Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales

La gestión del agua y la adaptación al cambio climático


06/07/2020

Cambio climático
La gestión del agua y la adaptación al cambio climático

 

  • La Agencia Catalana del Agua, analiza cual es el papel y las acciones a seguir en el presente y futuro para la lucha contra el cambio climático
 
El cambio climático y todo lo que conlleva es una cuestión de actualidad y de implicación mundial. Genera inquietud, preocupación y debate y la administración tiene un papel importante. Analizamos cuál es ese papel y las acciones a seguir en el presente y el futuro.
 
Los retos a los que se enfrenta la administración en la gestión del agua son tres.
 

La gestión del agua en un clima irregular

 
El primero de ellos, y que pueden etiquetar como histórico, es el de la gestión del agua en un clima muy irregular, como es el caso del arco mediterráneo
 
Este, que nos da una gran variabilidad con dos contrastes, la de la escasez y la de la inundabilidad. Ambos son temas muy relevantes y que requieren una gestión flexible y equilibrada de los recursos hídricos. 
 
Hay que tener en cuenta que en las cuencas internas de Cataluña se debe garantizar el suministro a más de 7 millones de habitantes con una disponibilidad natural reducida, que debe complementarse con recursos no convencionales como la desalinización.
 
 
 

Esto conlleva que la gestión deba ser milimétrica, tanto de las aguas superficiales como de las subterráneas. A pesar de ello no se puede evitar la presencia de episodios de sequía, como el de hace diez años, durante 2007 y 2008 que fue especialmente dramático. También debemos tener en cuenta que en la última década hemos vivido tres periodos de sequía y tenemos que trabajar con esta realidad.
 

Cumplimiento de la Directiva Marco del Agua

 
El segundo reto es el de dar cumplimiento a los retos ambientales fijados por la Directiva Marco del Agua (DMA) europea, y éstos no son únicamente jurídicos, no se trata únicamente de dar cumplimiento a la obligación que tenemos ante la Comisión Europea, sino que es también un reto ante la sociedad. Esta es cada vez más exigente en los temas ambientales, ejerciendo una presión más importante para que se dé cumplimiento a los objetivos ambientales.
 
 
 
 
En unas cuencas mediterráneas donde los ríos y los acuíferos están muy presionados, tanto desde el punto de vista cualitativo como cuantitativo, no es fácil cumplir con los objetivos de calidad exigidos, siendo necesario un esfuerzo muy notable. 
 
En el caso de Cataluña desde principios de este mes de junio ya estamos viviendo la implantación total de los caudales ambientales en el 100% de los ríos de las cuencas internas, lo que requiere un esfuerzo de concertación respecto a los usuarios en unos ríos ya muy explotados.
 

El cambio climático

 
El tercer y último reto con el que nos encontramos es el del cambio climático. Este provocará una reducción de las escorrentías, que ya se está notando en muchos ríos, y un cambio en el patrón de lluvias que nos llevará posiblemente a una irregularidad de las precipitaciones más acusada.
 
Para la superación de estos retos requiere inversiones muy importantes y la implicación de todos los usuarios.
 
 
 
Garantizar el suministro del agua a la sociedad seguirá siendo un objetivo primordial y por ello habrá que seguir trabajando, en los dos extremos de la balanza, tanto en la demanda como en la oferta. 
 
Debe seguido trabajando en la mejor gestión de los recursos hídricos y en la optimización de consumos, donde tenemos a favor el elevado grado de concienciación de los usuarios domésticos, industriales y de los regadíos. 
 
Se debe sacar rendimiento a esta concertación para hacer mejoras progresivas, hay recorrido todavía para hacer mejoras en la optimización de los consumos, por la vía de las nuevas tecnologías y por la vía de introducción de nuevos elementos de racionalidad económica.
 
Las sequías, los años 2000, 2005 y especialmente de 2007-2008 han marcado mucho la sociedad catalana y han supuesto una disminución de los consumos así como unos mejores hábitos.
 
La sociedad entiende el agua como un bien escaso y cada vez más como un hábitat, imprescindible para la vida y la preservación de las especies.
 
Cada vez hay más sensibilidad al respecto y por ello podemos afrontar con optimismo la superación de los diferentes retos que tenemos ahora y tendremos en el futuro.
 

Fuente aigua.blog.gencat.cat


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.


Contenidos relacionados...

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies