Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales
banner-medium

SALHER ofrece la solución más eficaz para tratar aguas de la industria láctea


31/08/2020

Equipos y soluciones
SALHER ofrece la solución más eficaz para tratar aguas de la industria láctea

 

  • Durante su extensa trayectoria, Salher ha diseñado múltiples soluciones para tratar aguas de industrias lácteas
 
Leche, quesos, yogur, mantequilla, nata, cuajada, helados… No es ningún secreto: la producción de cualquier tipo de lácteo genera un elevado volumen de aguas de proceso cargadas de materiales orgánicos, nitrógeno y fósforo, detergentes, acidez, aceites y grasas.
 
Esto supone un problema para los fabricantes del producto lácteo y un grave riesgo para el medio ambiente. En Salher llevamos 40 años tratando aguas residuales de todo tipo y estudiando la solución más adecuada para cada caso particular.
 
Más allá de desarrollar la solución de ingeniería, en Salher somos fabricantes de los equipos que componen cada planta de tratamiento de aguas. Esto nos permite asegurar la calidad y la especialización en todas las fases del proyecto y cumplir con los parámetros de vertido exigidos.
 
En la industria de la leche y sus derivados, las aguas residuales se generan durante el proceso productivo, aunque también hay otras fuentes, como las operaciones de limpieza de las fábricas y los usos sanitarios. 
 
Sin embargo, el momento en el que se produce un mayor volumen de aguas contaminadas es durante las operaciones de vaciado periódico, para mantener las condiciones higiénicas y de calidad requeridas de la fábrica.
 

¿Cómo podemos tratar las aguas residuales generadas durante el proceso de producción de los lácteos?

 
Durante su extensa trayectoria, Salher ha diseñado múltiples soluciones para tratar aguas de industrias lácteas. En cada caso, la tecnología seleccionada dependerá de criterios técnicos, ambientales, económicos y de operación, como son:
 
  • Calidad del agua exigida: Según si el medio receptor final es un colector municipal, un río o un mar;
  • Necesidad de reutilización de las aguas;
  • Tamaño de la fábrica y volumen de aguas que genera;
  • Superficie disponible en la fábrica para instalar la depuradora;
  • Naturaleza del agua residual: industrial y/o aguas urbanas y/o pluviales;
  • Flexibilidad ante cambios de caudal y cargas contaminantes;
  • Gestión del fango generado;
  • Complejidad de operación y mantenimiento deseada;
  • Grado de automatización: Cuadro eléctrico y/o autómata y/o Scada.
 

Más información sobre las soluciones de SALHER en www.salher.com
 

Fuente www.salher.com


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.


Contenidos relacionados...

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies