El Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia pone en servicio tras invertir 6,3 millones el primer tanque de tormentas de Durangaldea en Iurreta

El Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia pone en servicio tras invertir 6,3 millones el primer tanque de tormentas de Durangaldea en Iurreta


10/02/2015

Tanques de tormenta
El Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia pone en servicio tras invertir 6,3 millones el primer tanque de tormentas de Durangaldea en Iurreta
  • Con una capacidad de 25.000 m3 –segundo mayor de Euskadi– y una inversión de 6,3 millones de euros, financiados por el Consorcio de Aguas, la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno Vasco (URA), el tanque evitará, en momentos de fuertes lluvias, el vertido de aguas residuales sin tratar al río Ibaizabal
 
El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia ha dado un paso más en la mejora del sistema de saneamiento de Durangaldea, con la puesta en servicio del tanque de tormentas de Arriandi (Iurreta), el segundo más grande construido hasta el momento por la entidad, y que permitirá reducir a la mitad los alivios al río Ibaizabal de aguas residuales sin tratar –que desbordan del colector con lluvias fuertes–, con la consiguiente mejora mendioambiental.  
 
La obra ha supuesto una inversión superior a los 6,3 millones de euros, financiados por el propio Consorcio de Aguas, la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno Vasco (URA), para construir un depósito subterráneo con capacidad de 25.000 m3 dividido en cuatro cuerpos, dentro de la parcela de la EDAR de Arriandi. El proyecto ha incluido además la ejecución de todas las conexiones necesarias entre la nueva infraestructura y las instalaciones de la depuradora.
 

Detalles de las obras

 
El tanque de tormentas de Arriandi dará servicio a una población cercana a los 50.000 habitantes de Abadiño, Atxondo, Berriz, Durango, Iurreta, Izurtza, Mañaria y Zaldibar. Construido en hormigón armado, su función será almacenar temporalmente el agua residual excedentaria, que procedente del colector de red primaria del Alto Ibaizabal, supere la capacidad de tratamiento de la EDAR (establecida en 35.000 m3/día) evitándose así los vertidos al río en episodios de lluvia intensa. Así, el agua se retiene hasta que la demanda de la planta pueda absorber nuevos caudales de tratamiento.
 
Y es que, un tanque de tormentas no es otra cosa que un gran depósito subterráneo que tiene la misión de acumular el agua que desborda de los colectores en momentos de pluviosidad elevada. Esa agua se almacena y más adelante, cuando cesan las lluvias, se envía a las depuradoras de forma gradual. De esta forma, el tanque de tormentas minimiza la cantidad de aguas sucias que llegan al medioambiente sin el adecuado tratamiento. En este caso, reducirá a la mitad las aguas que debían aliviarse al cauce del Ibaizabal.
 
Según las previsiones del Consorcio de Aguas, para un año de pluviometría normal, se espera que el tanque entre en servicio en torno a 50 veces con lo que dejarán de verterse al río 200.000 m3 de agua residual mezclada con agua de lluvia.
 
Al igual que el resto de tanques de tormentas, el de Arriandi tiene un canal de entrada de agua procedente del colector y dispone de cuatro alivios a diferente cota que permiten el llenado secuencial de los cuatro depósitos en que se divide interiormente el tanque. Estos vasos tienen planta rectangular de 61 x 12 metros y una altura de 10 metros. Una vez estas grandes cubetas estén llenas, el vaciado de las mismas hacia el pretratamiento de la EDAR se realizará a través de cuatro bombas.
 
Cada uno de los depósitos interiores del tanque dispone de dos volteadores de 6.000 litros cada uno para la limpieza del fondo tras su vaciado. Esta agua de limpieza procede del tratamiento terciario de la propia depuradora, con lo que no es necesario un gasto adicional de recurso.
 
Toda la instalación dispone además de un avanzado sistema de ventilación, de bajo consumo energético, para extraer el aire odorizado de la zona de almacenamiento de aguas residuales para su posterior tratamiento en un filtro de carbón activo. De esta forma se consigue una renovación a la hora del aire con el tanque vacío y 2,9 renovaciones a la hora con el tanque lleno de agua, garantizando la completa renovación del aire. El sistema depura el aire que utiliza para la ventilación interior previo a su salida al exterior de la planta, reduciendo el impacto por olor al entorno inmediato. Toda la instalación está automatizada y se opera desde el puesto de control de la propia EDAR.
 
La ejecución del tanque de tormentas de Arriandi ha supuesto un movimiento de 40.000 m3  de tierras. La realización de la estructura ha supuesto la colocación de más de 10.000 m3 de hormigón estructural en losa de cimentación, muros y pilares, así como losa de cubierta. La obra civil se completa con la realización de un pequeño edificio de control, en planta baja y que ocupa una superficie de 130 m2.
 

Antecedentes

 
En 1979 el Consorcio de Aguas puso en marcha el Plan Integral de Saneamiento del Bilbao metropolitano, el proyecto medioambiental más importante llevado a cabo en la CAPV que ha supuesto una inversión de más de 1.000 millones de euros. Ademas, de cumplir las exigencias de la UE en materia de tratamiento de aguas residuales, el Plan ha permitido la recuperación medioambiental de nuestros ríos, Ría y playas, para el disfrute de la ciudadanía.
 
En total, unos 300 kilómetros de colectores e interceptores recogen las aguas residuales domésticas e industriales, y las llevan a la EDAR de Galindo (Sestao), la gran obra por excelencia en saneamiento, además del resto de depuradoras más pequeñas repartidas por todo el territorio histórico. En los últimos años el Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia ha centrado sus esfuerzos inversores en un elemento que marca una nueva era del saneamiento: los TANQUES DE TORMENTAS.
 
Como consecuencia de los estudios de actualización del Plan Integral de Saneamiento del Bajo Nervion, y con el objetivo de cumplir las prescripciones de la Directiva 92/271/CEE en materia de tratamiento y depuración de aguas residuales y su impacto en la calidad del medio receptor, se dedujo la necesidad de construir una serie de infraestructuras de optimización de la Red General de Colectores para disminuir los vertidos de agua sucia a los cauces –con fuertes lluvias–, con la consiguiente mejora medio ambiental.
 
Para ello, se ha estudiado la ubicación y se han dimensionado diversos tanques de tormenta situados en puntos estratégicos de la red de saneamiento, con una capacidad conjunta de almacenamiento en torno a los 285.000 m3. El tanque de tormentas de Lamiako I (10.000 m3) fue la primera de estas instalaciones en entrar en servicio, después entraron en operación Santurtzi (12.000 m3), Asua (8.000 m3) y el grán tanque de Euskadi ubicado en Etxebarri (75.000 m3) y que funciona desde el pasado mes de noviembre. 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Fuente www.consorciodeaguas.com


Política de cookies