IPROMA amplía instalaciones con un laboratorio de ecología acuática

IPROMA amplía instalaciones con un laboratorio de ecología acuática


22/11/2015

Laboratorios
IPROMA amplía instalaciones con un laboratorio de ecología acuática
  • Los bioindicadores analizados en este tipo de instalaciones proporcionan una visión integrada de la calidad del agua
 
IPROMA amplía sus instalaciones de Castellón con la puesta en marcha de un nuevo laboratorio de ecología acuática. El nuevo laboratorio está dotado con el equipamiento técnico y la infraestructura para la determinación de indicadores biológicos en masas de agua y especializado en invertebrados bentónicos. Esta instalación complementa al laboratorio especializado en fitoplancton de su delegación de Sevilla.
 

Apuesta por la ecología acuática

 
IPROMA, avalada por la acreditación internacional de calidad UNE-EN ISO 17025, apuesta por el área de ecología acuática. Los procedimientos de trabajo, por la elevada especialización técnica, requieren de una plantilla altamente cualificada y experimentada en ecología acuática. En este sentido, la firma cuenta con las competencias técnicas para la toma de muestras, identificación y cuantificación de indicadores biológicos de calidad en masas de agua
 
La Directiva europea 2000/60/CE establece un marco común de actuación a los Estados de la Unión Europea para proteger las aguas comunitarias. El objetivo de esta Directiva es la consecución de un buen estado tanto de las aguas superficiales como de las subterráneas.  En esta línea, IPROMA da cobertura a la creciente demanda de este tipo de análisis, por los trabajos adjudicados en distintos organismo públicos y privados, según lo establecido por dicha directiva.
 
Cabe destacar que IPROMA está capacitada para la determinación de otros indicadores complementan los requeridos para la determinación del estado ecológico, como por ejemplo los hidromorfológicos y los macrófitos, así como para la toma de muestra de todos los indicadores biológicos.
 

Uso de bioindicadores en el agua

 
El uso de bioindicadores se ha posicionado como una nueva herramienta para conocer el estado de las aguas. Tradicionalmente, la calidad del agua se ha establecido mediante análisis físico-químicos, que aunque son más precisos en valor absoluto, proporcionan información parcial y puntual. La principal ventaja de los indicadores biológicos, es que nos proporcionan una visión integrada y extendida en el tiempo sobre la calidad del agua, es decir, refleja las condiciones existentes tiempo atrás del muestreo. La combinación de indicadores físico-químicos y biológicos se refuerza mutuamente para dar una visión completa del estado del ecosistema.
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Fuente www.iproma.com


Política de cookies