La depuración de aguas residuales en España: un problema pendiente

La depuración de aguas residuales en España: un problema pendiente


05/10/2014

EDAR
La depuración de aguas residuales en España: un problema pendiente
  • En los últimos años, se ha convertido en algo habitual leer en la prensa artículos que informan sobre el abandono, la falta de actividad o incluso el saqueo y la paralización de depuradoras de aguas residuales a medio construir, lo que ha hecho activar las alarmas ante posibles riesgos de contaminación. Artículo en El País
 
Esta situación, que se repite a lo largo de toda la geografía española, tiene en la falta de financiación su causa principal. Sin embargo, la dispersión poblacional de nuestro país, que impone la necesidad de implantar numerosas plantas de depuración para adecuarse a la ley vigente, también ha jugado un papel trascendental en el origen de este escenario.
 
De hecho, España está, desde hace varios años, en el punto de mira de la Comisión Europea por incumplir la normativa de depuración y tratar de forma inadecuada los vertidos de aguas residuales de algunas poblaciones, en especial, situadas en entornos sensibles desde el punto de vista medioambiental.
 
 

Soluciones a medida para pequeñas poblaciones

 
Conocedores de estos problemas y de las particularidades específicas del territorio español, en Sma fabrican e instalan, desde hace más de una década, las plantas STP que, por sus características, se adaptan perfectamente a las necesidades de depuración existentes en núcleos rurales diseminados y con orografía compleja, así como en complejos residenciales y deportivos o urbanizaciones.
 
Su carácter modular, su sencillez y facilidad de instalación ofrecen grandes ventajas en el tratamiento de aguas residuales domésticas de poblaciones dispersas geográficamente y de hasta 2.000 habitantes, pues no necesitan de la instalación de grandes redes de canalización.
 
Estos equipos son prefabricados y se suministran con todos los componentes ya instalados, evitando así la posibilidad de que la construcción de una nueva depuradora se pueda quedar a medio camino por temas presupuestarios, después de haber hecho fuerte inversión.
 
Además, como están formados por un único cuerpo compacto móvil, dotado de cuatro orejetas de izado, se pueden desconectar y trasladar en cualquier momento y a cualquier otra ubicación. Su carácter modular permite también la posibilidad de ampliar su capacidad de depuración, interconectando en paralelo varias depuradoras, siempre que sea necesario.
 
Las estaciones de depuración STP son fácilmente transportables, ocupan solo 60 m2 de superficie de terreno, y su instalación se lleva a cabo de forma aérea. Se trata de depuradoras muy eficientes, que limpian el agua a través de procesos naturales, por lo que no producen olores, ni ruidos y, lo que es muy importante, no generan lodos.
 
 

Protección de entorno natural y reducción de costes

 
Desde el punto de vista del mantenimiento y de la protección del medio ambiente, estas depuradoras compactas son también una buena elección económica. Gracias a su avanzado sistema de tratamiento de residuos, se consiguen importantes ahorros hídricos, precisamente, porque no necesitan, como hemos comentado con anterioridad, de grandes redes de canalización para su funcionamiento, lo que suele conllevar pérdidas de agua y de fluidos contaminantes durante el transporte por la red de colectores. Además, ofrecen la posibilidad de reutilizar el agua depurada para el riego de grandes zonas verdes, regadíos, procesos industriales o limpieza de espacios públicos.
 
Su instalación se realiza directamente en el lugar de origen del vertido contaminante, evitando la necesidad de inversión en redes de saneamiento, lo que se traduce, por otro lado, en una importante disminución de los costes de mantenimiento y reparaciones; pudiendo aprovecharse instalaciones de obra civil previamente existentes.
 
Otro de los puntos fuertes de estas plantas es que su funcionamiento es totalmente autónomo y automático, por lo que no requiere de personal que gestione su actividad diaria. Sma ha desarrollado un sistema de telegestión que permite controlar de forma remota y centralizada toda una red de plantas, independientemente de su número y ubicación. El sistema, denominado SIGI-Sistema Integral de Gestión de Información- facilita la vigilancia en tiempo real de perfecto funcionamiento de las plantas, las 24 horas del día, los 365 días del año.
 
Como se ha puesto de manifiesto, existen en el mercado soluciones tecnológicamente avanzadas para resolver los problemas de depuración que afectan a nuestro país. Con su implantación, se conseguiría frenar la aparición de vertidos contaminantes y sus consecuencias, al mismo tiempo que avanzar en su prevención, apostando por la aplicación de tratamientos eficaces.
 
 

Fuente www.smasa.net


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.