Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales

¿Qué hace que una ciudad sea inteligente?


27/02/2020

Cambio climático
¿Qué hace que una ciudad sea inteligente?

 

  • ABB ha desarrollado soluciones que coordinan las operaciones de los sistemas municipales de energía, aguas limpias/residuales y calefacción/refrigeración urbana, permitiéndoles operar como un sistema unificado dentro de un sistema de circuito cerrado
 
Una ciudad inteligente integra sus servicios públicos en un sistema unificado para mejorar la eficiencia, reducir los costes de explotación y disminuir su huella de carbono.
 

Desafíos y responsabilidades

 
La mitad del mundo vive en ciudades. Para 2050, dicha cifra aumentará al 70% impulsada por los 2.200 millones más de personas que habitarán el planeta a mediados de siglo.  
 
Las ciudades generan el 80 por ciento del producto interior bruto global y engullen el 75% de los recursos naturales, produciendo alrededor del 80% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.
 
Y como la mayoría de las ciudades se encuentran en las costas, corren gran riesgo de sufrir los efectos del cambio climático, como subidas del nivel del mar y fuertes tormentas costeras.  
 
Es evidente que las ciudades se enfrentan a muchos desafíos.  
 
A medida que las urbes crezcan, necesitarán potenciar sus economías para sostener el crecimiento de sus poblaciones. Deben ampliar y renovar infraestructuras fundamentales —para aguas limpias y residuales, energía, calefacción o refrigeración y transporte— y, al mismo tiempo, reducir sus emisiones y el consumo de recursos naturales. Deben competir con otras ciudades, tanto en el ámbito nacional como internacional, por atraer inversiones y talento. Y deben prestar servicios esenciales, como bomberos, policía y seguridad ciudadana para garantizar el bienestar de sus residentes.  
 
En respuesta a estos desafíos, las ciudades se están marcando objetivos para mejorar su sostenibilidad, calidad de vida y crecimiento económico. La clave para lograr estos objetivos es digitalizarse y hacerse inteligentes, sobre todo en el uso de la energía, del agua y de los servicios esenciales.
 

Visión, estrategia y metas

 
Una ciudad inteligente proporciona calidad de vida a sus ciudadanos. Se hace fuerte frente a los riesgos impulsando un crecimiento económico sostenible e integrando sus servicios públicos en un sistema unificado para mejorar la eficiencia, reducir los costes de explotación y disminuir su huella de carbono.  
 
Estos servicios públicos incluyen electricidad, aguas limpias, aguas residuales, calefacción y refrigeración, así como infraestructuras de movilidad eléctrica para vehículos, automatización para fábricas y edificios y redes de banda ancha de velocidad ultraalta.  
 
La digitalización de ciudades inteligentes por separado, sin una visión unificadora, da frutos limitados. Los mejores resultados se logran cuando se coordinan en una visión de ciudad inteligente, con una estrategia común y con objetivos claros basados en la aportación de múltiples interesados, entre los que se incluyan ciudadanos, empresas y proveedores de servicios.
 
La digitalización de los servicios públicos de la ciudad por separado, sin una visión unificadora, da frutos limitados.
 

Cerrar el circuito

 
Mediante la interconexión de servicios públicos como la electricidad, el agua y la calefacción urbana, las ciudades pueden desplegar nuevas capacidades de optimización que reduzcan los costes operativos, el uso de energía y la contaminación.  
 
Por ejemplo, ABB ha desarrollado soluciones que coordinan las operaciones de los sistemas municipales de energía, aguas limpias/residuales y calefacción/refrigeración urbana, permitiéndoles operar como un sistema unificado dentro de un sistema de circuito cerrado.
 
Las numerosas bombas — que consumen mucha energía — en una planta de tratamiento de agua y en una red de calefacción urbana no necesitan estar funcionando todo el día.
 
Aunque la planta y la red funcionen sin parar, las bombas pueden programarse para que funcione cuando los precios de la electricidad sean más bajos, sin riesgo de déficit.
 

Fuente abb.es


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies