El tratamiento de aguas en Chile, un caudal de oportunidades para empresas españolas

El tratamiento de aguas en Chile, un caudal de oportunidades para empresas españolas


26/08/2015

Internacionalización
El tratamiento de aguas en Chile, un caudal de oportunidades para empresas españolas
  • Chile sufre un grave problema de disponibilidad de agua. Este recurso se encuentra repartido de forma muy poco homogénea a lo largo de su territorio, con unas precipitaciones en el sur 10 veces superiores respecto a la zona norte y una fuerte carencia de agua en las regiones desérticas
 
El panorama del sector hídrico en Chile está marcado por el sistema del “mercado de aguas”. De acuerdo con este modelo, el Gobierno, a través de la Dirección General de Aguas, otorga un derecho de aprovechamiento de aguas o DAA sobre una determinada cantidad de agua a los particulares que lo soliciten, para el desarrollo de una actividad económica.
 
Esta concesión es ilimitada, gratuita y a perpetuidad: el particular solo debe indicar el tipo de uso que dará al agua (consuntivo o no), la cantidad de agua que requiere y el objeto con que se empleará. Posteriormente, los particulares pueden negociar entre sí con las cantidades no utilizadas, lo que ha generado la aparición de un auténtico mercado de aguas en Chile. En caso de no utilizar la cantidad de agua solicitada, la Dirección General de Aguas establecerá una multa mediante la patente por no uso.
 
La ley de referencia en este sector es el Código de Aguas de 1981, de tendencia claramente mercantilista. Esta ley fue reformada en el año 2005, y se espera que en los próximos años vuelva a ser modificada de nuevo para afrontar la escasez de este recurso. De hecho, suele ser un tema recurrente en las apariciones públicas de los miembros del Gobierno de la presidenta Bachelet.
 

Principales organismos

 
Dada la importancia de este sector, existen más de 40 instituciones relacionadas con el agua en Chile. Los organismos que actúan en este ámbito se dividen en gubernamentales y privados. Los gubernamentales dependen de varios ministerios. Entre ellos, varios pertenecen al Ministerio de Obras Públicas, como la Dirección General de Aguas, la Dirección de Obras Hidráulicas o la Superintendencia de Servicios Sanitarios. También es relevante el Ministerio de Medio Ambiente, por ser el organismo del que dependen la Comisión Nacional de Riego o el Servicio Agrícola y Ganadero. Por último, existe un organismo transversal, la Comisión Nacional de Medio Ambiente o CONAMA, que promueve la sostenibilidad ambiental chilena y está, por tanto, vinculado al sector.
 
En el terreno privado, se encuentran las Organizaciones de Usuarios de Aguas, que surgen cuando existen dos o más titulares de derechos de aprovechamiento sobre un mismo caudal.
 
La abundancia de actores competentes es, precisamente, uno de los problemas del sector, ya que obstaculiza los procesos y genera severas ineficiencias. Por ello, un informe del Banco Mundial ha propuesto la creación de una entidad única: una Subsecretaría Hídrica que supervise todos los aspectos relacionados con la adquisición y entrega de derechos sobre el agua, las multas por no uso o la calidad del servicio. Este órgano también se encargaría de la protección de los recursos hídricos en Chile, incluyendo los glaciares de la zona patagónica. Aún se desconoce si esta Subsecretaría se situará dentro del Ministerio de Obras Públicas o del de Medio Ambiente: el propio Banco Mundial está llevando a cabo otro informe en el que se determinará bajo cuál de los dos ministerios tendría más efectividad.
 

El sector empresarial de saneamiento

 
Debido a que el agua puede ser utilizada en múltiples escenarios, este artículo se centra en el agua como recurso sanitario, es decir, como artículo de higiene y uso humano, y ofrece una panorámica desde su extracción hasta su posterior tratamiento tras haber sido utilizada. Y hace referencia, igualmente, al riego urbano.
 
Se deja, por tanto, fuera de estas consideraciones el agua como insumo industrial para la minería o la agricultura. Dada la importancia de la minería en la economía chilena cabe citar, sin embargo, que, aparte del uso eficiente del recurso, se plantea desde hace tiempo la necesidad de promover otras formas de obtención de agua. En el caso del uso de agua como insumo en el proceso productivo industrial, una opción muy valorada es la desalinización de agua marina. Esta necesidad se incrementa aún más debido al aumento de la demanda de agua del sector minero.
 
El sector de saneamiento urbano en Chile está compuesto por 59 empresas que operan dando servicio a más de 16 millones de habitantes. En cuanto a la estructura del empresariado involucrado en los servicios de saneamiento urbanos, aproximadamente el 95% de los clientes son atendidos por empresas de propiedad privada. Esto no siempre ha sido así, ya que el sector ha ido progresivamente privatizándose, desde el momento en que el Estado chileno abrió las empresas públicas de saneamiento a la entrada de capital privado.
 
Los principales actores del sector son el grupo Agbar-Suez, mediante un conglomerado de empresas entre las que destaca Aguas Andinas, y el fondo Ontario Teacher’s Pension Plan, con participaciones del 90% en empresas del calibre de ESSBIO o Esval. Por volumen de clientes servidos, las principales empresas son: Aguas Andinas (1.725.000 clientes), ESSBIO (700.000),Esval (580.000), Nuevo Sur (220.000), Essal (208.000) y Aguas del Valle (202.000).
 

Excelente cobertura

 
La cobertura urbana de agua potable a escala nacional es del 99,9% y la de alcantarillado del 96,5%. Estos datos son los mejores de Sudamérica, y se asemejan o incluso superan los de algunos países europeos.
En cuanto al tratamiento de aguas, durante 2013 entraron en funcionamiento siete sistemas de tratamiento de aguas servidas, con lo que el total de plantas activas alcanzó las 280, que operan mayoritariamente mediante la tecnología de lodos activados. Otras tecnologías utilizadas son las lagunas aireadas y los emisarios submarinos.
 
Por lo que respecta a los precios, generalmente las empresas de saneamiento se ven obligadas a un nuevo proceso de tarificación cada cinco años. Este proceso corresponde a una negociación entre la Superintendencia y la empresa, en la que se hace competir a cada una con una hipotética empresa modelo, teniendo en cuenta las características de cada una. Se busca con ello que las compañías de saneamiento fijen unos estándares elevados de eficiencia en el desarrollo de sus negocios.
 
Sin embargo, a finales de noviembre de 2014, el Gobierno chileno anunció que las tarifas que se cobran a los usuarios por el servicio de agua potable, alcantarillado y tratamiento se mantendrán congeladas durante los próximos cinco años.
 
Según un estudio de la Superintendencia de Servicios Sanitarios, la inversión total proyectada para los próximos 10 años se estima en 1.169 millones de dólares, de los cuales un 62% se destinará a producción y distribución de agua potable, un 11% a alcantarillado, un 15% a tratamiento de aguas servidas y el 12% restante a otras inversiones.
 

Presencia española

 
La oferta de las empresas españolas del sector ha destacado tradicionalmente por su calidad y experiencia.
 
Entre estas empresas figura Aguas Andinas, perteneciente al Grupo Agbar. El grupo Agbar, antigua Sociedad de Aguas de Barcelona, es una empresa fundada y ubicada en suelo español. Sin embargo, actualmente se encuentra participada en un 99,5% por la Suez Environment Company, compañía de origen francés. Las operaciones de Aguas Andinas son ampliamente valoradas en el país, e incluso reconocidas en el ámbito internacional por la calidad del agua, amplitud de cobertura de agua potable y recogida de aguas residuales.
 
Aqualogy es otra empresa española, centrada en el tratamiento de aguas, que opera con éxito en el mercado chileno. Es la encargada de sanear el 100 % de las aguas de la capital, Santiago de Chile.
Por su parte, Aqualia Infraestructuras, perteneciente al grupo español FCC, cuenta en Chile con una delegación comercial. Desde esta oficina realiza proyectos de diseño y construcción de todo tipo de plantas para el tratamiento de aguas, potabilización, depuración de aguas residuales, reutilización y desalación, o sistemas de tratamiento para el uso del agua en la industria. En concreto, esta empresa ha implantado dos plantas desaladoras en Chile, para las mineras Candelaria en 2010 y Sierra Gorda.
 
 

Costes de establecimiento en Chile

Descargar el estudio de mercado: El mercado de tratamiento de aguas en Chile 2014 
 
Guillermo Romeu, ed. Ofecomes Santiago de Chile, diciembre 2014, 64 págs., en español
Simulador de costes de establecimiento ICEX: Chile
 
A continuación presentamos un extracto de la información que ofrece la herramienta “Simulador de Costes de Establecimiento” de ICEX.
 
Si quiere consultar con detalle los costes de constitución de una sociedad, inmobiliarios, laborales, fiscales, de suministros o el coste de vida para expatriados en más de 100 mercados, pinche aquí. También puede realizar simulaciones de la implantación de su empresa en un mercado, obteniendo el resultado en ese país y en otros comparables.
 
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Fuente www.icex.es


Política de cookies