Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales

El Consejo de Administración de la ACA aprueba el Plan especial de sequía


16/12/2019

Cambio climático
El Consejo de Administración de la ACA aprueba el Plan especial de sequía

 

  • Esta herramienta sustituirá a los decretos de sequía y hará posible una gestión más localizada y exacta en episodios de escasez de agua, dividiendo el territorio de las cuencas internas en 18 unidades de explotación en función de la fuente de abastecimiento
  • El Plan de sequía, que fija un total de cinco escenarios, prevé la adopción de medidas mucho antes de la entrada en escenarios que impliquen restricciones de agua
  • También se han aprobado subvenciones directas, con una inversión global cercana a los 395.900 euros, para reparar infraestructuras de abastecimiento dañadas por los aguaceros del mes de octubre
 
El consejo de administración de la Agencia Catalana del Agua (ACA) ha aprobado este viernes el Plan de sequía, una herramienta que hará posible mejorar la gestión de los episodios de escasez de agua en las cuencas internas de Cataluña.
 
El Plan de sequía sustituirá la aprobación y la aplicación de los decretos de sequía, una herramienta que se activaba en situaciones de falta de agua y que comportaba medidas de gestión restrictivas y de aplicación global.
 
Tras la aprobación por parte del consejo, el siguiente paso será elevarlo al Gobierno de la Generalidad para su aprobación definitiva.
 

Medidas adaptadas a cada realidad

 
Con el objetivo de adaptarse a las características de cada zona, el Plan de sequía divide el territorio de las cuencas internas catalanas en un total de 18 unidades de explotación, que se definen en función de los recursos de agua que se utilizan para garantizar las diferentes demandas (agua superficial regulada por los embalses o aguas subterráneas) y de la pluviometría.
 
De esta manera, las medidas se adaptan a cada realidad y no de manera general y homogénea como ocurría con los decretos de sequía.
 

Incremento de recursos no convencionales

 
Una de las principales novedades del Plan de sequía es la activación de medidas preventivas mucho antes de llegar a una situación de sequía.
 
En este sentido, a medida que disminuyen las reservas de los recursos convencionales (embalses y acuíferos), cogen más relevancia los recursos de agua no convencionales, como la desalinización, el uso de pozos de sequía y el agua regenerada.
 
Aunque el Plan todavía no está aprobado (el siguiente paso es elevarlo a Gobierno para su aprobación definitiva), entre finales de septiembre y principios de diciembre se activaron medidas para incrementar la producción de agua desalinizada en el sistema Ter Llobregat, a raíz de disponer de menos del 60% de reservas.
 
Con la adopción de estas soluciones (con las desalinizadoras del Llobregat y Tordera funcionando al 70 y al 75%, respectivamente), se ha ralentizado la disminución de reservas en los embalses, alargando en el tiempo la necesidad de adoptar medidas más restrictivas en caso de que la situación no mejore.
 

Cinco escenarios diferentes

 
El Plan de sequía determina cinco escenarios en función del estado de las reservas de agua: normalidad (embalses al 60% de su capacidad o superior), prealerta (por debajo del 60%), alerta (40%), excepcionalidad (25%) y emergencia (16%).
 
En los escenarios de normalidad y prealerta se llevan a cabo medidas de previsión y gestión, además de intensificar el seguimiento y recopilación de información de los usuarios, además de potenciar la activación de los recursos no convencionales.
 
En cuanto a los escenarios de alerta, excepcionalidad y emergencia, ya se contemplan medidas para disminuir el uso del agua, como la reducción de desembalses, la prohibición de determinados usos en zonas urbanas y, finalmente, restricciones en todos los usos (sólo en la fase de emergencia).
 

Sequías en Cataluña

 
En los últimos 40 años se han vivido 7 episodios de sequía relevantes en Cataluña.
 
Los más recientes los de 2002, 2005, 2007-2008 y 2016 hasta 2017. Desde principios del verano, se ha producido un descenso lento pero constante de los embalses, situando las reservas de las cuencas internas alrededor del 56% a finales de septiembre.
 
Las últimas levante vividas en nuestro (octubre y noviembre) han dejado importantes precipitaciones que han permitido una ligera recuperación de las reservas, llegando al 64%. Aunque encontrarnos en situación de normalidad, habrá que seguir de cerca la evolución de las reservas ante la previsión de pocas lluvias para los próximos meses.
 

Ayudas directas por los daños de las inundaciones

 
A raíz del episodio de lluvias registrado entre los días 22 y 23 de octubre, diversas infraestructuras municipales de captación y distribución de agua quedaron dañadas.
 
El pasado 06 de noviembre, el director de la ACA resolvió una declaración de la emergencia de las actuaciones derivadas de este episodio. Esta declaración prevé el otorgamiento de ayudas económicas a las administraciones competentes para la reparación de los daños a infraestructuras de abastecimiento en alta.
 
Recientemente, el consejo de administración ha aprobado cuatro subvenciones directas, con un importe global cercano a los 395.900 euros a los municipios de Vilaverd (35.000 euros), Vallclara (113.100 euros), Vimbodí y Poblet (247.735 euros), Prades (58.000 euros), para restituir las infraestructuras municipales de abastecimiento en alta.
 
Por otra parte, también se ha informado al consejo de administración del presupuesto que se destinará para actuaciones de emergencia a raíz de las inundaciones del pasado octubre, con una inversión superior a los 15 millones de euros, deglossats en las siguientes partidas: 8,8 MEUR en actuaciones de retirada de vegetación, 1,7 MEUR para actuaciones para minimizar el riesgo de inundaciones, 1,1 MEUR para repara los daños en captaciones de abastecimiento municipales y 3,3 MEUR en actuaciones para reparar daños en infraestructuras de saneamiento.
 

Declaración de la emergencia en el Besòs

 
Finalmente, en la última sesión también se ha informado a los miembros del consejo de la declaración de la emergencia en el río Besós, a raíz de los efectos del incendio de una fábrica registrado este miércoles.
 
La finalidad de la emergencia es la actuación inmediata para evitar riesgos mayores y que se adopten las medidas que sean necesarias para paliar los daños causados con inmediatez.
 

Fuente aca.gencat.cat


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies