Tratamientos terciarios para la reutilización de agua


11/06/2019

Reutilización
Tratamientos terciarios para la reutilización de agua
 
  • La reutilización de agua está cada vez más extendida, ya que se trata de un recurso de agua no convencional que permite incrementar los recursos hídricos disponibles y con ello disminuir la presión sobre otras fuentes convencionales de agua

En nuestro país, el 27% de las más de 2.000 estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) están preparadas tecnológicamente para ofrecer los tratamientos terciarios que posibilitan la reutilización del agua y se estima que ya reutilizamos más de 400 hectómetros cúbicos al año, entre el 7 y el 13% del agua residual tratada.

La obtención de agua regenerada que sea apta para la reutilización requiere de tratamientos adicionales para mejorar la calidad del efluente de aguas residuales de la depuradora, ya que por lo general los tratamientos de depuración reducen la carga de contaminantes de las aguas residuales permitiendo su vertido a cauces naturales, pero no necesariamente para un uso posterior como recurso hídrico alternativo.

Estos tratamientos se conocen como terciarios y se llevan a cabo normalmente en las mismas instalaciones de la EDAR, a continuación del tratamiento secundario, en la sección que se conoce como estación de regeneración de agua (ERA).

Es pues en la ERA donde se implementan los procesos de depuración avanzados para reducir la carga de contaminante residual, sólidos en suspensión y turbidez, así como los microorganismos patógenos (virus y bacterias) que aseguren la calidad sanitaria del agua.
 

Los usos posteriores del agua regenerada determina los tratamientos
 

La elección de los tratamientos terciarios dependerá fundamentalmente de dos factores: por un lado, de la línea de tratamiento primario y secundario existente en la EDAR, y por el otro, de la calidad requerida del agua regenerada, a fin de adaptarse a las calidades mínimas exigidas para su uso en la legislación vigente.

Actualmente existen diferentes procesos basados en tratamientos que varían en su complejidad lo que repercute en los costos de inversión y explotación de las plantas de tratamiento y en el precio del agua regenerada.
 
Por lo tanto, además de los condicionantes técnicos, los aspectos económicos también deben considerarse para la elección del tipo de tratamiento.  

Todos estos procesos terciarios para reutilización generalmente se basan en diferentes combinaciones de las siguientes tecnologías:

 
  • Físico-Químicos: Coagulación, floculación y decantación
  • Filtración profunda
  • Filtración superficial
  • Flotación con aire disuelto
  • Oxidaciones Avanzadas
  • Membranas de filtración:
    • Micro-Filtración
    • Ultra-Filtración
    • Nanofiltración
    • Ósmosis Inversa
    • Electrodiálisis
  • Desinfección:
    • Radiación Ultravioleta
    • Cloro: principalmente hipoclorito sódico
    • Ozono


Tratamientos terciarios más utilizados en España

 
Los tratamientos terciarios predominantes en nuestro país para los usos agrícolas y medioambientales (que son los mayoritarios) son las líneas de tratamiento físico-químico, seguida de una filtración con arena, y un tratamiento de desinfección por radiación ultravioleta con dosificación de hipoclorito sódico
 
Se puede añadir una línea de ultrafiltración para asegurar menores niveles de turbidez. En caso de tener que tratar aguas salobres, se incorpora a esta misma línea un proceso de filtración por membranas que puede ser de ósmosis inversa o electrodiálisis reversible.

En el caso de que el uso del agua regenerada vaya a ser la recarga de acuíferos por inyección directa, el tratamiento terciario se complementa con ósmosis inversa a la que se anexiona como pretratamiento una línea de membranas de Ultra-Filtración o Micro-Filtración.

Una tecnología que ha ido ganando terreno en nuestro país en los últimos años en las plantas de mayor capacidad, por la calidad del agua obtenida y por algunas de sus ventajas frente a tratamientos convencionales, son los Reactores Biológicos de Membranas (MBR), que combinan en una misma fase los procesos biológicos y la tecnología de membranas de Ultra-Filtración o Micro-Filtración.

El proceso biológico convierte la materia orgánica disuelta en biomasa suspendida, reduciendo el ensuciamiento de las membranas y permitiendo un aumento de la recuperación, a la vez que la membrana introducida en el reactor biológico reemplaza la sedimentación y sirve de barrera para sólidos y bacterias.
 
Posteriormente, puede necesitarse también un tratamiento de membranas de ósmosis inversa o de electrodiálisis para proporcionar un tratamiento complementario de desinfección de barrera, antes del tratamiento de desinfección de mantenimiento, necesario para desactivar o destruir los microrganismos patógenos.
 

Fuente www.aedyr.com


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies