Noticias

Noticias sobre Aguas Residuales

Un nuevo hidrogel permite evaporar agua y potabilizarla basándose exclusivamente en los rayos solares


30/08/2018

I+D+i
Un nuevo hidrogel permite evaporar agua y potabilizarla basándose exclusivamente en los rayos solares

 

  • Luz solar para purificar el agua
     
No es la primera vez ni la última, que abordaremos una noticia relacionada con procesos cuyo objetivo es la potabilización del aguaNo en vano, se trata de una de las necesidades más urgentes del ser humano en un planeta cada vez más poblado y contaminado.
 
Las opciones son muchas y variadas: desaladoras, compuestos químicos esterilizadores como el yodo o el cloro, filtros osmóticos… pero algunos de ellos son costosos o energéticamente ineficientes, por lo que la investigación para encontrar mejores fórmulas sigue en marcha.
 

 

Tecnicas de evaporación

 
Una de las técnicas para purificar el agua es la evaporación: gracias a este proceso, se eliminan las partículas sólidas (metales pesados, sal u otras impurezas).
 
Sin embargo, para llevarlo a cabo es preciso calentar el agua, lo que requiere una gran cantidad de energía que normalmente proviene de fuentes eléctricas o de costosos sistemas ópticos que concentran la luz del sol.
 
Pero imaginemos por un momento que bastase la luz solar para acelerar la evaporación de grandes cantidades de agua. Guihua Yu, profesor adjunto de Ciencia de Materiales e Ingeniería Mecánica en la Universidad de Texas (EE. UU.), ha dado con la solución.
 
La clave reside en un material híbrido gel-polímero que permite completar el proceso a temperatura ambiente. El doctor Yu y su grupo de investigación han publicado esta novedosa tecnología en la revista Nature Nanotechnology.
 
El material polimérico obtenido posee propiedades hidrofílicas y, al mismo tiempo, semiconductoras. Las primeras permiten que el compuesto tenga una gran afinidad por el agua, mientras que las segundas potencian la absorción de luz solar.
 
En cuanto a su funcionamiento, el material se deposita en la superficie del agua y, mediante su exposición al sol, empieza a generar vapor de agua que posteriormente puede canalizarse hasta un condensador.
 
La eficiencia de esta tecnología es muy alta ya que puede potabilizar veinticinco litros de agua por metro cuadrado. De hecho, se han realizado pruebas con agua del mar Muerto -una de las masas acuáticas más saladas del planeta- y se ha logrado obtener agua potable bajo los requisitos de la Organización Mundial de la Salud.
 
El sistema, que ya está en proceso de patente, tiene la ventaja de que se puede instalar directamente en las actuales plantas de desalación sin grandes inversiones en infraestructuras.
 
 
 
 

Técnicas de supervivencia para obtener agua potable

 
¿Qué harías si te hubieras extraviado en una zona sin acceso a agua potable? ¿Podrías sobrevivir? En una situación límite no hace falta contar con sofisticados hidrogeles para poder salir del paso.
 
A continuación, te explicamos algunas técnicas con las que podrás cubrir tus necesidades hídricas en caso de que acabes en una isla desierta o te pierdas en una zona de difícil acceso.
 
  • Potabilización con yodo. Si estás cerca de una fuente de agua de dudosa procedencia, puedes echar mano del botiquín y, con entre dos y diez gotas de Betadine y dejando reposar durante media hora, podrás llevar a cabo una potabilización básica.
     
  • Potabilización con luz solar. La luz ultravioleta es un potente bactericida. Si no te fías del agua, lo mejor será que la pases por un tamiz (un trozo de tela vale) y rellenes una botella. Después de cerrarla herméticamente, déjala al sol durante seis horas. No es un método 100% fiable, ya que algunas bacterias pueden sobrevivir, pero la opción de no beber nada probablemente sea peor.
     
  • Destilación solar. ¿No hay agua a la vista? No te alarmes, si tienes una bolsa de plástico puede que no todo esté perdido. Primero deberás cavar un agujero de noventa centímetros de diámetro y cuarenta o cincuenta centímetros de profundidad (puedes aprovechar algún desnivel en el terreno). Ahora, deposita un recipiente en el centro del agujero y recubre la oquedad con el plástico. Asegúrate de que todo el perímetro esté bien fijado por medio de piedras o tierra. Ahora deposita una piedra en el centro del plástico para que se produzca un desnivel. A la mañana siguiente, el agua que se haya ido condensando en el plástico fluirá espontáneamente hasta caer en el plato o el vaso en el fondo del agujero.

Por supuesto, además de estos métodos rudimentarios, existen pastillas potabilizadoras y hasta purificadores de luz UV de bolsillo. Lo mejor, en todo caso, es que salgas de excursión con un par de botellas de agua en la mochila.
 

Fuente www.imnovation-hub.com


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies