Una destilería murciana pretende reutilizar el 95 % de sus aguas de proceso combinando distintas tecnologías

Una destilería murciana pretende reutilizar el 95 % de sus aguas de proceso combinando distintas tecnologías


04/08/2014

I+D+i
Una destilería murciana pretende reutilizar el 95 % de sus aguas de proceso combinando distintas tecnologías

Reutilizar hasta un 95% de las aguas industriales, es el objetivo del proyecto 'WaterReuse', por el que Destilerías Muñoz Gálvez ha sido subvencionada con 1.688.000 euros del programa Life+ de la Unión Europea

 

El proyecto comenzó en octubre de 2013 y acabará en septiembre de 2015, pero es ahora cuando arrancarán las pruebas de un nuevo sistema que combina tres tecnologías para la depuración de efluentes, frente a las estaciones depuradoras convencionales.

La firma consume actualmente 40.000 metros cúbicos de agua al año, pero el proyecto pretende rebajar esa cifra a 5.000 metros cúbicos anuales. «Nosotros no tenemos planta depuradora, vamos haciendo tratamientos puntuales a cada proceso, pero en Murcia el problema es el agua», reconoce el presidente del Consejo de Administración de la empresa, Pedro Muñoz.

 

Membranas, tecnología fotoquímica y electro-oxidación

Con el apoyo del Centro Tecnológico Nacional de la Conserva y Alimentación, la empresa ha diseñado un prototipo de gestión de aguas residuales que utiliza la filtración con membranas, la tecnología fotoquímica y la electro-oxidación. «Las estaciones depuradoras convencionales generan lodos, pero este sistema no», indica Muñoz. Además, la filtración con membranas elimina de las aguas la presencia de sólidos en suspensión, como arena y polvo del ambiente; la aplicación de reactores fotoquímicos reduce la carga orgánica (contaminantes); y la electro-oxidación mineraliza las aguas.

«El dióxido de carbono de una planta de aguas residuales estándar se libera a la atmósfera, pero en este proceso se crean carbonatos, lo que reduce las emisiones un 70%». No solo eso, también rebaja los costes energéticos un 80%, porque han instalado 600 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos. «Solo hace falta una bomba para mover el agua, todo lo demás lo hace el sol».

Pedro Muñoz avanza que «primero vamos a validar los resultados, después generaríamos nuestra propia infraestructura y, finalmente, daríamos servicio a terceros», ya que podría transferirse al sector de encurtidos, envasado de frutas y verduras, lácteos y golosinas.

 


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Fuente www.aguasresiduales.info


Política de cookies