La depuración de agua a pequeña escala, clave de la sostenibilidad

La depuración de agua a pequeña escala, clave de la sostenibilidad


26/11/2014

I+D+i
La depuración de agua a pequeña escala, clave de la sostenibilidad
  • El agua se bebe, pero también es comida y salud pública. De su correcta distribución y su saneamiento adecuado dependen la agricultura, la ganadería y, en general, cualquier actividad humana. Incluso puede evitar que se propaguen enfermedades
 
Es un recurso limitado –sobre todo cuando está limpia– que cada vez se consume más. ¿La ventaja? Se puede depurar y reutilizar tantas veces como se necesite. ¿El inconveniente? En muchas zonas de España su uso está tan estacionalizado que hace casi inevitable recurrir a infraestructuras innecesariamente grandes y caras. ¿El reto? Reducir los costes de la depuración a pequeña escala y, con ello, hacer más sostenible el sistema.
 
«Solo integrando grandes áreas se pueden llegar a cubrir las necesidades de depuración y mantener la eficiencia», valoró Federico Ramos, secretario de Estado de Medio Ambiente y responsable de la gestión del agua en España, durante un encuentro de expertos en el que participaron el presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), Fernando Morcillo; el CEO de Acciona Infraestructuras, Agua y Servicios, Luis Castilla; y Antonio Martínez Dalmau, socio de PricewaterhouseCoopers, que ha elaborado un estudio para Acciona sobre la gestión del agua en España.
 
«Si la población varía mucho durante el año, o si está muy dispersa, tenemos un problema». En las zonas turísticas, aclara, las necesidades de saneamiento de agua pueden multiplicarse en temporada alta. Durante el resto del año, la infraestructura necesaria para unos pocos meses genera sobrecostes importantes. En otras áreas, la baja densidad de población es la que pone en dificultades a las administraciones. «No podemos permitirnos hacer infraestructuras que no sean sostenibles. Hay que buscar tecnologías de depuración para poblaciones pequeñas», aclara Ramos. 
 

I+D+i

 
Tanto institutos de investigación como empresas privadas ya trabajan en fórmulas que permitan cumplir este objetivo. En la Comunidad Valenciana, una colaboración entre Facsa y el centro tecnológico Ainia trabaja en el desarrollo de una planta depuradora que, mediante un proceso de digestión anaerobia de los residuos en dos fases, es capaz de producir una mayor cantidad de biogás y, simultáneamente, reducir la cantidad de residuos.
 
La mejora de la eficiencia llega, por tanto, por partida doble. 
 
El centro de investigación CEIT-IK4, por su parte, ha desarrollado el proyecto Diamond. Una tecnología de ‘Big Data’ capaz de recoger todos los datos que genera una depuradora, analizarlos, interpretarlos, y ofrecer soluciones para mejorar su eficiencia. Ha sido probado con éxito en el País Vasco, en Finlandia y en Suecia. Incluso se ha desarrollado un sistema de tratamiento de aguas residuales que, mediante el uso de una plantación de bambú, permite filtrar las aguas grises casi sin coste.
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Fuente innovando.larioja.com


Política de cookies