Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales

Hacia la autosuficiencia energética de las estaciones depuradoras de aguas residuales


07/06/2018

I+D+i
Hacia la autosuficiencia energética de las estaciones depuradoras de aguas residuales

 

  • El proyecto tiene un presupuesto total superior a los 1,1 millones de euros (con una aportación del 58% de proveniente de la Comisión Europea) y una duración de cuatro años (desde 2015 hasta 2019)
 
La Agencia Catalana del Agua (ACAparticipa como socio en el proyecto Saving-E, una iniciativa que pretende que las actuales depuradoras puedan ser autosuficientes desde el punto de vista energético. 
 
El proyecto pretende evaluar la posibilidad de utilizar toda la materia orgánica resultante del proceso de depuración para producir biogás, a partir de un proceso hasta ahora totalmente nuevo y no probado a ninguna planta, ni a escala real ni a escala piloto.
 

Tecnología más eficiente

 
La tecnología Saving-E pretende aprovechar la mayor parte de la materia orgánica que está presente en las aguas residuales. Hay que tener en cuenta que la materia orgánica son sustancias sólidas provenientes de los animales y las personas y que suponen una tercera parte de los elementos que encontramos en las aguas residuales antes de su tratamiento. Las principales sustancias orgánicas presentes en las aguas residuales son proteínas, hidratos de carbono y grasas y aceites.
 
Por lo tanto, la primera etapa de este proceso sería biológica, con un bajo consumo de oxígeno y una gran producción de biomasa, que consistiría en oxidar la materia orgánica fácilmente biodegradable. Esto favorecerá un gran potencial de producción de metano, mayor de lo que se consigue en las actuales depuradoras urbanas.
 
El segundo estadio de este proceso se centraría en eliminar de forma biológica el nitrógeno (EBN) sin necesidad de materia orgánica, aplicando un nuevo sistema hasta ahora no probado de dos reactores. En el primero de ellos se oxidan cerca del 50% del nitrógeno amoniacal a nitrito, mientras que en el segundo se haría la eliminación del nitrógeno mediante el proceso Annamox.
 
 
 
La aplicación de este sistema reduce los costes de funcionamiento, aporta una mayor estabilidad al proceso y también garantiza su funcionamiento a bajas temperaturas (alrededor de los 10ºC).
 
El reto es claro: potenciar un rediseño de las depuradoras urbanas, pasando de consumidoras netas de energía productoras limpias, mejorando el proceso de depuración.
 

Prueba piloto en Rubí

 
El proyecto Saving-E prevé la construcción de una planta piloto en la depuradora de Rubí (Barcelona), que funcionará durante 30 meses a diferentes temperaturas para evaluar la estabilidad del proceso y con una capacidad para tratar 3 m3 / día). Se hará un seguimiento exhaustivo de los beneficios de esta nueva tecnología a nivel técnico, medioambiental, económico y social con acciones de monitorización.
 
 

 
 
Se espera que la aplicación de este nuevo sistema reduzca los costes energéticos y las emisiones de CO2 a la atmósfera, aportando indicadores como el incremento de un 50% en la producción de biogás, reducir en un 10% el vertido de nitrógeno, lograr ahorros energéticos de entre un 30 y un 40% y rebajar en un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero.
 

Fuente aigua.blog.gencat.cat


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies