Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales

¿Por qué el Centro de Control de Canal de Isabel II es su sistema nervioso?


10/01/2021

Telegestión
¿Por qué el Centro de Control de Canal de Isabel II es su sistema nervioso?

 

  • Desde el Centro de Control supervisamos la situación de nuestras instalaciones, aseguramos el suministro a la población y mejoramos la eficiencia de las operaciones, todo ello de forma remota
 
Si los embalses son el corazón de nuestra empresa, el Centro de Control puede entenderse como nuestro sistema nervioso: recibe información, la proceso y decide qué músculos hay que mover y con qué intensidad.
 
Desde el Centro de Control, supervisamos en todo momento la situación de nuestras instalaciones, aseguramos el suministro de la región y mejoramos la eficiencia de las operaciones, garantizando una pronta respuesta ante cualquier incidencia que pueda surgir. Y todo ello de forma remota.
 

Detalles del Centro de Control

 
El actual Centro de Control se construyó en 2008 en la localidad madrileña de Majadahonda, y se apoya en la tecnología más vanguardista para controlar permanentemente las infraestructuras que operamos, incluso las más aisladas.
 
Por algo se ha consagrado como una instalación de referencia en el sector.
 
 
 
 
Antes, a finales de los años setenta, en Canal de Isabel II ya habíamos iniciado los trabajos para implantar un novedoso sistema de información conocido como «telecontrol del abastecimiento», que entró en funcionamiento de forma experimental a inicios de los ochenta. En aquel entonces, la sala desde donde se centralizaba la información se ubicó en el edificio 4 de las oficinas centrales de la calle Santa Engracia.
 
Por sus características, fue uno de los sistemas de telecontrol más importantes del mundo dentro del sector del agua y, sin duda, el primer proyecto de esta tipología que se acometía en España. Ese primer sistema de telecontrol recibía datos de 1.500 puntos de lectura. Su implantación significó un cambio radical en los métodos de explotación hidráulica; marcó un antes y un después en la gestión del ciclo del agua en Madrid.
 
Con el transcurrir de los años, los sistemas de telecontrol y telecomunicaciones se fueron sofisticando. Así, a finales del siglo pasado, el Centro de Control recibía las señales de 3.000 captadores y 59 estaciones remotas que aportaban datos hidráulicos (nivel de depósitos y embalses, de caudal, presión, etc.), datos de las minicentrales (energía, potencia, etc.) y datos de calidad del agua (cloro, pH, conductividad, etc.). Además, contábamos ya con sistemas de control distribuido basados en autómatas programables y con monitores gráficos como interfaz.
 
Esos avances, más que notables para la época, quedan hoy lejos del arsenal de prestaciones que puede ofrecer el Centro de Control de Majadahonda. Para empezar, la cantidad de información que gestionamos y analizamos allí se ha multiplicado con creces: cerca de 30.000 sensores implantados, más de 87.000 elementos de control en las instalaciones y casi 2.000 estaciones remotas conectadas entre sí nos proporcionan alrededor de 222.000 datos de información en tiempo real. Estos se analizan a través de un software SCADA personalizado.
 
Esta ingente cantidad de información con la que se trabaja en el Centro de Control favorece una gestión más eficiente de los recursos hídricos y de las infraestructuras. No obstante, ni siquiera esta instalación eminentemente tecnológica podría entenderse sin el factor humano. Esto es, sin los profesionales que, como Ricardo Payo, desempeñan su labor en ella.
 

Fuente www.canaldeisabelsegunda.es


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.


Contenidos relacionados...

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies