Vega Baja del Jarama, agricultura y calidad del agua


11/06/2018

I+D+i
Vega Baja del Jarama, agricultura y calidad del agua

 

  • En el marco del proyecto Smart-Hydro, investigadores de IMDEA Agua han publicado el artículo “Hydrogeochemical characterization of a shallow alluvial aquifer: 1 baseline for groundwater quality assessment and resource management”
     
Las zonas agrícolas se caracterizan por el empleo de fertilizantes y fitosanitarios para optimizar el rendimiento de los cultivos, lo que genera un impacto en la calidad de las masas de agua superficial y subterráneas, así como en las relaciones de interacción que existen entre ellas.
 
El tramo bajo de la cuenca del río Jarama, que atraviesa la Comunidad de Madrid, se caracteriza por ser una zona de intensa actividad agrícola, en la que además se combinan diferentes usos del suelo: usos urbanos e industriales junto con actividades mineras para la extracción de áridos, y zonas protegidas y naturalizadas como las del “Parque Regional del Sureste”.
 
La agricultura intensiva que se desarrolla en esta zona (conocida como Vega Baja) se centra en cultivos como el maíz, cultivos de temporada y especies frutales y hortícolas, que emplean formas de riego con distintas demandas hídricas: inundación, aspersión y goteo.  
 
La agricultura implica el uso no consuntivo del agua, puesto que una vez que ha sido extraída del medio es devuelta pero no al mismo emplazamiento ni en las mismas condiciones fisicoquímicas y/o biológicas.
 
Cuando se aplica una dotación de agua superior a las necesidades del cultivo y del suelo, el excedente de riego moviliza los fertilizantes y fitosanitarios que no ha aprovechado la planta y pasan a concentrarse en los ríos, lagos, embalses y acuíferos, generando pérdidas en la calidad del agua (eutrofización y contaminación).
 
Por otra parte, el abastecimiento y depuración de agua asociado a los núcleos urbanos también generan un impacto importante derivado de los servicios que requieren las ciudades y las zonas industriales. De especial relevancia son los vertidos depurados, ya que suponen una modificación tanto cuantitativa como cualitativa de los recursos hídricos de la zona de vertido que es necesario analizar y valorar.
 
A todo lo anterior se suman los impactos derivados de las actividades mineras y extractivas, puesto que modifican el flujo y la dinámica del agua en el acuífero a la vez que inciden sobre las tasas de recarga y de evaporación del agua subterránea.
 

Proyecto Smart-Hydro

 
Por todo ello, en el marco del proyecto Smart-Hydro, investigadores de IMDEA Agua han publicado el artículo “Hydrogeochemical characterization of a shallow alluvial aquifer: 1 baseline for groundwater quality assessment and resource management”.
 
En este trabajo se presentan los resultados de la caracterización hidrogeoquímica del agua llevados a cabo durante 3 años, que explican los procesos físicos y químicos que se están dando en este tramo del río Jarama y del acuífero “Aluviales: Jarama-Tajuña” de la Comunidad de Madrid.
 
Todo ello con el objetivo de establecer un nivel cualitativo que sirva de base para valorar la evolución de las masas de agua en un futuro.

 

Más información

 
 
Referencia bibliográfica:
 
Mostaza-Colado, D., Carreño-Conde, F., Rasines-Ladero, R., y Iepure, S. (2018). Hydrogeochemical characterization of a shallow alluvial aquifer: 1 baseline for groundwater quality assessment and resource management. Science of The Total Environment, 639 (15), pp: 1110-1125.
 

Fuente www.agua.imdea.org


Publicidad

Deja tu comentario

Comentarios Publicar comentario

No hay comentarios publicados hasta la fecha.

Utilizamos cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. No se utilizarán para recoger información de carácter personal. Puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar su configuración cuando desee. Encontrará mas información en nuestra política de cookies.

Política de cookies