Galicia contará con una Ley de garantía del abastecimiento para garantizar el suministro, reducir la vulnerabilidad y proteger la salud pública


09/07/2019

Abastecimiento
Galicia contará con una Ley de garantía del abastecimiento para garantizar el suministro, reducir la vulnerabilidad y proteger la salud pública
 
  • Galicia contará con una Ley de garantía del abastecimiento para garantizar el suministro, reducir la vulnerabilidad de los sistemas y proteger la salud pública frente a situaciones adversas como la sequía
  • La Xunta asume de forma directa la responsabilidad de velar por que se cumplan esos objetivos y garantiza el apoyo técnico y financiero a los ayuntamientos
 
El presidente del Gobierno gallego, Alberto Núñez Feijóo, avanzó recientemente la Ley de Garantía del Abastecimiento para garantizar el suministro en cantidad y calidad idóneas a la población, reducir la vulnerabilidad de los sistemas y proteger la salud pública frente a situaciones adversas como la sequía.
 
El Proyecto de ley aprobado, busca blindar el abastecimiento de agua a la población, tanto en los períodos de sequía, como en los episodios puntuales en los que el consumo de agua puede entrañar un riesgo para la población. El presidente de la Xunta incidió en que esta norma nace de la constatación de que Galicia necesita adaptar la gestión del agua al nuevo contexto climático.
 
Sobre este punto recordó que el episodio de sequía más reciente, vivido en Galicia en el año 2017, puso en evidencia que es necesario cambiar, con carácter general, la manera de gestionar el agua, procurando una mayor eficiencia y evitando sus pérdidas, su derroche o su consumo irresponsable; y, que es necesario actuar y establecer anticipadamente con claridad el procedimiento que se debe seguir en el caso de esa eventualidad de período de sequía.
 
“Es, por lo tanto, una Ley destinada a mejorar el funcionamiento de los sistemas de abastecimiento de agua y a coordinar de forma responsable la actuación en período de sequía”, abundó.
 
Todo esto en un marco de colaboración institucional en el que la Xunta asume de forma directa la responsabilidad de velar por que se cumplan esos objetivos y garantiza el apoyo técnico y financiero a los ayuntamientos como responsables legales del deber de proporcionar agua a la población.
 
“Así, la Administración autonómica dará prioridad a aquellos municipios que apuesten por la responsabilidad en la gestión del agua”, precisó, expresando el deseo de que las diputaciones provinciales se impliquen también, desde su labor de amparo a los ayuntamientos pequeños, para facilitar que todos los municipios puedan estar en condiciones de garantizar el agua a la población.
 

Medidas de la ley

 
Entre las medidas que contiene la ley para conseguir los objetivos fijados destaca, en primer lugar, el refuerzo de la apuesta por la planificación y la anticipación de las respuestas. Y, desde ese convencimiento, el nuevo texto recoge el deber de Augas de Galicia de disponer de un Plan general de sequía para la demarcación hidrográfica Galicia-Costa, yendo más allá de lo establecido en la legislación estatal: obligando a que cada año se realice un informe de evaluación sobre la aplicación y el funcionamiento de ese plan y que además cada seis años se realice una actualización total del documento.
 
En segundo lugar, se ahondará en el deber de que todos los ayuntamientos o entidades titulares de sistemas de abastecimiento con más de 20.000 habitantes se doten de un Plan de emergencia frente a la sequía.
 
Para la elaboración de esos planes, los municipios dispondrán de dos años para elaborarlos y contarán con la asistencia tanto económica como técnica de la Xunta.
 
En relación a la mejora de las redes de abastecimiento, la ley establece que va a ser obligatorio disponer de contadores homologados de caudal tanto en los puntos de captación de agua como en los puntos de suministro final.
 
El objetivo es situar las fugas de agua de las redes de abastecimiento por debajo del 20% frente al 40%, que se estima de pérdidas en la actualidad.
 
En tercer lugar, la norma clarifica también las responsabilidades de cada administración y los protocolos de actuación ante los diferentes escenarios de alerta por sequía o riesgo sanitario. Así, en función de la situación concreta que determinen los indicadores, los ayuntamientos deberán dictar disposiciones dirigidas al ahorro y restringir el uso de agua potable para fines secundarios.
 
Además, deberán ejecutarse las actuaciones identificadas como necesarias para garantizar el abastecimiento y la Administración Hidráulica de Galicia, por su parte, colaborará en la evaluación de los riesgos, en la valoración de medidas y, en caso de incumplimiento, y cuando los ayuntamientos no lo hagan, podrá actuar subsidiariamente con el fin de asegurar el suministro de agua a la población, quedando habilitada la autoridad sanitaria para realizar los controles oportunos de la calidad del agua en las distintas infraestructuras de abastecimiento.
 
Finalmente, el texto proporciona las herramientas jurídicas necesarias para actuar con agilidad ante situaciones que comprometan el abastecimiento de agua. De esa forma, las medidas que sea necesario adoptar en situación de sequía o riesgo sanitario llevarán implícita declaración de utilidad pública y necesidad de urgente ocupación de los terrenos y prevalecerán sobre otras normativas.
 
Feijóo concluyó haciendo hincapié en que esta norma exige la implicación de todos: ciudadanos, empresas y administraciones públicas.
 
 
 
 
Por su parte, la conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, destacó que se trata de un completo texto legal pionero que concentra toda la normativa aplicable al abastecimiento, desarrollándola y creando figuras como la emergencia por sequía o riesgo sanitario.
 
Subrayó la importancia de fomentar el consumo responsable de agua y la mejora de la eficiencia de los sistemas de abastecimiento con el objetivo de situar las pérdidas de agua por debajo del 20% en 3 años.
 
También puso en valor el empleo de la planificación como la mejor garantía del abastecimiento de agua en todas las situaciones, evitando cualquier tipo de improvisación cuando bajan las reservas de agua. En este sentido, hizo hincapié en que hace falta estar preparados desde la implicación de todos para hacerle frente al contexto de cambio climático.
 

Fuente augasdegalicia.xunta.gal


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies