La EDAR de Toledo, puntera en el tratamiento de aguas residuales urbanas según un estudio de la OCU

La EDAR de Toledo, puntera en el tratamiento de aguas residuales urbanas según un estudio de la OCU


22/08/2016

Saneamiento urbano
La EDAR de Toledo, puntera en el tratamiento de aguas residuales urbanas según un estudio de la OCU
  • Las instalaciones de la estación depuradora de aguas residuales de Estiviel, están consideradas entre las más punteras y modernas del país según un estudio de la OCU
 
La concejal de Obras y Servicios Públicos Medioambientales, Noelia de la Cruz, ha realizado hoy una visita a las instalaciones de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Estiviel, una de las mejores y más eficaces de las existentes en España que garantiza un tratamiento respetuoso con la protección medioamiental del Tajo.
 
De la Cruz ha explicado que estas instalaciones están consideradas entre las más punteras y modernas del país, según lo confirma un estudio publicado recientemente por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que la comparaba con otras 20 infraestructuras similares que dan servicio en España.
 
“Lo que hacemos en estas instalaciones, que entraron en funcionamiento en 2014, es recoger y depurar el agua residual, eliminando y reduciendo contaminantes de diferentes naturalezas, con el objetivo de que ese efluente o agua resultante pueda ser reutilizada o vertida al río sin provocar problemas medioambientales”, ha señalado la concejal.
 


Máxima puntuación

 
En el estudio de la OCU, “se nos concede la máxima puntuación en los tres aspectos valorados: separación de sólidos, eliminación de materia orgánica y disminución de nitrógeno y fósforo”. Este último aspecto “es de obligado cumplimiento para las denominadas zonas sensibles”, como es el caso del río Tajo a su paso por Toledo, tal y como se recoge en el Plan Hidrológico de la Cuenca del Tajo.
 
Por lo tanto, este último tratamiento, “el incremento de los desarrollos urbanos e industriales previstos en nuestra ciudad, así como la defensa y protección de nuestro principal patrimonio medioambiental, nuestro río Tajo, hacían necesario poner en marcha una instalación de estas características, que permitiera alcanzar los niveles de calidad requeridos”.
 
El resultado de este estudio “pone de manifiesto el compromiso de la ciudad con nuestro río”, ha dicho De la Cruz, quien ha señalado que hasta ahora da servicio a la ciudad de Toledo pero que próximamente “recogerá también las aguas residuales de los municipios de Bargas y Olías del Rey, una vez que el colector del Aserradero se incorpore a la red de colectores de la EDAR”.
 
La estación de depuración supuso una inversión de 24,2 millones de euros, puede dar servicio a 270.000 personas y tiene una capacidad de tratamiento de 36.000 m3/día, como ha señalado la concejal, quien ha recordado que la construcción de esta depuradora estaba unida a la construcción de otras dos infraestructuras complementarias como son el tanque de tormentas de Lavaderos y el colector entre Lavaderos y Estiviel, ya en funcionamiento.
 


Procesos eficientes

 
El responsable del área de Medio Ambiente, Carlos Triviño, ha informado de los tratamientos que se llevan cabo en EDAR del Polígono, destacando la eficiencia de los procesos que se llevan a cabo para la reutilización de los residuos y la eliminación cualquier residuo contaminante antes de verter el agua al río o reutilizarla para el mantenimiento de las propias instalaciones.
 
Actualmente, la depuradora da servicio a la ciudad de Toledo a excepción del Polígono industrial y residencial y las urbanizaciones de La Bastida, San Bernardo y Montesión, que disponen de estaciones específicas, al igual que la zona del Valle, con instalaciones de tratamiento propias.
 
La EDAR cuenta con un moderno equipamiento para el tratamiento de las aguas residuales y los fangos, así como una línea de gas con aprovechamiento energético del biogás producido en el proceso de digestión del fango. Carlos Triviño ha destacado el tratamiento biológico que se realiza “mediante fangos activos con eliminación biológica de fósforo y nitrógeno”, aspecto éste destacado por el informe de la OCU.
 


Tratamiento

 
Tras la entrada en las instalaciones recogiendo las aguas residuales de los colectores de la ciudad, se lleva a cabo un primer cribado mediante un sistema de rejillas para separar los residuos sólidos, desde los más gruesos, como tablas o palos, a los más pequeños (botellas, telas, toallitas, colillas etc).
 
Posteriormente se procede a la eliminación de arenas y sólidos pesados que no han sido retenidos previamente y se eliminan grasas y fluidos flotantes. El proceso continúa con una decantación primaria que, por acción de la gravedad, permite eliminar materia sólida en suspensión, eliminando el fango decantado.
 
A partir de aquí se inicia un tratamiento biológico que tiene como objetivo eliminar la contaminación orgánica disuelta que queda en las aguas residuales que no se han podido eliminar por los métodos físicos anteriores. Este proceso se desarrolla en tanques de aireación donde se forma un fango activado con microorganismos que asimilan la materia orgánica biodegradable existente en el agua.
 
Una nueva decantación para eliminar el fango resultante es el paso previo al último de los ciclos (tratamiento terciario) que tiene como objetivo obtener un agua con la calidad requerida para su reutilización. Paralelamente, los fangos obtenidos son tratados para su reutilización para uso agrícola.
 

Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Fuente prensa.toledo.es


Política de cookies