Las mujeres "urus" de Bolivia procesan más eficientemente la contaminación de arsénico presente en el agua


17/01/2019

Contaminación de las aguas
Las mujeres "urus" de Bolivia procesan más eficientemente la contaminación de arsénico presente en el agua

 

  • Los urus se han adaptado a su entorno y el consumo diario de aguas contaminadas con arsénico durante 10.000 años ha seleccionado una mutación con efectos beneficiosos
 
Algunas comunidades bolivianas consumen diariamente agua muy cargada de arsénico. Pese a que los efectos tóxicos del consumo regular de esta sustancia son bien conocidos, parece que los cuerpos de las mujeres de la etnia urus son particularmente efectivos para “neutralizar” el veneno, según un estudio conducido por el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia.

"Estas poblaciones de Bolivia beben agua con un contenido de arsénico que es en promedio diez veces más alto que las normas recomendadas por la OMS, a veces incluso cincuenta veces. ¡Es catastrófico consumir este tipo de agua en 2018! ", afirma Alarmed Jacques Gardon, director de investigación del IRD. El investigador realizó este trabajo en un área muy particular, la del Altiplano, en el corazón de los Andes, la región habitada más alta del mundo después de la meseta tibetana.

Se sabe que las aguas altamente mineralizada de esta zona están cargadas de arsénico, y la situación está empeorando. Todos los días, 800 kilogramos de arsénico llegan a las aguas del lago Poopó, uno de los grandes lagos de la región. Se cree que este aporte de arsénico está relacionado en parte con la actividad minera de la región. A través de una serie de reacciones bioquímicas, la extracción de mineral provoca la formación de partículas metálicas residuales, como el arsénico, que luego se disuelve en las aguas circundantes y se difunde a las aguas subterráneas.

Entre las consecuencias del consumo regular de agua con arsénico se encuentran afecciones dermatológicas, cáncer de piel, vejiga, riñones y pulmones, enfermedades cardiovasculares o la reducción de la inmunidad en los niños.

Varios países están preocupados por esta contaminación del agua (como Bangladesh, China, México, Argentina o Chile), "pero colegas suecos ya habían observado en Argentina que el metabolismo de las poblaciones andinas parecía un poco diferente”, señala Jacques Gardon. Estas comunidades podrían manejar mejor que otras la eliminación del arsénico a través de la orina. Unos resultados que este nuevo estudio confirma.

Los investigadores estaban interesados en unas diez aldeas alrededor del lago Poopó, y analizaron la orina y la sangre de 201 mujeres. "Elegimos estudiar solo a las mujeres, porque se quedan más en sus aldeas, lo que facilita el seguimiento del consumo de agua", explica el investigador. Estas mujeres lograron que el arsénico fuera menos tóxico al transformarlo químicamente, lo que se conoce como dimetilación, en un 80 por ciento, mientras que, en general, las tasas son de alrededor del 60 por ciento. Así, su metabolismo hepático es más eficiente.


Una mutación genética


“Con los grupos étnicos de Bolivia pudimos hacer algo que no era posible en Argentina, donde la gente está muy mezclada. Estudiamos la etnia urus, un pueblo del Altiplano muy antiguo y aislado. Al compararlos con otros pueblos andinos, como los aymaras y los quechuas, los investigadores encontraron que los urus era incluso mejores metabolizando el arsénico y reduciendo su toxicidad. En su orina, los científicos han encontrado formas de dimetil arsénico (y por lo tanto menos tóxicas) hasta un 85 por ciento, un 5 por ciento más que en otras”, precisa Gardon.

Los urus se han asentado durante milenios en esta región, y siempre han consumido agua contaminada con arsénico. Existe una mutación genética que confiere esta capacidad para "tratar" el arsénico que se ha observado en muchos pueblos del planeta. “Pero nunca se ha ampliado, como parece ser el caso aquí. El estudio apoya el hecho de que esta es una habilidad adquirida bajo presión de selección. En otras palabras, los urus se han adaptado a su entorno y el consumo diario de estas aguas con arsénico durante 10.000 años ha seleccionado una mutación con efectos beneficiosos”, agrega el investigador.

Un descubrimiento que no debería hacer olvidar que "la situación de estos pueblos es muy preocupante”. “Tal exposición a toxinas en el agua en 2018 no es aceptable”, recalca.
 
 
Referencia

Jessica De Loma, Noemi Tirado, Franz Ascui, Michael Levi, Marie Vahter, Karin Broberg, Jacques Gardon, Elevated arsenic exposure and efficient arsenic metabolism in indigenous women around Lake Poopó , Bolivia, Science of the Total Environment , 2 décembre 2018.
 

Fuente www.dicyt.com


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies