Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales

Avances de la economía circular en el tratamiento del agua: biofactorías, gestión inteligente y reducción de emisiones


28/11/2019

Economía circular
Avances de la economía circular en el tratamiento del agua: biofactorías, gestión inteligente y reducción de emisiones

 

  • El grupo de trabajo Agua y economía circular de Conama recopila 30 proyectos de innovación en su nuevo informe como muestra de las buenas prácticas que se están desarrollando en este campo y las virtudes que suponen para la sociedad

 

Centros eficientes de reutilización, recuperación de nutrientes, generación y aprovechamiento del biogás, reducción de emisiones… A simple vista nadie diría que estamos hablando del sector del agua, sin embargo, la aplicación de la economía circular ha demostrado que la innovación en la gestión de este recurso puede conseguir mucho más que su tratamiento para el consumo habitual.

Prueba de ello son los 30 proyectos recopilados por el grupo Agua y economía circular de Conama en su reciente informe en el que, además, se hace un análisis del estado de este área en España y se explican los retos a los que debe hacer frente el sector (falta de financiación, adaptación de la normativa a la innovación, una mayor aceptación social, etc.)

Las iniciativas recogidas se clasifican en función de la etapa del ciclo integral del agua a la que pertenecen: captación (2), regadío (3), abastecimiento (2), saneamiento (18) y/ o todo el ciclo (4).

De todos ellos, seis entidades presentaron sus proyectos durante la celebración de Conama 2018 y Conama Local 2019, siendo una muestra para el público de las buenas prácticas que se están desarrollando en este campo y las virtudes que pueden suponer para la sociedad.


Innovaciones económicas: biofactorías, energía renovable y menos contaminación


Dentro de los proyectos se pueden encontrar diferentes tipos de innovaciones como, por ejemplo, aquellas que tienen especialmente efectos económicos. Este es el caso la empresa Suez, que está trabajando desde hace algunos años en España para transformar las plantas de tratamiento de agua en biofactorías.

Con este concepto se hace referencia a centros de recuperación y generación de recursos que buscan la reutilización del agua para nuevos usos, tratar los residuos para que puedan destinarse a usos agrícolas y lograr la creación de energía renovable para la autosuficiencia de las instalaciones.

De esta forma no solo se consigue reducir el impacto ambiental de sus actividades, sino también, fomentar el ahorro energético y económico. Así lo demuestra la gestión de la Biofactoría Sur Granada, que ha sido reconocida en Vida Sostenible en Ciudades de Forética y publicado como buena práctica en la European Circular Economy Stakeholder Platform.

Otra de las iniciativas que forma parte de esta categoría es el proyecto de biogás vehicular del Canal Isabel II. El biogás es una energía renovable continua, almacenable y de producción ininterrumpida. En el Canal Isabel II se está tratando de valorarlo como fuente de energía, especialmente el procedente de la digestión de fangos de las estaciones depuradora de aguas residuales, librándolos de CO2 y convirtiéndolos en combustible para vehículos.

Para ello ha puesto en marcha proyectos como el de la depuradora de La Gavia, que dispone de una planta piloto que elimina el CO2 del biogás disolviéndolo en agua de decantación primaria (haciendo circular gas y agua a contracorriente en dos torres). Con ella, se ha conseguido al menos 22 repostajes y se han recorrido más de 4.200 km, con el consiguiente ahorro gastos que podría suponer un precedente para un consumo energético diferente en el futuro.

En esta línea se presentó también el proyecto Contrato de rendimiento del servicio de energía garantizado para la ciudad de Atlanta, Estados Unidos de la empresa Schneider Electric. Su misión es proporcionar servicios integrales de gestión de energía que permitan ahorros de capital a la región a través de un contrato para instalaciones locales de recuperación de agua, de gestión de lodos y de las oficinas administrativas y de ingeniería de Atlanta.

A lo largo de los 15 años de la iniciativa, se prevé que las mejoras del proyecto generen aproximadamente 32.5 millones de dólares en energía y ahorros de operación y mantenimiento, relacionados con los costes de electricidad y gas natural, las tarifas de vertido y eliminación de desechos a los vertederos.

De forma que, con esta idea, se pretende mostrar que los ahorros generados en un proyecto financien el mismo, siempre y cuando se den las condiciones de competencia, licitación pública y procedimientos administrativos necesarios para permitir este tipo de contratos.


Innovación tecnológica: nuevas materias primas, inodoros al vacío y mantenimiento


Las innovaciones en la economía circular en el agua también pueden ser tecnológicas. Un ejemplo de ello es el proyecto Run4Life, financiado por el programa H2020 de la Comisión Europea y coordinado por Aqualia.

Tiene como objetivo crear una estrategia sostenible para la recuperación de nutrientes y reutilización del agua mediante tratamientos descentralizados de agua residual de origen doméstico.

Esto implica la segregación de aguas negras, aguas de la cocina y aguas grises y el desarrollo de tres tecnologías innovadoras: inodoros de vacío con consumo ultra bajo de agua, descomposición con microorganismos para la producción de fertilizantes y el uso biotecnologías para la recuperación de nutrientes. Dichas acciones se aplican con la perspectiva de los usuarios finales para así contar con la aceptación social para seguir adelante, al ser esta una de las mayores barreras del ámbito.

El segundo proyecto que también ha realizado avances tecnológicos es Water2REturn, cofinanciado por el programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea y coordinado por la empresa malagueña Bioazul. En este caso, la iniciativa consiste en recuperar y reciclar nutrientes de las aguas residuales de mataderos siguiendo un modelo de economía circular.

Los nutrientes extraídos pueden ser introducidos de nuevo en la economía como nuevas materias primas, que pasan a ser consideradas recursos y no residuos, consiguiendo una mayor rentabilidad. De esta forma se convierten en productos de valor añadido para la industria agroquímica y, consecuentemente, para el sector agrícola.

Pero estos no son los únicos nuevos usos que se pueden desprender de la aplicación de la economía circular en el sector del agua, también se pueden conseguir productos que neutralicen malos olores y eviten la corrosión en las redes de saneamiento.

En esto consiste precisamente el proyecto WATINTECH, en el que participa ACCIONA Agua junto con el Instituto Catalán de Investigación del Agua y tres universidades europeas, para desarrollar tecnologías de alta eficiencia que permitan aprovechar los residuos extraídos de la depuración y convertirlos en productos útiles. Debido a su gestión inteligente de los recursos, WATINTECH ha sido premiado también en el Salón iWater de Barcelona como Mejor Investigación 2016.


Gestión inteligente y disminución de residuos


Una de las máximas de la economía circular en la prevención de residuos y es precisamente en este punto donde se ha enfocado el proyecto Life Vertalim, que plantea solventar con todos los actores implicados, la problemática que generan los vertidos de pequeñas empresas alimentarias localizadas en la misma zona, para su reducción cuando sea posible y su integración controlada en el sistema de saneamiento urbano.

El proyecto tiene como objetivo desarrollar una herramienta de gestión útil y transferible para entidades gestoras de agua y pymes del sector alimentario, no sólo para el área de estudio del proyecto, sino también a nivel europeo.

Como vemos, la economía circular puede tener muchas aplicaciones en el sector del agua. Pero, si aún crees que no te podemos seguir sorprendiendo, te invitamos a echar un vistazo al informe Agua y economía circular de Conama donde otros 24 proyectos muestran los diferentes avances tecnológicos, económicos, comunicativos y organizativos que se están desarrollando en el ámbito y que, cada vez con más frecuencia, formarán parte de nuestra vida cotidiana.

Este proyecto cuenta con la cofinanciación del Ministerio para la Transición Ecológica a través de la convocatoria pública de subvenciones a entidades del Tercer Sector para actividades de interés general consideradas de interés social en materia de investigación científica y técnica de carácter medioambiental.

 


Fuente www.fundacionconama.org


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies