata, dijo el investigador “es saber qué riesgos estamos enfrentando al utilizar aguas procesadas que aún mantienen cierto porcentaje de contaminación”.
 
Durante 2014, el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) realizó estudios preliminares sobre la capacidad de remoción de compuestos emergentes y nutrientes en biofiltros no convencionales con materiales naturales y sintéticos, biorreactores con membrana, oxidación avanzada y combinaciones de éstos, así como sobre la generación de energía eléctrica a partir de agua residual con alto contenido de materia orgánica.
 
Como contaminante emergente se entiende todo contaminante previamente desconocido o no reconocido como tal, cuya presencia en el medio ambiente no es necesariamente nueva, pero sí la preocupación por las posibles consecuencias de la misma. Entre los contaminantes emergentes presentes en el agua cabe destacar fármacos, compuestos perfluorados, hormonas, drogas de abuso, y productos de cuidado y de higiene personal. 
 
Por ejemplo, en las aguas residuales de ciudades de México, Colombia, Ecuador y Brasil se encuentran cantidades altas de naproxeno. Y en aguas subterráneas del Reino Unido se ha encontrado oseltamivir, sustancia activa del Tamiflú, fármaco que sirve para combatir la influenza A.
 
En el agua se pueden encontrar fármacos y también ftalatos, compuestos químicos empleados en la elaboración de plásticos, ropa, esmaltes de uñas, y parabenos, químicos para producir cosméticos, cremas y champús, entre otros.
 

Los nano-materiales

 
En los últimos cinco años se ha tomado también conciencia de una nueva clase de contaminantes emergentes: los nano-materiales.
 
La industria asociada a la producción de nano-materiales tanto basados en carbono (fullerenos y nanotubos) como basados en metales (nano-partículas de plata y oro y óxidos metálicos) ha experimentado un gran crecimiento en los últimos años, y este tipo de compuestos se han detectado en aguas residuales de origen doméstico. 
 
Un nuevo problema, asociado al anteriormente descrito, lo constituyen los microplásticos. El impacto de los microplásticos era ya conocido en el medio marino, pero recientemente se ha publicado su potencial impacto en el sistema endocrino de peces de río.
 
La principal fuente de entrada de estos compuestos en el medio ambiente acuático son las aguas residuales, aunque también cabe destacar el papel de la agricultura y ganadería como fuentes de contaminación difusa de pesticidas y antibióticos, respectivamente. 
 
En la mayoría de los casos su eliminación en las estaciones depuradoras de agua residual convencionales no es completa. Actualmente existen nuevas tecnologías de mayor eficacia para su eliminación, desde las más conocidas como son los birreactores de membrana a otras de mayor coste como la osmosis reversa, la microfiltración o los procesos de oxidación avanzada.
 
Sin embargo, la aplicación de este tipo de tecnologías supone un alto coste en el tratamiento del agua que aún pocas empresas gestoras de servicios del agua están dispuestas a asumir. Tecnologías alternativas como la recarga de acuíferos, las balsas de infiltración o la utilización de hongos en sistemas de birreactor con cinéticas de degradación mucho más lentas se están también investigando.
 
El estudio del destino de los contaminantes emergentes en agua y del desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías para su eliminación es crucial para realizar una buena gestión de los cada vez más escasos recursos hídricos que necesitan satisfacer una demanda creciente de agua, y cuya calidad se ve seriamente afectada por la presión urbana y agrícola.
 

Fuente www.gob.mx


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies