Tecnología punta para la estación de tratamiento de agua potable de Calahorra en La Rioja

Tecnología punta para la estación de tratamiento de agua potable de Calahorra en La Rioja


16/03/2016

I+D+i
Tecnología punta para la estación de tratamiento de agua potable de Calahorra en La Rioja
  • El 50% del agua que llega a la planta es tratada por filtración de carbón activo, el otro 50% por ósmosis inversa


Uno de los mayores problemas que ha existido en Calahorra con respecto al agua fue motivado por un vertido del herbicida atracina en el Ebro. Con la actual estación de tratamiento sería imposible que niveles altos de atracina llegasen a los grifos de las casas calagurritanas. En los controles que se realizan el agua que llega del Ebro antes de tratarla hace años que no aparecen parámetros extraordinarios de atracina pero si apareciesen serían limpiados por los dos sistemas con los que cuenta en la actualidad la planta de tratamiento de agua potable.



ETAP de Calahorra


Hace diez años que se comenzaron a dar los primeros pasos para la creación de la estación de tratamiento de agua potable (ETAP) de Calahorra, una planta que es única en el norte de España y que cuenta con algunas similares en zonas de costa que permiten la desalación del agua.

Una estación que conllevó una inversión de 4,5 millones de euros. A 800 metros del cauce del Ebro y con el terreno de la ribera como filtro natural, la estación cuenta con tres pozos de captación en los que se recoge un agua que parece casi cristalina. A partir de ese momento la tecnología comienza a funcionar.

Allí se realizan dos procesos de forma paralela. El 50% del agua es tratada por filtración de carbón activo, el otro 50% por ósmosis inversa, sistema que hace de esta planta una de las pocas que existen en España.

Es un proceso que puede resultar parecido al de la destilación; además de hacer al agua apta para el consumo reduce su dureza y elimina la cal. También limpia el agua de cualquier tipo de vertido que pueda sufrir el río.

Por ley se realizan controles periódicos del agua que sale de la planta hacia los hogares calagurritanos, pero también se hacen controles semanales del agua que entra en la planta para saber con qué agua se está trabajando. Después un agua y otra se mezclarán en un gran depósito para dar un resultado óptimo para el consumo.



¿Y qué sucedería en caso de un vertido extraordinario?


La planta en la actualidad tiene 36 horas de margen para solucionar cualquier tipo de imprevisto. El depósito nodriza cuenta con diez millones de litros de agua y existe un depósito en la planta con 1,4 millones de litros de agua. Esto daría un margen de unas 36 horas para solucionar cualquier problema que surgiese en la planta. En la actualidad en Calahorra se consumen una media de siete millones de litros de agua al día, con picos que pueden llegar hasta los diez millones de litros en días muy calurosos.
 

Grupo Ingeniería Química UAM


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Fuente www.madrimasd.org


Política de cookies