Las ventajas de las Tecnologías Sin Zanja

Las ventajas de las Tecnologías Sin Zanja


19/03/2019

Ferias y eventos
Las ventajas de las Tecnologías Sin Zanja

 

  • IBSTT como miembro del Comité Organizador de SIGA, participó en la última edición del FORO SIGA, explicando las ventajas y beneficios de estas nuevas tecnologías
  • Las tecnologías Sin Zanja, garantizan el compromiso con la sociedad al evitar ruido, polvo, escombros, materiales de relleno, generación de residuos, o roturas del pavimento, al tratarse de obras sostenibles, obras verdes
  • Pueden llegar a reducir en un 50% la duración de la obra. No perjudican la actividad cotidiana del ciudadano, ni la de los comercios.
  • Su empleo reduce hasta el 25% los costes económicos de la actuación frente al empleo de las tecnologías tradicionales, facilitan la elaboración de los proyectos al no requerir licencias por apertura de zanjas en la vía pública, y reducen en un 20% las emisiones de CO2, los costes sociales y ambientales en un 80%, así como los accidentes en un 70%

 

IBSTT, como miembro del Comité Organizador del Salón, participó en la última edición del FORO SIGA, explicando las ventajas y beneficios de estas nuevas tecnologías.

En este sentido, las tecnologías sin apertura de zanja permiten el desarrollo de todas aquellas actividades relacionadas con el mantenimiento e instalación de los servicios enterrados (agua, luz, gas, fibra óptica…) sin generar ningún tipo de trastorno a los ciudadanos y, además, con costes económicos inferiores y en tiempo récord. Si se evita el empleo de zanjas, se va a aportar a la sociedad un mayor bienestar.

Este hecho supone una gran ventaja pues, las obras no sólo perturban la tranquilidad de los ciudadanos cuando, en muchas ocasiones, dejan sin agua o electricidad a zonas financieras y barrios residenciales, sino que también afectan al tráfico rodado cuando las obras colapsan la circulación en las grandes ciudades.

Las Tecnologías SIN Zanja tienen entre otras muchas, 3 ventajas respecto a la construcción tradicional que las hace ÚNICAS e IMPRESCINDIBLES en el mundo del AGUA que presume de sostenible, actual, moderno e inteligente:
 

1. Reducen significativamente los costes sociales

2. Son un factor clave en la lucha contra el cambio climático

3. Juegan importante papel en el nuevo marco de la ECONOMÍA CIRCULAR, que persigue reducir el consumo y preservar las materias primas, el agua y la energía, al tratarse de soluciones limpias e eficientes con un alto componente tecnológico

 

Garantizan el compromiso con la sociedad al evitar ruido, polvo, escombros, materiales de relleno, generación de residuos, o roturas del pavimento, al tratarse de obras sostenibles, obras verdes.

Pueden llegar a reducir en un 50% la duración de la obra. No perjudican la actividad cotidiana del ciudadano, ni la de los comercios. Su empleo reduce hasta el 25% los costes económicos de la actuación frente al empleo de las tecnologías tradicionales, facilitan la elaboración de los proyectos al no requerir licencias por apertura de zanjas en la vía pública, y reducen en un 20% las emisiones de CO2, los costes sociales y ambientales en un 80%, así como los accidentes en un 70%, contribuyendo de ese modo a la conservación del planeta y a la promoción del desarrollo sostenible, jugando un importante papel en el nuevo marco de la ECONOMÍA CIRCULAR, que persigue reducir el consumo y preservar las materias primas, el agua y la energía, al tratarse de soluciones limpias e eficientes con un alto componente tecnológico.


Tecnología ‘verde’


Otro de los beneficios que aportan estas tecnologías a la sociedad es la sostenibilidad medioambiental al ser consideradas ‘tecnologías verdes’.

Así, si se utilizan estas tecnologías se minimiza significativamente el impacto medioambiental ya que, al evitar los atascos, se reducen las emisiones de COa la atmósfera así como la generación de ruido ambiente. “El objetivo fundamental es limitar el aumento de la temperatura global en menos de 2 °C”.

Por este motivo, las tecnologías sin zanja están consideradas “ecológicamente racionales” en el programa Agenda 21 de la ONU. El principal problema de estas tecnologías, es que se conocen desde hace años pero “no han tenido una gran promoción” y son poco utilizadas en España por falta de conocimiento. Por ello se necesita un impulso decidido de los gestores del agua y de las administraciones locales y autonómicas para impulsar su utilización.

En España, agrupadas en la IBSTT, existen empresas con sobrada capacidad técnica para desarrollar el sector. Insistió en que las barreras para hacerlo “no son tecnológicas -la tecnología existe-, sino políticas y sociales, de comportamiento, de toma de decisiones”.

Su utilización es mucho menor de la esperada y deseada, simplemente viendo los niveles de utilización alcanzados en el resto de países de nuestro entorno más cercano, y no tan cercano. Sus orígenes se remontan a los años 70 debido a las necesidades reales de diferentes países:
 

  • Soluciones cuya finalidad es la localización de tuberías o cables.
  • Soluciones cuya finalidad es la inspección y limpieza de conducciones.
  • Soluciones cuya finalidad es la rehabilitación, renovación, reparación, sustitución, mantenimiento DE REDES DE ABASTECIMIENTO Y SANEAMIENTO.
  • Soluciones cuya finalidad es la instalación de una tubería nueva.



Efectiva solución para evitar accidentes


A todos estos problemas que generan las aperturas de las zanjas en una ciudad, como las molestias a los ciudadanos, todos los problemas relacionados con los aspectos medioambientales o el colapso en las ciudades, hay que sumarle otro principal e importante contratiempo: los accidentes que causan las zanjas.

 “Una de las cifras que llama mucho la atención es la de las muertes que se producen al año en Europa por accidentes en la apertura de zanjas, la cual asciende a 120 muertes anuales. Al utilizar la tecnología sin zanja se evitarían todos estos accidentes que tienen lugar cuando hay zanjas".


Ocho razones para utilizar tecnologías sin zanja


En definitiva, el uso de este tipo de tecnología supone numerosas ventajas en beneficio de las ciudades sostenibles y, por ende, de la calidad de vida de los habitantes de las mismas:
 

  1. Puede ser hasta un 50% más económico.
  2. Es menos agresivo con el paisaje.
  3. Rapidez.
  4. Es más seguro para los trabajadores.
  5. Es más sencillo de definir en proyecto.
  6. Supone una menor incertidumbre de ejecución.
  7. Reduce afecciones a otros servicios.
  8. Se minimizan los inconvenientes a los ciudadanos.


Esta economía ecológicamente eficaz, eficiente y hipocarbónica es el modelo que permitiría alcanzar mejor el objetivo global de desarrollo sostenible. Con todo esto, ¿por qué abrir zanjas si hay mejores soluciones?

 

 


Fuente www.prensa.ifema.es


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.