Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales

El monstruo de las toallitas: cómo combatirlo


01/05/2018

Toallitas húmedas
El monstruo de las toallitas: cómo combatirlo
 
  • Una vez pulsas el botón de la cisterna, el agua desaparece de tu vista adentrándose en un mundo desconocido y casi inexplorado, oscuro, tenebroso y húmedo. 
 
En este submundo hay muchas leyendas: la existencia de cocodrilos albinos y ciegos que supuestamente habitan en la red de alcantarillado de grandes ciudades como Nueva York y el existencia de grandes muestras con la piel hecha de toallitas que, aún hoy, los científicos no han sabido identificar y clasificar.
 
 
 

La génesis del monstruo

 
Esta nueva especie se alimenta también de bastoncillos para las orejas, compresas, paños y todo tipo de residuos procedentes de los productos de higiene personal que utilizamos en nuestro día a día. 
 
Estos son los residuos más comunes que, desgraciadamente, se tiran al inodoro y terminan colapsando los bajantes y las conducciones, la red de alcantarillado y también los filtros de las instalaciones de las depuradoras públicas.
 
Poco a poco, día a día, a partir de una toallita que se une a un papel, a una madera ya otros tipos de residuos, se crea el embrión de la nueva criatura a la que se añadirán los palillos y los aceites vegetales, que la harán crecer para acabar obturando las arquetas de registro, las tuberías, las bombas de impulsión del agua o los filtros que sirven para limpiarla.
 
El efecto Nimby (not in my back yard) que se hizo popular cuando se buscaban lugares para establecer los vertederos de residuos, hace referencia al egoísmo de no querer la gestión de un problema cerca de nuestra casa. También podemos aplicar este efecto con el caso de las toallitas.
 
Tirar una toallita por nuestro inodoro pensando que te se deshará igual que ocurre con el papel de celulosa (papel wc) es erróneo, aunque la toallita esté etiquetada como biodegradable.
 
Desgraciadamente, el tiempo que puede tardar en biodegradarse no es lo suficientemente rápido como para evitar que cause estragos muy importantes en los sistemas de saneamiento.
 

Los costes

 
Ser administración hidráulica, como lo es la Agencia Catalana del Agua, no es sólo gestionar el agua de la mejor manera posible. El abastecimiento para la población, la depuración de nuestras aguas residuales, el control de la calidad del agua de los ríos y los acuíferos, entre otros aspectos, son nuestras funciones principales.
 
 
 
 
Pero también lo es la lucha contra un terrible monstruo, el de las toallitas, que -a menudo alimentado por todos nosotros de manera inconsciente- nos hace la vida más complicada y daña los sistemas de saneamiento y las depuradoras.
 
Luchar contra este monstruo en la edad adulta resulta muy difícil y costoso. Se ha hecho grande y poderoso y ya ha comenzado a causar daños considerables. Para hacerle frente hay que destinar recursos humanos y materiales que representan un importante gasto económico que acabamos pagando en la factura del agua.
 
Ninguna ciudad del mundo está libre de ser atacada por alguno de estos monstruos. En 2017, Londres tuvo que luchar contra una subespecie de este monstruo transfigurado en una inmensa bola de 130 toneladas que obstruido una antiguo alcantarillado victoriano.

 

Contextualizando el problema

 
La sociedad actual consume en exceso productos que luego se convierten en residuos que hay que gestionar de la mejor manera posible.
 
El caso de las toallitas húmedas es uno de esos productos que se ha popularizado rápidamente, por su comodidad y facilidad de uso, pero que se ha convertido en paragima de la mala gestión de un residuo. Bajo una publicidad no suficientemente clara y haciendo mención a la biodegradabilidad del producto, se ha impuesto la idea que tirarlas por el inodoro es inocuo y no conlleva ningún problema.
 
Nada más lejos de la realidad. Las toallitas, sin entrar en el debate sobre su biodegradabilidad, queda claro que en el espacio entre el inodoro y la depuradora no se degradan en absoluto, colapsando desde el propio saneamiento de la finca, hasta los colectores y los pretratamientos de las depuradoras.
 
Las imágenes que os mostramos son ejemplos de las causas de la gestión deficiente de estos residuos, que acaban generando problemas que conllevan el incremento de los costes del saneamiento que pagamos entre toda la ciudadanía en la factura del agua.
 
Combatir el monstruo de las toallitas es tarea de todos y de todas. La solución es fácil y rápida. Toallitas húmedas, bastoncillos y otros residuos de higiene personal tienen un único destino: la basura.
 
Ayúdanos, ayúdate y ahorrarás!
 

Fuente aigua.blog.gencat.cat


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies