El director de URA defiende la conveniencia de una gestión del agua más profesional e integrada en Álava

El director de URA defiende la conveniencia de una gestión del agua más profesional e integrada en Álava


02/11/2017

Gestión del agua
El director de URA defiende la conveniencia de una gestión del agua más profesional e integrada en Álava

 

  • El director de URA ha explicado que son los municipios concejos quienes tienen la competencia de la prestación del ciclo integral del agua y que a URA le compete controlar que el caudal detraído y que el vertido posteriormente al ­­­río tengan el menor impacto posible en su estado ecológico
 
El director de URA, Ernesto Martínez de Cabredo, ha comparecido recientemente ante las Juntas Generales de Álava a instancia del Grupo Populares Alaveses para explicar las declaraciones efectuadas el 24 de septiembre acerca del proyecto de defensa ante inundaciones del aeropuerto de Vitoria-Gasteiz —que incluye la construcción de un dique antiinundaciones en Foronda—, la preferencia de URA por la constitución de un único consorcio de aguas en Álava, los vertidos producidos en varios ríos alaveses este verano y las relaciones y ámbito competencia de URA y los concejos de Álava.
 

Proyecto de defensa ante inundaciones del aeropuerto

 
Ernesto Martínez de Cabredo ha explicado que la ejecución de una mota para evitar la inundación de una parte del aeropuerto de Foronda es una de las acciones recogidas en el Plan de Gestión del Riesgo de Inundación de la Cuenca del Ebro para Vitoria. Su objetivo consiste en “evitar que una infraestructura de importancia estratégica, especialmente valiosa en casos de emergencia, pueda verse inutilizada precisamente por ser susceptible de sufrir daños que pudieran llegar a interrumpir su operatividad durante esa misma situación de emergencia”.
 
El director de URA ha explicado que la Agencia “no podría ejecutar ahora esa obra con su  actual disponibilidad presupuestaria —ni en un horizonte próximo— sino fuera porque cuenta con la financiación del SPRI, que se ve indirectamente beneficiada de la obra de protección del aeropuerto”.
 
En todo caso,  la actuación del aeropuerto siempre será posterior a la  ejecución de la modificación del vial y puente entre Estarrona y Mendoza, por parte de la Diputación Foral de Álava.
 

Distribución y relación competencial entre URA y los municipios y concejos Alaveses

 
El director de URA ha explicado que son los municipios concejos quienes tienen la competencia de la prestación del ciclo integral del agua (abastecimiento y saneamiento) y que a URA le compete controlar que el caudal detraído y que el vertido posteriormente al ­­­río tengan el menor impacto posible en su estado ecológico.
 
Asimismo, ha recordado que la prestación del servicio del ciclo urbano del  agua supone el 80% de la carga contaminante que se vierte a los ríos en la CAPV y que, por tanto, la buena gestión del ciclo urbano del agua es imprescindible para lograr un buen estado ecológico de las aguas.
 
Aunque URA no tenga la competencia para la gestión del ciclo urbano del agua, tiene la capacidad de inspeccionar y hacer cumplir las condiciones de las concesiones de agua y de las autorizacione de los vertidos. De ahí que también traslade directrices técnicas y recomendaciones a los gestores del ciclo urbano del agua para el mejor cumplimiento de las condiciones de la autorización de vertidos.
 

Un único ente de gestión de aguas en Álava

 
El director de URA ha explicado que el buen estado de las aguas requiere en paralelo una gestión del ciclo urbano del agua que vaya más allá  de la mera explotación de las infraestructuras (el funcionamiento diario, depósitos, bombeos, estaciones de tratamiento y depuración, energía, reactivos, personal,…) o el mantenimiento de las instalaciones.
 
Ha recordado que la gestión del ciclo urbano requiere de la reposición de los elementos del proceso de producción, distribución, recogida y devolución del agua; un control de vertidos a la red de saneamiento que vele por el rendimiento de la depuración de las aguas residuales; el establecimiento de condiciones en las autorizaciones a los nuevos desarrollos que prevean la disposición de infraestructuras de abastecimiento-saneamiento óptimas (que luego habrán de cederse al ente gestor del ciclo urbano del agua); la adecuación a normativa ambiental cada vez más exigente;  la planificación de un programa de inversiones a medio-largo plazo para mantener operativo el sistema; amortizaciones de las inversiones; o la definición de la estructura de costes completa del servicio, que dé lugar a unas ordenanzas fiscales en las que se establezca cómo se van a financiar esos costes, entre otros.
 
Dada esta complejidad técnica, ha subrayado Martínez de Cabredo, “se ha de apostar por la profesionalización del servicio para garantizar la sostenibilidad técnica, económica y medioambiental del mismo. Ha de tenerse en cuenta que los costes unitarios (coste por metro cúbico) de pequeñas entidades dispersas es mayor que la de aglomeraciones mayores urbanas con alta densidad, y que tenemos la obligación de repercutir en la tarifa la totalidad del coste de servicio: las tasas de abastecimiento y saneamiento han de cubrir los costes”.
 
De ahí la necesidad de que  los entes gestores menores aúnen sus esfuerzos en uno de mayor dimensión. Una confluencia que permitiría reducir la estructura de costes gracias a economías de escala, así como la universalización en el territorio de unas tarifas que permitan incluir la repercusión de costes.
 

Vertidos en Álava en verano

 
La recurrencia de avisos por vertidos irregulares en Álava este último verano no significa que el estado ecológico general de los ríos alaveses haya empeorado. Los avisos no son superiores a los que se dan en Bizkaia o Gipuzkoa en relación a la población de los respectivos territorios. De los 374 avisos recibidos en 2017 a principios del mes de octubre, 48 han correspondido al Territorio Histórico de Araba.
 
No obstante, destaca la diferencia en el modelo de gestión del saneamiento y abastecimiento de Álava (sistemas pequeños e inconexos) con respecto a Bizkaia y Gipuzkoa (4 grandes gestores de alta profesionalización) y su reflejo en el estado de las aguas del territorio.
 
Mientras que en 2008 el porcentaje de los ríos de Euskadi que cumplían los objetivos medioambientales era del 30%, en 2016 lo hacen el 50%. En Álava, la relación es del 26% de cumplimiento en 2008 y del 31% en 2016. Es decir, en los últimos años, mientras que la mejora del estado ecológico de las masas de agua en las cuencas cantábricas ha sido clara, en las cuencas mediterráneas, se observa una mejoría mucho más lenta. Y en esta evolución se observa, ha señalado Martínez de Cabredo “una clara correlación entre el modelo de gestión del ciclo urbano del agua (que genera el 80% de la carga contaminante vertida al río) y el estado ecológico de las masas de agua de las que se detrae y a las que se vierte el agua”.
 
“Al contrario que en Bizkaia y Gipuzkoa”, ha indicado Martínez de Cabredo “la gestión del ciclo urbano del agua en Álava se ve dificultada por una doble dispersión: la dispersión de población en pequeños núcleos en el territorio y la dispersión de la gestión en pequeños entes de abastecimiento y saneamiento inconexos, sin soluciones relevantes a escala comarcal. No obstante, el 80% de la población de Álava se concentra en el centro del territorio, gestionado por un ente profesional, económica y técnicamente solvente”.
 
“Por todo ello, y respetando absolutamente las competencias de municipios y concejos, defendemos que la integración de los servicios dispersos de abastecimiento y saneamiento de Álava en un ente de gestión único profesionalizado, con interconexión de sistemas, con soluciones a mayor escala territorial, es crucial para la mejora del estado ecológico de los ríos alaveses”.
 

Fuente www.uragentzia.euskadi.eus


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.