Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales

EMASESA desarrolla un sistema de alerta temprana del coronavirus en aguas residuales para detectar posibles rebrotes


09/06/2020

Control de vertidos
EMASESA desarrolla un sistema de alerta temprana del coronavirus en aguas residuales para detectar posibles rebrotes

 

  • El nuevo escenario mundial ocasionado por la aparición de un nuevo coronavirus, ha cambiado nuestra forma de vida hasta extremos insospechados
  • Este nuevo virus ha dado lugar a una nueva enfermedad humana denominada COVID-19, que afecta principalmente a las vías respiratorias y ha generado una pandemia mundial que no entiende de fronteras
  • La emergencia mundial ha provocado que la comunidad científica se vuelque en realizar estudios sobre el nuevo virus y buscar soluciones a nuestro alcance para luchar contra esta pandemia
 
En la sociedad en su conjunto, existe un miedo generalizado por la aparición de nuevos brotes. La dinámica del virus hace que se produzca un desfase entre el contagio y la aparición de los primeros síntomas. Por ello es importante poder contar con herramientas de detección precoz de población portadora, para la prevención de nuevos casos.
 

Investigación sobre el Covid-19 en las aguas residuales urbanas

 
Distintas líneas de investigación en España y Europa  han constatado que en las aguas residuales se pueden detectar un aumento de los niveles de circulación del Covid-19 o partes de sus fragmentos genéticos en las aguas residuales, tanto en los casos en que haya un foco de población contagiada o, cuando el foco de la población  sólo haya presentado los primeros síntomas o sean asintomáticos, por lo que el análisis de las aguas residuales se convierte en una herramienta de anticipación ante nuevos rebrotes y muy útil  para los servicios médicos y la administración.
 
Ante estas evidencias científicas y la irrupción de la pandemia por la COVID-19 y la preocupación por la crisis sanitaria ocasionada, EMASESA lleva semanas trabajando en la detección del actual coronavirus una vez que las aguas residuales llegan a sus EDAR, Estación Depuradora de Aguas Residuales (El Copero, Norte, Tablada, Ranilla, Mairena-El Viso).
 
EMASESA, como responsable de la gestión de las aguas residuales, cuenta con una extensa red de saneamiento de 2.980 km. de longitud, que recoge las aguas de más de un millón de personas de Sevilla y su área metropolitana (Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas, La Rinconada, Camas, San Juan de Aznalfarache, Coria del Río, La Puebla del Río, Mairena del Alcor, Alcalá del Río, El Garrobo y El Ronquillo), transportándolas hasta las EDAR.
 
EMASESA viene trabajando en su protocolo habitual en la toma y análisis permanente de muestras por ello tenemos muestras congeladas desde semanas previas a la pandemia.
 

Detalles del estudio

 
Con relación al COVID-19 nos hemos ido adaptando a los protocolos de este nuevo virus a través del Proyecto:” Determinación de SARS-CoV-2 en aguas residuales como Sistema de Alerta Temprana para el estudio epidemiológico de la pandemia” Hoy somos capaces y estamos en condiciones de afirmar si existe COVID-19 en nuestras aguas residuales. Tal es así que se ha constatado que en días en los que aún había pocos contagios se encontraron restos de COVID-19 en la red de saneamiento. Ver gráfico:
 
 
 
Fuente del gráfico Nº casos nuevos en la provincia de Sevilla: Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía.
 
 
La información obtenida es muy sensible y relevante por ello, partiendo de esta dinámica de muestreo y análisis, se está trabajando en tramificar y sectorizar la red de saneamiento para facilitar la detección de procedencia de la muestra y ser capaces de aislar la información, si se produjera, un posible brote en una zona concreta de cualquier municipio. Por ejemplo, una barriada o un distrito tanto en Sevilla como en su área metropolitana.
 
 

 
Puntos muestreo sistema de detección
 
Podemos confirmar que, a día de hoy, con la aplicación de este sistema de alerta, todas las muestras analizadas han dado resultados negativos en COVID-19.
 
Este método nace con vocación de ampliarse a otros patógenos y virus; y de ser una herramienta complementaria para la de otros profesionales a nivel sanitario o epidemiológico.
 
Así, podremos poner a disposición de las autoridades sanitarias una herramienta de estudio que complemente a la información que ya maneja permitiéndoles localizar zonas y posibles focos en los que puedan producirse nuevos brotes y posibilitar su temprana mitigación. Así como detectar casos asintomáticos, ya que como adelantábamos, en las muestras se puede detectar el virus antes de que aparezcan los síntomas de contagio en las personas afectadas.
 
La presencia de restos de virus en las aguas residuales no es perjudicial para la salud. Se analizan muestras de restos de virus para cuantificar su presencia. Las EDAR son instalaciones seguras, ya que los tratamientos que reciben las aguas residuales permiten la eliminación de estos restos de virus, devolviéndose al cauce el agua “límpia” es decir, en óptimas condiciones.
 
Para Emasesa, como empresa pública de un servicio esencial, siempre ha sido una preocupación la calidad y seguridad del agua, así como la protección de la salud de las personas y la conservación del medio ambiente.
 
De ahí el esfuerzo por ofrecer nuevos servicios y trabajar con instalaciones más seguras, como el nuevo laboratorio que incorpora novedades tecnológicas y científicas para estar al día en el control de calidad.
 

Fuente www.emasesa.com


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies